El problema de las tarjetas black

tarjetas black

www.e-faro.info

EL PROBLEMA DE LAS TARJETAS BLACK

Un problema que va más allá de un hecho puntual.

En realidad este tema debería ser el análisis de las tarjetas que se entregan a los consejeros.  Por cualquier tipo de entidad, y que se hacen pasar por gastos de representación. En el caso de Bankia, la notoriedad del caso es la notoriedad que el gobierno, la prensa y los partidos políticos le han querido dar.

Hay elecciones en el horizonte.  La caída de las expectativas de voto del PP y del PSOE le han llevado a buscar  cabezas de turco. Y  estos consejeros, les pueden ayudar a dar una imagen de honestidad. En el caso de Bankia, y en la mayoría de los consejos, tanto empresas privadas como públicas o semipúblicas, lo que se está haciendo es comprar voluntades. Lo que se está haciendo es callar la boca o hacer que no metan las narices donde no deben.
Las tarjetas black son una manifestación de algo difícil de aceptar: la corrupción generalizada en nuestra sociedad. Cada uno trata de sacar algo en su provecho, en función del puesto y posibilidades que tiene. Debiéramos preguntarnos: ¿qué habría hecho yo si hubiese estado en el lugar de esos consejeros?. Si somos sinceros, posiblemente el porcentaje de los que no las habrían utilizado, sería similar al porcentaje de consejeros de Bankia que no las usaron.

¿Estamos quizá ante un ejercicio de hipocresía?

Está bien que estas cosas salgan a la luz pública y se castiguen. Pero también no debemos olvidar que hay un ejercicio de hipocresía, a mi parecer, en el uso periodístico y político que se está dando a este tema.
Por ejemplo, el caso de Rato, al cual el PP ha expulsado rápidamente de sus filas, contrasta con la actitud de este mismo partido en otros casos de corrupción. Es un chivo expiatorio. Y lo mismo ha hecho el PSOE e IU. Y no es que quiera defender a Rato, sino que es la forma de actuar tan diferente en unos casos con respecto a otros, que me causa una extraña sensación de repulsión.

¿Por qué no actuó igual el PP con el caso de Bárcenas? Creo que porque sabía demasiado, y `porque temían cómo actuaría. Y posiblemente con Rato no se dieron estas circunstancias.  Y así, podríamos hacer una larga lista, que insisto, no sería sólo del PP

Otro ejemplo de la corrupción generalizada, que espero analizar más adelante, es el de los regalos a los jefes de los departamentos de áreas estratégicas en empresas públicas y privadas, partidos políticos, etc.

(Visited 60 times, 3 visits today)
 

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *