El sueño americano

sueño americano

EL SUEÑO AMERICANO

 

Hace ya bastante tiempo, alguien en Inglaterra y luego en Estados Unidos inventaron eso  del famoso “ sueño americano”. Este sueño americano ha pasado a ser el leit motiv de la sociedad americana . Y como un perfume su esencia  ha sido exportado a casi todo el mundo occidental. Es un sueño que implica entre otras cosas, la quimera de la igualdad de oportunidades para todos. Este sueño tiene cosas buenas y cosas malas. Lo malo, en mi opinión, es el cambio de valores que ha generado. Los valores que han pasado  a primar en la conducta de los individuos son los valores asociados a la riqueza y a la ostentación de esa riqueza. Hubo una época en que el sueño americano se manifestaba en la frase de “ganar el primer millón de dólares”. Con el tiempo, esto se ha convertido en tener una gran casa, un gran coche, un esposo o esposa guapos, dinero en el banco, etc. La lucha por tener bienes materiales y ostentarlos es el gran objetivo de los ciudadanos americanos. Y en esta lucha se fueron perdiendo los valores de honestidad, juego limpio, para poco a poco, aunque no sea reconocido, fueron reemplazados por una especie de “todo vale”. Y en este sueño americano está implícita  la admiración a los ricos, sin importar cómo habían conseguido su dinero, porque quieren ser como ellos. La prueba la tenemos en el electo presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Y en este sistema los bancos, como controladores del dinero, pasaron a tener una importancia fundamental. Entonces,  de esa enorme importancia se pasó a la situación actual, en que son  los amos y señores del sistema.

Y como consecuencia de estos hechos, los americanos se endeudaban para tener más de lo que podían, y los bancos le prestaban para que cumplieran su sueño de acumular riquezas.  Y así ellos ganaban  más dinero y se hacían más fuertes. Mientras,  los gobiernos miraban para otro lado y se vanagloriaban del crecimiento americano. Hasta que esta situación revienta. Pero que hacen los gobiernos : ayudar a los bancos, porque para ellos éstos son el pilar del “ sueño americano”. Las personas de a pie, su empobrecimiento , no debe dañar al sistema. Por lo tanto, lo mejor era dejarlos fuera del sistema. Y así lo han hecho. Han aumentado los pobres, pobres que no tienen derecho a la vivienda, ni a la sanidad ni a nada. Están fuera del sistema, no son nada, sólo un número en las estadísticas. Casi hay que aislarlos para que no contaminen. En algún momento, Obama pareció que tenía una actitud diferente ante este problema. Pero pronto se ha visto, que el suyo también fue un   “sueño americano”.  No se puede ir contra los grandes bancos ni contra las grandes empresas. No se pueden dictar leyes que reduzcan su capacidad de ganar más dinero.

Y Europa qué

Y en Europa, ¿qué?. En Europa, en los inicios de la revolución industrial, nacen grandes fortunas que se crean mediante la acumulación de riquezas, basadas en el llamado capitalismo salvaje. Son numerosas las obras de la literatura que nos narran la vida desgraciada de los obreros en esos años. Y como todo tiene una reacción, surgen  Marx , Engels y otros, y con ellos el socialismo utópico, el marxismo, etc.

Después de la primera guerra mundial, en Rusia caen los zares, y empieza la aventura del marxismo-leninismo, con sus cosas buenas y sus lados malos. Luego viene la segunda guerra mundial. Y aquí sí que se producen grandes cambios. Europa queda prácticamente destruida, millones de personas mueren, otros emigran, Europa se divide por el “telón de acero”. Una situación catastrófica, apocalíptica. Y mientras, en Estados Unidos, no había pasado nada, hasta Pearl Harbour . Es cierto que entonces hubo muchos muertos americanos, pero pocos comparados con los que fallecieron en Europa.  Y los que murieron fueron  militares, no civiles indefensos, ni mujeres, niños y  ancianos. Y además sus infraestructuras quedaron intactas,  no les pasó casi nada. El caso de Pearl Harbour es una gota de agua en el océano comparada con lo que pasó en Europa. Pero le han sabido sacar provecho, como a todo lo que pasó en la segunda guerra mundial, incluso llevándose criminales de guerra alemanes, cambiarles su identidad, y aprovechar sus conocimientos. Y como consecuencia de esto, pasaron a ser la nación dominante.

Mientras en Europa, destruida por la guerra, empobrecida, con una población muy disminuida y con escasez de hombres, hubo que empezar la reconstrucción. Y en este proceso, con excepción de algunos, la mayoría puso el hombro, fueron solidarios, y Europa fue saliendo del enorme pozo en que estaba, un pozo que en nada se puede comparar a la situación actual. Lo de ahora es de risa comparado con lo que los europeos vivieron y tuvieron que superar en aquellos años. Y Europa se fue levantando y creciendo. Y lo hicieron con un espíritu solidario. Se empezaron a dictar leyes a favor de los trabajadores. Había impuestos para los ricos, que casi no se discutían, porque el que más tenía debía ayudar más a la reconstrucción. Y los Estados empezaron a tener un papel importante en este proceso. Nació la economía social de mercado y las economías mixtas. Y  ¿qué eran las economías mixtas?, pues simplemente economías en que se unía el capital privado con el capital estatal para crear empresas que permitieran la reconstrucción. Así se crearon grandes empresas mixtas y otras sólo con capital estatal, pero con una gestión como empresa privada. Y en toda Europa nacieron grandes empresas o estatales o mixtas, que fueron el motor del desarrollo, conjuntamente con las empresas privadas. Recordemos las empresas ferroviarias en Gran Bretaña, que casi no tenían accidentes hasta que fueron privatizadas, las grandes empresas de aviación, las grandes empresas de comunicación, etc. Todas se crearon con el dinero de todos los europeos y , por lo tanto, eran patrimonio del pueblo. Y funcionaban bien, algunas, quizá la mayoría, posiblemente mejor que ahora, que han sido privatizadas. Pero unas pocas no funcionaron bien, y gobiernos y prensa se ocuparon de que todo el mundo se enterase de lo que no funcionaba bien, callando todo lo que se estaba haciendo bien.

Hasta aproximadamente finales de los 80 se vivió esta situación de crecimiento, quedando atrás los efectos de la guerra, con un desarrollo de políticas sociales, y una notable mejoría en la forma de vida de casi todos los europeos. Fueron los años felices, los de los sueños de jornadas de trabajo más cortas, mejores salarios, una casa para todos, un coche, educación para los hijos, etc. etc. Pero en los años 90, el “sueño americano” importado de Estados Unidos, por sus libros, las películas y la televisión, empezó a cambiar la forma  de ser de los europeos. Pero para peor, porque sólo se copió lo más malo de ese sueño: el enriquecimiento cueste lo que cuesteDesapareció gran parte de la solidaridad, los gobiernos se empezaron a corromper, los políticos dejaron de tener principios para sólo buscar el poder y el enriquecimiento personal. Los nuevos jinetes del apocalipsis comenzaron a cabalgar sobre Europa. Pero estos jinetes eran diferentes. Estaban hábilmente disfrazados y nadie los quería reconocer. Y se han ido apoderando de todo: gobiernos corruptos, empresarios (no todos que quede claro) insolidarios y también corruptos, trabajadores que también en su medida se corrompían con bajas falsas y otras triquiñuelas, la venta de las empresas estatales a precios ridículossueldos millonarios a personas que no se lo merecían, etc. Y así se ha ido desmantelando nuestra sociedad del bienestar. Pero esto es sólo el principio. Los jinetes del apocalipsis, cabalgando sobre el “sueño americano”, se han apoderado de instituciones como el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, las instituciones de la Unión Europea, algunas instituciones de las Naciones Unidas, y un largo etcétera.

Si no hacemos algo, que sí se puede hacer, porque la historia avala que esto es posible, en los próximos años tocaremos fondo. Y ya vamos caminando a pasos agigantados hacia ese fondo. Ya hay una riqueza enorme en unas muy pocas manos mientras que el resto se está empobreciendo. Pero eso no es todo, cada vez aumentan más los que están fuera  del sistema. Aumenta la pobreza y la extrema pobreza. Dicen que en unos cuántos años entre los países más ricos estarán China, Brasil, India, México, Rusia. Que no habrá ningún país europeo dentro de las 10 mayores economías del planeta. Pero quienes vaticinan estos hechos, que todo apunta que así será si seguimos siendo tan estúpidos, parecen no decir nada sobre  ciertos aspectos. Estas futuras grandes economías son países grandes y superpoblados. Pero qué pasará con su población. Si tenemos en cuenta la situación actual y la dirección que lleva la economía, estos países tendrán toda la riqueza acumulada en muy pocas manos, y el grueso de la población puede que viva en condiciones miserables. Veamos algunos ejemplos: el crecimiento de los supermillonarios se está dando en países como China y Rusia, y  en India con una población de aproximadamente un millón de personas, el 80 % está fuera del sistema.

Qué podemos hacer.

Qué nos espera.-

Miremos a Grecia, miremos a Portugal, miremos a nosotros mismos. Qué vemos: políticas para superar la crisis basadas en el empobrecimiento de los más pobres y en el enriquecimiento de los más ricos ( y de los menos honestos, también ). Hagamos un análisis breve de nuestro triste futuro.

Qué hacen los partidos

Todos los partidos, cuando están en el poder, cualquiera que sea su signo político harán o están haciendo lo siguiente:

  • Bajar las pensiones.
  • Reducir los ingresos a los pensionistas a los niveles de hace 20 ó más años atrás.
  • Reducir los sueldos de los trabajadores .
  • Disminuir la sanidad pública. Si te enfermas y no tienes medios, sólo te queda morirte, cómo es hoy en Estados Unidos.
  • Disminuir la educación pública. Si quieres estudiar, págalo. Y si no tienes no estudies, trabaja. Así sólo los más ricos podrán acceder a la mejor educación y podrán mantener sus privilegios. Como en Estados Unidos.
  • La separación de poderes se irá convirtiendo en una farsa. Los jueces no condenarán ni a los políticos corruptos, ni a los empresarios corruptos.
  • Los grandes bancos recibirán enormes ayudas de los estados, parte de la cual se gastará en sueldos millonarios y escandalosos para sus más altos ejecutivos e indemnizaciones igualmente escandalosas a ejecutivos ineptos o corruptos. Y posiblemente el dinero que ya han recibido nunca lo devolverán.
  • Las grandes empresas y grandes bancos harán enormes reducciones de personal, justificadas para reducir gastos, y una parte enorme de ese ahorro lo destinarán a aumentar los sueldos de los principales ejecutivos o dueños de la empresa o banco.
  • La prensa dirá sólo lo que favorece a las grandes fortunas, los grandes corruptos, con alguna información sobre algún cabeza de turco, para parecer imparciales. Los periodistas que no quieran entrar en el juego serán despedidos, y los demás tendrán que agachar la cabeza, y vender su alma al diablo.
  • Los paraísos fiscales seguirán su marcha triunfante en las economías de todo el mundo, protegidos por una manta impenetrable de hipocresía.

Habrá posiblemente algunos políticos, a los cuáles les quede algo de honestidad, pero poco podrán hacer dentro de los partidos tradicionales.

Los nuevos partidos tendrán que hacer un enorme esfuerzo para evitar caer en los vicios de los partidos de toda la vida. Y si lo consiguen tendrán una tarea muy difícil: conseguir revertir la destrucción del estado del bienestar, en un mundo que se ha vuelto insolidario y egoísta. Un mundo que ha hecho suyos los valores del “sueño americano”: hacerse ricos como sea, caiga quien caiga. Y en este difícil escenario, los impuestos juegan un papel clave: son los recursos para hacer realidad el estado del bienestar, con una sanidad y educación para todos, entre otras cosas. Pero, en un mundo insolidario y egoísta, lo que posiblemente más triunfe serán los paraísos fiscales, incluso a nivel de mini paraísos autonómicos, y así los más ricos no pagarán impuestos.

Propuestas

En un ejercicio de qué se puede hacer,  se podría hacer lo siguiente (algunos de estos puntos aparecen en algún /algunos programas):

  • Apoyar a sindicatos y partidos más pequeños, que por ser más pequeños pueden estar menos contaminados
  • Pero al crecer se contaminarán, por lo que si eso sucede no se debe tener miedo a fundar nuevos partidos, totalmente de cero, con filosofías como la que nació en el movimiento del 15 M. Algunas cuestiones claves que creo deberían tener estos partidos son:
    • Tope máximo de ingresos  o sueldos. Los que tienen mucho dinero pueden estar contaminados.
    • Rotación de cargos. Que nadie se quede demasiado tiempo en los puestos de dirección.
  • Se pueden plantear cosas como las siguientes:
    • Crear un banco estatal. A través de este banco se podrían canalizar las ayudas estatales a las personas y a las empresas, y al mismo tiempo debiera competir con la actividad privada en las mismas condiciones.
    • Fijar topes de sueldos en las empresas públicas.
    • No privatizar más empresas.
    • Las empresas que están en crisis deben pasar al Estado. Una vez saneadas, si no son claves en el proceso de crecimiento y en la calidad de servicios básicos, debieran volver a manos privadas. Pero si lo son deben mantenerse como empresas públicas.
    • Fortalecer la formación y la sanidad, para recuperar todo lo perdido y mejorar.
    • Establecer una política fiscal que grave en forma escalonada los grandes sueldos y las grandes fortunas. Aplicar escalas progresivas como se hace en los países nórdicos. Progresivas para todos los impuestos directos, tanto para el IRPF como para el Impuesto de Sociedades. Si allí se puede hacer porqué no implantarlo también en otros países. Eso sí, si se van a pagar más impuestos debe haber una transparencia total y un control absoluto del uso de los recursos. Y las sanciones a los despilfarros originados por la corrupción o la incapacidad deben ser sancionados.
    • Que los impuestos a las empresas, tengan en cuenta las inversiones productivas. Lo que sea realmente una inversión productiva que genere empleo y trabajo que tenga una importante desgravación fiscal. Pero que no se premie, como se hace ahora a los empresarios de casinos y empresas dedicadas al juego, que promueven, directa o indirectamente, las drogas, la prostitución y las ludopatías.
    • Que los gastos suntuarios en las empresas tengan penalización fiscal. Que no sean gastos deducibles.
    • Que los sueldos en las empresas privadas, por encima de un determinado nivel, no sean desgravables fiscalmente.
    • Que la gestión fiscalizadora sea independiente , eficaz y controlada para evitar su corrupción.
    • Que los cargos públicos tengan una formación mínima.
    • ….

El sueño europeo

Y que nadie diga que si se suben los impuestos el capital se va a ir del país. Porque aquí hay que distinguir entre el capital productivo y el que no sirve para nada, salvo para la ostentación del que lo posea. Y sólo el  capital productivo nos debe importar. En este aspecto el país vasco, con varias décadas en que los empresarios de esa nación han tenido que soportar situaciones mucho más graves que unos impuestos más altos, no se han ido. Es cierto que algunos sí lo han hecho, pero lo importante son todos los que se han quedado. Un país no crecerá gracias a los empresarios que sólo piensan en su enriquecimiento. Esos no interesan, ya se pueden ir. Los empresarios a los que hay que cuidar son aquellos que crean riqueza y empleo y que no sólo piensan en llenarse sus bolsillos, y ostentar con mansiones lujosas, coches deportivos y amantes de belleza deslumbrante.

Tengamos nuestro propio sueño, nuestro sueño europeo, y luchemos por hacerlo realidad: una Europa unida, que recupera y mejora el estado del bienestar, con políticos y empresarios comprometidos, trabajadores con salarios justos y en la cual no haya nadie que esté fuera del sistema.

 

************************

Otros artículos relacionados

Los efectos nocivos de los paraísos fiscales

Etica y ley. El manto de la corrupción en el nacimiento de las leyes.

La corrupción y la ley del silencio

***********************

Si has llegado hasta este punto te agradecería que valoraras este post. Si lo haces desde un móvil pincha en la estrella dentro de un círculo. Te aparecerán varias opciones. También te agradecería cualquier comentario. Me ayudará a mejorar este blog. Gracias desde ya

Y si te ha gustado este artículo, te agradecería que lo compartieses. Las visitas a este blog son el alimento y la energía que  da las fuerzas necesarias para continuar.

 

(Visited 117 times, 6 visits today)
 

You may also like...

2 Responses

  1. Anna dice:

    Me ha gustado tu anàlisis, pero asusta porque son cosas que uno sabe o intuye pero leerlo tan bien expuesto da miedo.

     
    • Eduardo Escárate Ferrada dice:

      Desgraciadamente, la realidad tiene una cara oscura. Pero lo que contrarresta esa cara es que hay también en el ser humano una faceta de solidaridad y de generosidad que hace mirar el mundo con optimismo. Hay que luchar contra los malos vientos, pero siempre llega la calma. Por eso es que hay que buscar la felicidad en las pequeñas cosas de cada día.