Requisitos para ser presidente. Casi una burla para los votantes

Requisitos para ser presidente

Que hay detrás de la elección de un presidente

No existen en mi opinión verdaderos requisitos para tener un cargo político, incluso para ser Presidente. Esto ocurre en todos o casi todos los países.

Es una cuestión que resulta difícil de entender, pero es así. Para ocupar un cargo de responsabilidad en cualquier empresa que se precie de gestionarse bien, se establece el perfil del candidato y se procede a un estricto proceso de selección. Se incluyen pruebas de conocimientos específicos y se someten a test psicológicos. Pero para ocupar un cargo político no suele suceder nada de esto. Son a veces los partidos los que establecen algún criterio, por ejemplo, que los candidatos a diputados tengan unos estudios mínimos.

Pero las leyes suelen no establecer ninguna limitación, salvo que tengan la nacionalidad del país y que no hayan sido procesados ( Los requisitos que establecen las normas españolas son: ser español, mayor de edad, disfrutar de los derechos de sufragio activo y pasivo, y no estar inhabilitado para ejercer empleo o cargo público por sentencia judicial firme) (Los requisitos en Chile son: Tener la nacionalidad chilena, por nacimiento en el territorio de Chile o por ser hijo de padre o madre chilenos, nacido en territorio extranjero; Tener cumplidos 35 años de edad; Poseer las demás calidades necesarias para ser ciudadano con derecho a sufragio y no encontrarse en suspensión de dicho derecho) (En USA ser un ciudadano de nacimiento en los Estados Unidos; tener al menos treinta y cinco años de edad y haber sido residente permanente en los Estados Unidos durante al menos catorce años.)

Esta situación ha llevado a que lleguen a la Presidencia de países importantes, personas que han producido un enorme daño a la humanidad. Es el caso de Hitler, una persona con muy poca formación pero autodidacta y a  quien no se le puede negar   una gran inteligencia, provisto de una gran capacidad para aprender y una gran memoria. Estas características son todas positivas, pero se deben poner en la balanza sus aspectos negativos: su resentimiento ante una vida de fracasos y que estaba por lo menos marcado por la primera guerra mundial. Cabe preguntarse si en un proceso de selección para una importante empresa alemana le habrían contratado para algún cargo de responsabilidad. Otro caso: Ronald Reagan, quien fue un mal actor y llegó a presidente de los Estados Unidos iniciando su carrera política en el Partido Demócrata para luego llegar a la presidencia de la mano del Partido Republicano. Anticomunista acérrimo, con malos resultados económicos y operaciones militares fuera de Estados Unidos siempre gozó de popularidad en su país e incluso fuera de él. Es interesante leer este artículo: La historia de Ronald Reagan y la farsa del «Imperio del Mal» . La herencia que ha dejado después de su muerte en el campo de lo económico y social ha sido el comienzo de la destrucción del Estado del Bienestar y posiblemente en el campo de la política internacional, el crecimiento de los movimientos terroristas a los cuales su política exterior le dio alas.

Parece que lo importante para elegir a un candidato a Presidente, es que tenga condiciones de líder y que sea un gran comunicador. Esto tiene su lógica porque se trata de ganar a través de una votación popular. Y ya se sabe que en la mayoría de los países se mantiene esa norma no estricta de que el pueblo debe ser ignorante para así poder manipularlo mejor.

El caso de Rajoy. En algunos casos, el candidato no es nombrado porque tenga características de líder, sino que es nombrado a dedo. Es el caso de Rajoy Algunos opinan que fue nombrado por Aznar porque pensó que podría controlarlo como si de un títere se tratase. Pero el títere se rebeló, y Aznar montó en cólera.  Y nunca ha demostrado características de líder. No suele afrontar los problemas sino que como dice el proverbio chino, espera sentado hasta que desaparezcan (sentarse en la puerta de la casa a esperar ver pasar el cadáver del enemigo). Y la ausencia de esas condiciones se suplen con buenas campañas publicitarias destinadas a fabricar una imagen de líder exitoso.

La partidocracia. La dictadura de los partidos

Hay países, como es el caso de España, en el cual hay una verdadera dictadura de los partidos. Estos establecen los candidatos a los cargos de diputados, los cuales se deben elegir  a través de listas cerradas. Y los votantes, el pueblo, tienen que votar a las listas, no a los candidatos. No puedes elegir. Y si a un partido se le ocurre poner en esas listas a personas incapaces o corruptas, pues estarán en la lista, y podrán ser elegidos. En los hechos se han incluido personas imputadas. Pero lo que es peor es que los partidos políticos, como mucho, excluyen a personas imputadas, olvidándose totalmente de que puede haber conductas éticamente inadecuadas, pero que no son constitutivas  de delito según las leyes (artículo ley y ética). Y por lo tanto, lo que las leyes no pueden establecer lo deberían hacer los estatutos y normas de los partidos. Pero, en los hechos hacen estas normas para poder actuar con cierta impunidad ante la ley y poder mantener sus privilegios. Lo más triste es que como se repite desde tiempos inmemoriales, el poder corrompe. Y así nacen de vez en cuando movimientos políticos que intentan regenerar la política. Pero poco a poco el manto implacable de la corrupción se va apoderando de ellos. Así le ha pasado al PSOE, quien después de protagonizar los avances más importantes en la España democrática ha caído en las garras de la corrupción. Es cierto que últimamente ha hecho algunos intentos tímidos de regeneración, pero todo indica que están siendo anulados por los “barones”, que son su propio poder fáctico. Y los nuevos partidos, tienen en sus luchas internas y en su afán de poder, el germen de esa corrupción. Porque la corrupción, no olvidemos es un monstruo  con mil cabezas.

El caso de Donald Trump.

Es el caso del actual presidente de Estados Unidos: Donald Trump. Un hombre al cual, en el silencio de sus casas, es muy posible que muchos republicanos también teman. Pero el deseo de que su partido permanezca en el poder, domina a cualquier atisbo de temor o de dudas éticas.

Es quizás una especie de Chávez pero a la americana. Pero con un poder mucho más grande. Es otro caso palpable de que los requisitos para ser presidente son en realidad una verdadera burla.

El marketing político

El marketing político es otra gran herramienta para crear líderes. La TV tiene aquí un papel importante. Una persona puede llegar a ser candidato a presidente gracias al tirón que da la TV. En España hay quienes opinan que a Pablo Iglesias se le dio participación en la TV, para quitarle votos al PSOE. Pero, parece que no midieron las consecuencias y ahora les preocupa el gran tirón que ha tenido. Y por otro lado, el buen marketing realizado por el PP, les ha llevado a sembrar la incertidumbre en la mente de los votantes, y afianzar a sus incondicionales.

Los líderes y la camarilla del poder

El poder político se consigue en una buena parte en las relaciones que nacen en la etapa del colegio y luego la universidad. En España se han hecho estudios que muestran cómo una gran mayoría de los políticos españoles provienen de unos determinados  colegios y universidades. Y esto también sucede en la mayoría de los países. El resultado de esto es que ciertos colegios y universidades tienen el monopolio de los cargos políticos y los equipos de gobierno. Y en estas fábricas del poder se crean los futuros líderes y los futuros gobiernos, llámense presidente, ministros, asesores.

El equipo

Y así nacerán los equipos de los candidatos, en que tendrán un papel preponderante los ex compañeros de colegio y universidad y que luego  van a ocupar cargos importantes si ganan. Así esos equipos suelen estar formados por sus “amigotes” en la mayoría de los casos. Pero también, en ocasiones, los poderes fácticos eligen a una persona con aptitudes de líder y con apoyo popular, y en esos casos, esos equipos de gobierno pueden estar dominados por ese o esos grupos de poder que quieren llegar al poder. Y por lo tanto, todos estos factores contribuyen a que haya un gran riesgo de que estos equipos sean ineficientes. Y que caigan en el voluntarismo político, influyendo en las decisiones del Presidente.

Un intento por crear los requisitos para ser Presidente

Después de tanto preámbulo toca hacer un intento de crear una lista de requisitos. Aquí va:

  • Formación, conocimientos. El candidato debería tener una formación acorde con el cargo que va a ocupar. Es ridículo, así lo pienso, que no haya ninguna exigencia de formación. Es cierto que pueden haber otros genios por allí, y que sean genios buenos (no como Hitler). Pero que baste con ser mayor de edad ¿no es exigir demasiado poco?. Por lo menos, en otros países se establece un límite razonable de edad.
  • Aptitud de líder. Es indudable que debe tener aptitudes de líder. Aunque también tenemos ejemplos de personas que no parecen tenerlas y que han ocupado (y ocupan) la presidencia de un país.
  • Personalidad fuerte, pero no prepotente. Las presiones a las que se puede enfrentar un presidente son muy grandes. Por lo tanto debe tener una personalidad fuerte. Pero eso no significa que deba ser prepotente. Tampoco significa que se debe creer dueño de la verdad. Debe ser dialogante y abierto a escuchar y analizar posiciones contrarias a las suyas. No debe pegarse al sillón.
  • Experiencia.– Es curioso que en las empresas se exija experiencia, pero para ocupar un cargo político y ser presidente, no se necesita ninguna. Puede tener sentido en los políticos en general, pero para un presidente que es la cabeza del Gobierno de un país, que no tenga ninguna experiencia en temas de gestión, de economía, de política, etc, a mí personalmente, me parece un poco raro. Pienso que un poquito de experiencia no vendría mal. Que antes de ser Presidente por lo menos debieran tener  un poco de experiencia en otros campos de la Administración, como son los Ayuntamientos, por ejemplo. En el caso de Rajoy, se le  criticó su falta de liderazgo, pero experiencia sí que ha tenido, pues fue ministro de varias carteras en el gobierno de Aznar. Lo que le ha fallado han sido otras cosas.
  • Debe representar adecuadamente al país en el plano internacional. En un mundo global, estás obligado a negociar con otros países. Y el futuro Presidente debe dar la cara.
  • Decir la verdad.-Esto puede parecer el sueño de un loco. Pero si el gobernante de un país nos miente, ¿qué podemos esperar de los demás? Por lo tanto se le debe exigir que siempre diga la verdad, aunque pueda perder votos. Y los periodistas tienen la obligación de actuar como el otro yo del candidato, a través de las hemerotecas, por ejemplo.
  • Debe ser de una sola palabra. No debe usar eso de “donde dije digo dije Diego”. Y aquí está de nuevo la labor de los periodistas para recordar lo que ha dicho.
  • Debe tener bien amueblada la cabeza. Su perfil psicológico es importante. Pero así como ni a los jueces ni a los diputados, por citar unos casos, no se le exige un control psicológico, tampoco se hace con los candidatos a presidente. No es porque pueda salir otro Hitler, que sí puede, sino porque ese candidato debe tener un gran equilibrio psicológico pues va a estar sometido a fuertes presiones. Tanto dentro de su propio partido como desde la oposición. Si recorremos la historia, nos encontramos con muchos personajes de dudosa calidad psicológica que han llegado a presidente de sus respectivos países. Borrachos, con tendencias paranoicas, …
  • Debe saber elegir bien a su equipo. El equipo es muy importante, por lo tanto es clave que sea capaz de elegir a las personas más adecuadas, no a los amigotes o a los que “le hacen la pelota”. Las personas de su equipo  deben también  cumplir con los requisitos anteriores
  • Debe tener amplitud de miras.- El futuro presidente lo va a ser para todos los habitantes de su país. No sólo para los que le han votado. Son muchos los que cuando ganan las elecciones dicen que van a ser el Presidente de todos, pero a poco gobernar resulta que no es así. Unos porque se olvidan del pueblo y gobiernan para los grandes intereses y otros porque hacen todo lo contrario y se olvidan que un país para funcionar bien necesita de todos, desde los trabajadores sin formación alguna hasta los grandes empresarios.

Algunas preguntas

Y para terminar, no puedo dejar de hacerme unas preguntas sobre este tema o relacionado con él:

  • ¿Quién realmente elige al Presidente de un país?
  • ¿Cómo puede ser que en las elecciones al Parlamento ganen candidatos que están inmersos en problemas de corrupción?
  • ¿El derecho a voto no estará manipulado por los medios de comunicación y por nuestra, con perdón, propia estupidez, en que un juego como Pokemon puede llegar a ser más importante que elegir a quien nos va a gobernar?
  • Si votar no fuese obligatorio, ¿cuál sería la abstención?. Ya algunos países han visto cómo cae la participación al quitar la obligatoriedad de votar.
  • ¿Qué pasaría si se estableciesen por ley en un país cualquiera, una serie de requisitos con cara y ojos para ser Presidente y ocupar cargos políticos?
  • ¿Qué pasaría si…?

Conclusiones

No se puede ser un soñador en estos temas, pero eso no impide que se pueda pensar en un mundo mejor, con políticos que tengan un comportamiento dentro del marco de lo éticamente correcto, que luchen por unos ideales en los cuales lo importante es el beneficio del pueblo y no su beneficio personal, un mundo en que los políticos no se muevan por ambiciones personales, centradas en tener poder personal y ambiciones económicas. Un mundo en que los políticos no busquen formar sus equipos con sus amigos y conocidos sino con los mejores en todo sentido. Donde no se elijan los equipos entre los aduladores y los fieles y donde tengan cabida los espíritus críticos . Un mundo en que entre los políticos reine la verdad y la manipulación esté desterrada. Un mundo en el cual no importa que ganen tus competidores si también su objetivo final es el bien común, y con el cual se pueda llegar a acuerdos, sin pensar en los votos y en el beneficio personal y del partido.

Hace muchos años las mujeres no tenían derecho a voto y la esclavitud se extendía por todo el mundo. Es cierto que aún hay países donde las mujeres no pueden votar y que hay una nueva esclavitud. Pero el mundo evoluciona y  vamos avanzando aunque sea dando “dos pasos adelante y uno atrás”. Tenemos el derecho a soñar. Aún no nos lo han quitado.

***********************************

Otros post relacionados

La corrupción y la ley del silencio

Terceras elecciones. Un fantasma creado por la derecha

El derecho a gobernar del PP

El marketing y la manipulación al servicio de la política

Los males de los políticos

***********************************

Si has llegado hasta este punto te agradecería que valoraras este post. Si lo haces desde un móvil pincha en la estrella dentro de un círculo. Te aparecerán varias opciones. También te agradecería cualquier comentario, que me ayudará a mejorar este blog. Gracias desde ya
(Visited 5.815 times, 54 visits today)
 

También te podría gustar...

6 Respuestas

  1. Diana candia dice:

    Excelente. Bravo Eduardo. Certeros tus comentarios.Muy personal y original la reflexión.

     
  2. Osvaldo dice:

    Muy buen artículo,abre la mente para buscar nuevas y mejores definiciones.y al mimo tiempo mejoraralgunas de las corrupciones que se dan en la política. Muy bueno es como para seguir profundizado
    Felicitaciones y saludos

     
  3. Tomás dice:

    Seguí así!! Excelente post y me enorgullece saber que hay gente soñadora y que quiere realmente un país mejor, aunque seamos visto como unos locos

     
    • Eduardo Escárate Ferrada dice:

      Gracias Tomás. Aunque cuesta mucho pensar que este mundo pueda cambiar, siempre nos queda soñar. Aunque, como bien dices, te puedan tachar de loco. Pero, con todo lo mal que está el mundo, creo que se mueve en una espiral que sube y baja. Estamos en la fase de bajada, y hay que hacer todo lo posible para empujarla hacia arriba. Ahora hay una gran crisis de dirigentes políticos. Algunos parecen ser la versión moderna de Atila. Pero quizá mucho más peligrosos. Gracias nuevamente.

       

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *