Liberalismo y neoliberalismo. Dos caras de una ideología.

Liberalismo y neoliberalismo

Antes de entrar en materia y analizar las posibles diferencias y similitudes entre el liberalismo y el neoliberalismo, debemos establecer ciertas premisas básicas


a.- La primera de ella, y que no debemos olvidar, es que estamos hablando de ideologías políticas. Y, por lo tanto, de sistemas de valores sobre aspectos tales como la política, los valores filosóficos, la economía y la sociedad. Esto nos lleva a un primer elemento que no debemos olvidar: las ideologías puras son una entelequia intelectual. Y que en la realidad sufren mutaciones generadas por las ideas, intereses y ambiciones de partidos políticos y líderes.

b.- Y la segunda cuestión, que parece que se olvida en la mayoría de los análisis, es que las ideologías surgen como respuesta a una situación histórica concreta. Y que estas realidades históricas generan ideas, contra ideas y acciones concretas de todos los actores que intervienen en esa realidad histórica.

1       Una breve introducción a la historia del liberalismo y el neoliberalismo.

1.1       El nacimiento del liberalismo

El liberalismo nació en la Inglaterra del s. XVII. Era una época de monarquías absolutas y de guerras permanentes. Eran unos tiempos en que había unas clases dirigentes que poseían todos los privilegios: la aristocracia y el clero. Luego estaba la burguesía, donde estaban los intelectuales, los comerciantes, los artesanos, los prestamistas y otros con algún pequeño e insignificante poder. Pero eran alguien. Luego estaban los invisibles. Los que se consideraban poco más o menos como a los animales. No eran esclavos, pero como si lo fuesen. Estos últimos no tenían ningún derecho. Eran invisibles. Allí estaban los campesinos y los soldados.

Por eso, cuando Locke, el padre del liberalismo, escribe sus obras, no los tiene en cuenta en sus reivindicaciones. Pero, como Locke defendía los derechos naturales del hombre, esos que están en la esencia del ser humano, indirectamente, también estaba reivindicando los derechos de esas clases olvidadas e invisibles.

1.2       La revolución industrial y el nacimiento de la clase obrera.

No sería hasta la Revolución Industrial y el nacimiento de la clase obrera, cuando el mundo descubre que esa gente eran también personas. Y que debían tener derechos. Es cuando se hacen explícitos los derechos de todas las clases sociales. Ya estamos en el siglo XVIII.

Con el nacimiento de la clase obrera y de los movimientos sociales por sus derechos, surgen algunos liberales que reconocieron que los obreros  eran personas y que debían tener algunos derechos. Es decir, que se acercaron a las posiciones de algunas de las corrientes socialistas, como es el caso de los social demócratas. Y a estos liberales se les llamó neoliberales.

1.2.1       El nacimiento del término neoliberal

El término nace en 1938, con Alexander Rüstow. Esos neoliberales eran cercanos a las ideologías de izquierda de los socialdemócratas, ya que propugnaban un estado fuerte. En definitiva consideraban que el Estado debía intervenir en la economía. Por tanto, eran contrarios al laissez faire.

Eran unos años muy turbulentos, como consecuencia de  la gran crisis posterior a la primera guerra mundial. Y  surgieron otros economistas que le echaron la culpa de las desgracias económicas, a que se estaban abandonando las ideas de los liberales clásicos, en especial el laissez faire. Y critican toda intervención del Estado en la economía.

Sin embargo, se debe tener en cuenta que la reconstrucción de la Europa destruida en la Segunda Guerra Mundial, se debe en buena parte a esos liberales que apoyaban la intervención del Estado. Unos liberales que permitieron los acuerdos que conducirían al Estado del Bienestar.

Pero no sería hasta la década de los 80, en el siglo pasado, en plena bonanza económica, o mejor dicho, en el apogeo del Estado del Bienestar, cuando hace irrupción en la política mundial el neoliberalismo como hoy se conoce. Son los años de Margaret Thatcher, Ronald Reagan y Pinochet. Se produce un cambio de 180 grados en el concepto de neoliberalismo.

2       Evolución del  liberalismo y el neoliberalismo. Análisis cronológico

Ahora es cuando cabe preguntarse: ¿son los neoliberales actuales lo mismo que los liberales de los siglos XVII y XVIII?

Ante esta pregunta creo que la respuesta es NO. Es lo que trataré de demostrar en este análisis de la evolución histórica.

2.1       Inglaterra antes del s. XVII

El liberalismo fue una respuesta al autoritarismo del absolutismo reinante en esos siglos en Europa. Se puede decir que fueron los revolucionarios de su época, la “izquierda” de esos años. Lucharon por tener libertad, por el derecho a la propiedad y poder decidir por sí mismos.

En esos tiempos, el poder de los reyes era total, era un poder “divino”. Incluso la aristocracia y el clero, tampoco tenían poder de decisión. Todos los poderes estaban en manos del rey. El rey era dueño y señor de todo: las propiedades y la vida.

Más información en este artículo sobre las características del absolutismo.

Pero mucho antes del S, XVII, en Inglaterra, las clases burguesas y parte de la aristocracia, habían empezado a luchar por sus derechos. Fue una época de conflictos entre los partidarios del poder absoluto y divino del Rey y los que se oponían. Una lucha por la división de poderes. Esa que dice que no puede estar en las mismas manos los poderes ejecutivo, legislativo y judicial.

Y así fue como, poco a poco en varios países de Europa, se crearon Consejos formados por personas importantes, las cuales podían tomar algunas decisiones. En Inglaterra, estos fueron los llamados  Grandes Consejos. Estos eran una especie  de parlamentos, que pretendían dictar algunas normas. Fueron los predecesores del Parlamento en Inglaterra.

En esos años hubo grandes disputas entre los aristócratas, el clero y la monarquía. En el fondo, lo que había, era una constante lucha por el poder total. El pueblo, como tal, no tenía ningún papel en estas luchas de poder.

Estos Consejos fueron evolucionando hasta que en el año 1341 se crea formalmente el Parlamento, con la estructura que tiene hoy: Una cámara alta donde está la nobleza y una cámara baja, donde están los burgueses.

2.2. El s.XVII. Nacimiento del liberalismo clásico.

Durante los siglos siguientes, el rey y el Parlamento estuvieron enfrentados, llegando a producirse varias guerras. Eran las luchas de la monarquía por tener un poder absoluto, y el Parlamento por controlarlo y reducir ese poder absoluto.

En el s.XVII, hubo un período de guerras civiles, entre monárquicos y  parlamentarios. Estas guerras duraron desde 1642 hasta 1651. Durante ese período fue ejecutado Carlos I.

Fueron los años en que le tocó vivir a Locke. Nació en 1632 y murió en 1704. Por lo tanto su niñez y adolescencia las vivió en ese período turbulento de la historia de Inglaterra. De esas vivencias, en su niñez y adolescencia,  deben haber surgido las simientes de sus obras  y el liberalismo.

En 1688, cuando ya había publicado varias de sus obras, se produjo una revolución incruenta, conocida como la Revolución Gloriosa. Dicha revolución condujo al derrocamiento del rey Jacobo II. Ya había publicado “Ensayos sobre el gobierno civil”, “Ensayos sobre la ley de la naturaleza” y “Ensayo sobre la tolerancia”.

En 1689 se aprobó el Acta de Derechos, con la cual se puede decir que se abolió la monarquía absoluta en Inglaterra, y comenzó la era de la monarquía parlamentaria.

 Fue, por lo tanto, el Parlamento de Inglaterra, la institución que luchó contra el poder absoluto de los monarcas  ingleses de esa época.

Más información sobre el Parlamento de Inglaterra en este artículo de la wikipedia.

2.3  El S. XVIII. El comienzo de la era contemporánea    

2.3.1 La revolución francesa

Con la Revolución Francesa, los liberales tuvieron la oportunidad de cambiar esas estructuras absolutistas. Y comenzó una época de cambios. Bajo el lema de Libertad, igualdad y fraternidad, las ideas liberales se extendieron por el mundo.

Y con la Revolución Francesa, nace el concepto de izquierda y derecha. Sucedió en 1789, en una Asamblea Popular para debatir una nueva constitución. En esa ocasión, a la derecha se sentaron los partidarios del veto real (mayoritariamente nobleza y  clero), y a la izquierda los contrarios a ese veto. Y ¿dónde estaban los liberales? Pues a la izquierda.

Más información en este otro artículo de la wikipedia, en el capítulo Origen.

Otro momento clave es la Independencia de Estados Unidos, donde Thomas Jefferson tuvo un papel fundamental en la Declaración de Independencia de 1776. Jefferson fue un liberal, en la línea de John Locke.

2.3.2 La revolución industrial

 La revolución industrial nace en la segunda mitad del s. XVIII. Para ponerle una fecha, se puede tomar el año en que se patentó la máquina de vapor, el año 1769. Porque la máquina de vapor fue el gran invento que permitió la especialización y la división del trabajo. Y el reemplazo de la mano de obra por las máquinas.

2.3.2.1        Adam Smith y la mano invisible del mercado

Y, con la llegada de la Revolución Industrial, un economista liberal, Adam Smith, planteó que el Estado no debía intervenir en la economía. Es el padre del laissez faire. Adam Smith se basaba en la creencia de la competencia perfecta. Es decir, que  al no intervenir el estado en la economía, las leyes de la oferta y la demanda, con un número, digamos infinito, de demandantes y oferentes,  generaría una relación perfecta entre esos oferentes y esos demandantes. Con unos precios justos. Es decir, que en ese marco ideal, no era necesaria la intervención del Estado. Porque la mano invisible del mercado resolvería adecuadamente todos los problemas que pudiesen ocurrir. Y si intervenía el Estado, esa mano invisible dejaría de funcionar. Y comenzarían los problemas y los conflictos.

En verdad, si se mira sin la venda de las ideologías, esta posición de Adam Smith es tan utópica como la de los socialistas utópicos. Porque esa competencia perfecta sólo se da en pequeños microcosmos. Pero a nivel de estados, y de relaciones internacionales la situación real es de una competencia imperfecta, en que el mercado lo dominan los oligopolios y los monopolios.

Pero este planteamiento del laissez faire, le venía muy bien a la nueva burguesía que surgió con la Revolución Industrial. Así que las ideas filosóficas de John Locke y los derechos naturales de toda persona, fueron pasando a un segundo plano, ante ese laissez faire. Un laissez faire que les venía muy bien. Y así se produjo lo que podríamos llamar la primera desviación ideológica del liberalismo. El liberalismo económico pasó a dominar al liberalismo filosófico. Y Adam Smith fue considerado el padre de la economía moderna.

Adam Smith vivió entre los años 1723 y 1790. O sea, nació cuando Locke ya había muerto.

Más información en este artículo sobre el liberalismo económico

2.4       El S.XIX. El laissez faire, el crecimiento económico y los conflictos sociales

Con la aplicación del laissez faire,  vinieron los años de un desarrollo basado en la explotación de una nueva clase, la clase obrera o proletaria. Pero también la de un gran crecimiento económico. Un crecimiento exponencial. Y las luchas sociales, las teorías marxistas y el sentimiento de clase (explotada) de los trabajadores de las nuevas fábricas. Esas fábricas que surgieron gracias a la máquina de vapor, y bajo el manto del laissez faire.

Y cabe pensar, ¿cuál habría sido la actuación de Smith si se hubiese enterado de los extremos a que había llegado el laissez faire en el mundo?.  Porque él publicó su obra maestra, “La riqueza de las naciones” en 1776. En los comienzos de la Revolución Industrial. Hay que tener en cuenta que las primeras manifestaciones obreras contra esa Revolución Industrial, no se produjeron hasta el año 1811 en Inglaterra. Es lo que se conoce como el ludismo, en el cual, entre los años 1811 y 1816, los tejedores ingleses se manifestaron contra las máquinas, porque les estaban quitando el trabajo.  Y Smith murió en 1790. No llegó a ver ninguno de los efectos sociales que tuvo el laissez faire.

Más información sobre el ludismo en este artículo.

2.5    El S. XX . Las Guerras Mundiales.

Y llegó la primera guerra mundial. Junto a ella llegaron los problemas de desempleo. Entonces apareció John Maynard Keynes, un liberal británico, autor de la Teoría General del empleo, el dinero y el interés. Obra publicada en 1936, en el período de entreguerras.

Lo importante es que, este economista liberal propugnaba la intervención estatal, y que a través de un aumento del gasto público, se revitalizaría la economía. Es decir, estaba proponiendo lo contrario que Adam Smith y los economistas liberales del laisez faire.

Fue en ese período entre las dos guerras mundiales, con la Gran Depresión, y un enorme desempleo en Estados Unidos, cuando el presidente Roosevelt y su New Deal, lograron superar la enorme crisis. Y uno de los pilares, en ese New Deal, fue la planificación. Y los economistas implicados, también fueron liberales.

En este artículo de la wikipedia, hay un análisis bastante completo sobre el New Deal. Y su relación con Keynes.

Naturalmente, los economistas en la línea del laissez faire criticaron duramente estas políticas, que fueron catalogadas como “socialistas”.

Lo concreto es, que ya en esos años, dentro de los liberales, había una gran división. División que sería el germen del actual neoliberalismo. Y, en esos años, a los liberales, partidarios del aumento de la participación del estado en la economía, de la planificación y del Estado del Bienestar, se les llamó “neoliberales”. O liberales traidores, pues les consideraban más que liberales, socialistas. ¿Curioso, no?. Era la década de los 30 y los 40. Los difíciles años entre las dos guerras mundiales, y la recuperación de la Europa destruida por la Segunda Guerra Mundial.

2.5.1   Los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial

Pero después de la Segunda Guerra Mundial aparecieron en el panorama económico dos grandes actores: Milton Friedman y Friedrick Hayes

2.5.1.1       Milton Friedman

Milton Friedman y su Escuela de Chicago, posiblemente sean los verdaderos padres del nuevo liberalismo. Un liberalismo que sigue las líneas de Adam Smith y su laissez faire. Ese tipo de liberalismo, contrario al de John Locke. Un liberalismo favorable  a lo que se ha llegado a llamar el capitalismo salvaje. Aquel donde los empresarios podían hacer lo que quisieran, y los estados miraban para otro lado.

Pero no debemos olvidar que Adam Smith fue un teórico, un genio indudablemente. Y que nadie puede saber cuáles habrían sido sus planteamientos teóricos, de haber vivido unas cuantas décadas más tarde.

El nuevo liberalismo  de Friedman es, quizá, como ya se ha dicho, el verdadero padre del nuevo significado del “neoliberalismo”. Para algunos, con los cuales discrepo, lo que ha hecho Friedman es recuperar el sentido del liberalismo clásico. Discrepo de esta postura, porque es la visión del liberalismo económico de Adam Smith, quien creía en la competencia perfecta. Pero Friedman, ya sabía que la competencia perfecta no existe. En cambio, la economía real es un mundo donde mandan los monopolios y oligopolios. Su visión del liberalismo es de un mundo en el cual las desigualdades son inevitables. Veáse su libro Capitalismo y libertad, publicado en 1962. Allí, entre otras cosas, critica el New Deal y el estado del bienestar.

2.5.1.1.1  El caso de Chile

Como padre del actual neoliberalismo, es la fuente intelectual de la política económica que se llevó adelante durante la dictadura de Augusto Pinochet, en Chile. Allí, Milton Friedman puso a prueba sus teorías. Y esas teorías resultaron ser válidas, en cuanto al desarrollo económico. Ese desarrollo que solo mide las grandes variables macroeconómicos, como el PIB. Y el PiB en Chile, con Pinochet, subió enormemente. “Un milagro económico”. Pero, lo que esas cifras macroeconómicas no decían, era que en este país la desigualdad creció enormemente.

Se puede deducir que Friedman esto lo tenía muy claro que iba a suceder. Pero que no le importaba. También se puede deducir que tampoco le importó lo que pasó con el llamado capitalismo salvaje en el s.XIX. Para él parece que lo importante es el crecimiento económico.

Un elemento curioso de ese proceso en Chile es el caso de las AFP. Un sistema de previsión social en manos privadas, el cual se implantó por primera vez en el mundo en el régimen de Pinochet. Lo curioso que menciono es que, los chilenos se vieron obligados a pasarse a ese sistema privado de previsión social. La Seguridad Social, en el caso de España. Pero Pinochet mantuvo a las FFAA y a la policía (los carabineros) dentro del sistema público. Pinochet no confió en las bondades de esa privatización. Y tuvo razón. Los jubilados en Chile tienen una jubilación muy baja, que no les permite vivir. Y las FFAA y los carabineros gozan de unas jubilaciones entre 3 y 5 veces las del resto de los chilenos. ¿Curioso, verdad?

2.5.1.2        Hayeck

Por otro lado, Hayeck y su escuela austriaca, es el otro padre del neoliberalismo. Fue un crítico feroz del New Deal y de Keynes. Y no consideró que fueran liberales los economistas que asesoraron a Roosevelt . Véase su obra: Derecho, legislación y libertad.

2.5.1.3      La expansión del nuevo neoliberalismo

Pero, una cosa es la teoría y otra la realidad. Y el experimento que fue el Chile de Pinochet, brindó el camino para que estos nuevos neoliberales, pudieran convertir sus teorías en realidad.

Y las dos principales potencias mundiales de habla inglesa, Estados Unidos y el Reino Unido, pusieron en práctica también esas teorías. Margaret Thatcher y Ronald Reagan, dieron el pistoletazo de salida a una nueva época. La era del nuevo neoliberalismo. Y la era del Estado del Bienestar, y del liberalismo de John Locke ha ido poco a poco desapareciendo.

Desgraciadamente, los que se dicen liberales ahora, son generalmente neoliberales. Herederos de un manipulado Adam Smith y de Friedman y Hayeck. Y el término neoliberal ha pasado a ser un término peyorativo, en el cual los contrarios al neoliberalismo, centran sus críticas. Críticas a esta nueva corriente del liberalismo.

Sin embargo, hay que reconocer que  la economía mundial ha dado un salto enorme en estos años del neoliberalismo. Pero este crecimiento no ha sido igual para todos. Ni para los continentes, ni para los países, y menos aún para el pueblo. Ese pueblo que paga impuestos y sostiene las infraestructuras y lo que queda del estado del bienestar.

Porque, ya hay mucha gente, políticos y periodistas, que dicen sin sonrojarse, que las grandes fortunas no pagan impuestos o pagan muy poco. Por lo que, por ejemplo, subir los impuestos va a recaer en las clases medias. Y, tristemente, tienen razón. Por un lado, porque las grandes fortunas y las grandes empresas, terminan escondiendo  sus beneficios en los paraísos fiscales. Y por otro lado, porque los sistemas impositivos tienden a gravar más a las rentas del trabajo.

2.6       El S. XXI. La revolución digital

Y, ahora ha llegado una nueva revolución, la Revolución Digital. Y esta era del mundo digital, en un contexto del nuevo neoliberalismo, ha llevado a que el poder en el mundo ha cambiado. Ya los estados habían perdido parte de su poder ante las grandes multinacionales. En parte, por el enorme crecimiento de ciertas industrias, como la petroquímica. Pero, también, por la corrupción, podríamos decir, bastante generalizada, en los grandes círculos que gobiernan el mundo.

El poder político permite enriquecerse. Y si te haces rico, lo mejor es poner tu dinero donde pagues menos impuestos. Y para eso están los paraísos fiscales. Allí tributan poco o nada. Y por eso, las grandes naciones no los tocan. La UE ha hecho el paripé de hacerlo, para dejar todo igual. Hacen pequeños lavados de cara para la galería, pero nada más.

2.6.1       Las grandes tecnológicas y el bigdata.

Pero ahora, con la Revolución Digital, la cosa se les ha ido de las manos. Las grandes tecnológicas son ahora las verdaderas potencias mundiales. Casi intocables. Y con la pandemia, su poder ha aumentado enormemente.

Otro elemento son los bigdata. O sea el manejo y análisis de grandes volúmenes de datos. Y el enorme poder que esos datos pueden proporcionar. En esta nueva era de la Revolución Digital, estos bigdatos pueden ser mal utilizados. Y una utilización no ética puede llegar a destruir la competencia, ganar elecciones, destruir a los políticos que les molesten, etc.

Y el problema es que esta Revolución Digital, con sus bigdata, va muy por delante de las instituciones estatales y las leyes. Unas leyes y unas instituciones pensadas para un sistema anterior al digital. Así hemos podido ver cómo las grandes tecnológicas están, de alguna forma, por encima de los estados.

Más información sobre el bigdata en este artículo de bigdata.es, y sobre las grandes tecnológicas en este otro del diariolasamericas.com

En este otro artículo de statista.com, hay un cuadro con la evolución del 2005 al 2020, de las grandes tecnológicas.

2.6.1.1        La era de los gigantes tecnológicos

Lo concreto es que, el incremento del poder de las tecnológicas, unidos a las políticas neoliberales, más la pandemia y el bigdata, está llevando a un mundo de enormes desigualdades y de un poder excesivo de unos pocos. Y el poder de los estados se va difuminando.

3       Conclusiones

 Podemos resumir todo lo expresado en los párrafos anteriores, en las siguientes conclusiones:

John Locke y Adam Smith como padres de las dos grandes corrientes del liberalismo.

Los grandes teóricos del liberalismo, John Locke y Adam Smith, se pueden considerar como los padres de las dos grandes corrientes del liberalismo: el liberalismo clásico y el neoliberalismo.

3.1       El liberalismo clásico

El liberalismo clásico, el de John Locke, aquel que propugnaba los derechos naturales de las personas, el derecho a la libertad, a la igualdad ante la ley, a la libertad de religión, la libertad de comercio. Y también propugnaban la limitación de los poderes del Estado.

Este liberalismo clásico, se ha sacado de contexto, en temas como la intervención del Estado. Los liberales clásicos lucharon contra los poderes absolutos de los reyes, la nobleza y el clero de su época. Lucharon por la separación de poderes.

Y esos términos, libertad y no intervención del Estado, son objeto de la manipulación por las diversas corrientes del liberalismo.

La libertad, es indudablemente un derecho inalienable. Pero que tiene como límite los derechos de los demás.

El otro término, la no intervención del Estado, fue la respuesta, en su origen, al excesivo poder de esos Estados absolutistas.

3.2       El neoliberalismo

Luego está la otra gran corriente: el neoliberalismo

Esta corriente pretende que el laissez faire de Adam Smith es el pensamiento de los clásicos. Esta es una visión economicista. La de Locke, era una visión filosófica.

Y aquí hay una postura extrema. En cuanto a libertad, el neoliberalismo plantea que el Estado no debe intervenir en la economía. Es la libertad de los empresarios y del comercio. En la realidad, una libertad para los grandes empresarios y los grandes comercios. Los cuales, en el neoliberalismo, pueden destruir a los competidores que molestan, y hacerse dueños absolutos del mundo empresarial.

Libertad absoluta para los grandes empresarios, pero dependencia y ausencia de libertad real para los pequeños empresarios.

3.3       Los pilares del liberalismo de John Locke.

Podemos establecer una línea entre los postulados de Locke y los postulados de los nuevos neoliberales. Los nuevos liberales que se dicen defender las ideas de Adam Smith. Es cierto. Pero también es cierto, que Adam Smith vivió en una época anterior al gran desarrollo del capitalismo. Y que el creía, como ya se ha dicho, que la mano invisible del mercado lo regularía perfectamente. Adam Smith seguía las ideas de Locke, por lo que se puede deducir que también creía que esa mano invisible evitaría las desigualdades.

En resumen, tenemos en un extremo los postulados de John Locke, donde priman los derechos naturales del individuo. En base a esos derechos han surgido los derechos fundamentales de la mayoría de las constituciones: el derecho a la vida, el derecho a una vivienda digna, el derecho a la educación, el derecho a la salud, el derecho a un trabajo digno. Y también otros conceptos claves, como son la libertad de religión, la libertad de movimientos … Y un tema clave: la separación de poderes.

Esos fueron los pilares del Estado del Bienestar.

3.4       Los pilares del neoliberalismo

En el otro extremo, están los postulados del neoliberalismo. En ellos prima la no intervención del Estado. Y un manejo, a lo menos curioso. del término libertad. En un caso utópico, un Estado que deje hacer a las personas lo que quieran. El Estado sólo se ha de preocupar de la seguridad nacional. Y algunas pocas cosas más. Una no intervención, que se manifiesta en una oposición a la presencia de regulaciones en el mercado. Lo que en los hechos lleva a que los poderosos puedan hacer lo que quieran. Y que dicten sus leyes. Unas escritas, y otras que no lo están.

Mientras los pequeños empresarios y la gente de a pie, debe bailar al son de la música que tocan esos poderosos.

Todo lo demás, la educación, la sanidad, y hasta la Defensa Nacional, deben estar en manos privadas. En función del libre juego del mercado.

En este artículo de actualidad.com, puede leer más información sobre los ejércitos privados en el mundo.

Este es el sistema que plantean los neoliberales. Un sistema que se ha demostrado que genera un crecimiento económico. Pero que también genera enormes desigualdades e injusticias.

Un sistema que se aprovecha de la emigración, cuando les conviene. Es el caso de los inmigrantes chinos en la construcción del ferrocarril en Estados Unidos. Pero que cuando ya los has utilizado, los arrojas a la basura. Es un sistema contrario a los derechos naturales, a lo que propugnaba John Locke.

3.5       Conclusión final

O sea, que el liberalismo tiene en un extremo los liberales que permitieron salir de la recesión a los Estados Unidos y contribuyeron a la creación del Estado del Bienestar, y en el otro extremo, los neoliberales, que se apropiaron indebidamente de las ideas de Smith, las manipularon, y han convertido la creación de riqueza en la razón de ser de la vida humana. Un liberalismo que desprecia las leyes naturales, y que ha traído riqueza para unos pocos y pobreza y sufrimiento para una gran parte de la población mundial.

Cabe preguntarse, ¿el neoliberalismo puede llevar al mundo a un nuevo absolutismo? ¿Un absolutismo de las grandes tecnológicas y con alcances mundiales? ¿Unos nuevos monarcas, que estén por encima de las leyes de los estados y los convenios internacionales?

Es posible. Y sería llegar a todo lo contrario que propugnaba Adam Smith y los liberales de los siglos XVIII y XIX.

***********************

Si has llegado hasta este punto te agradecería que valoraras este post. Si lo haces desde un móvil pincha en la estrella dentro de un círculo. Te aparecerán varias opciones. También te agradecería cualquier comentario. Me ayudará a mejorar este blog. Gracias desde ya

Y si te ha gustado este artículo, te agradecería que lo compartieses. Las visitas a este blog son el alimento y la energía que  da las fuerzas necesarias para continuar.

************************

Otros artículos sobre ideologías publicados en este blog

Ideologías políticas. Qué son y algunas clasificaciones. Un marco general de análisis de las ideologías políticas

La ideología liberal. Una introducción a la ideología liberal

La ideología neoliberal. La versión más oscura del liberalismo. Un estudio crítico del neoliberalismo

La ideología conservadora en el mundo. Una introducción a esta otra cara de las ideologías de derecha o centro derecha.

Introducción a la ideología socialista. El sistema socialista. Un análisis introductorio de la ideología socialista y del sistema socialista

Las diferentes clases de socialismo. Un estudio de las diferentes clases de socialismo y de sus principales características

Qué es el comunismo y la ideología comunista.

(Visited 298 times, 35 visits today)
 

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *