Los políticos y la discordia. Una responsabilidad olvidada

Los políticos y la discordia

 

Los conflictos en las sociedades y en los pueblos suelen tener sus orígenes en  los políticos. Algunos políticos  y su forma de entender la política, manipulando las mentes de los pueblos a través de los medios de comunicación, pueden  generar discordia y tensiones entre los pueblos. Su manejo tendencioso de las ideologías es la fuente de desunión entre las familias, los amigos y los pueblos. Y la religión es utilizada en este manejo ideológico de las mentes y los comportamientos. No se puede decir quien está primero. Es como el tema del huevo y la gallina. Los políticos y la discordia: su responsabilidad es evitarla, no en crearla

Este post está centrado en la cuestión del uso de las ideologías políticas. Pero tampoco, creo, se pueden cargar todas las culpas a las ideologías. Puede haber ideologías que fomentan el odio y la violencia. Las ideologías por si mismas no generan los conflictos. Son las personas, que apoyándose en esas ideologías, dejan vía libre a sus malos instintos y desatan las escaladas de desunión y odios. Y esas personas, cuando entran en el mundo de la política, y encuentran apoyo en algunos medios, entonces tenemos un germen de odio y de discordia.

Los políticos y la discordia. Introducción.

La política es una actividad esencial en la vida de cada pueblo. Pero la política debe estar orientada al bienestar de ese pueblo. Y los políticos, o sea, esos individuos que dicen que luchan por el bienestar de sus conciudadanos, deben hacerlo realmente con ese objetivo, y no por el interés de sus bolsillos, sus ambiciones personales, y  el bienestar de sus amigos y compañeros de partido.

En la política se debe tener muy presente la unidad y la unión del pueblo. No deben fomentar la discordia y el odio. Pero cuando digo la unidad y la unión del pueblo no quiero decir la unidad territorial, sino la unidad de las familias, de los amigos, de los vecinos. Quiero decir convivencia en paz. La unidad territorial es otra cosa: una cuestión política  marcada por las ideologías, y que no es objeto de este post.

Las ideologías a través de la interpretación y manipulación de los individuos, por medio de la política,  pueden generar unión o desunión. Las ideologías pueden ser manipuladas en función de intereses particulares y partidistas. Aunque haya ideologías que tienen en sí mismas el engendro del odio y la desunión. Pero necesitan de las personas para convertirlas en instrumentos al servicio de ese odio y desunión.

Los elementos que pueden influir en las ideologías (nacimiento e interpretación) son:

  • La cultura
  • La historia
  • La sociedad y sus propios condicionantes
  • La economía
  • Las etnias
  • La xenofobia
  • El machismo
  • Otros elementos

Los individuos al dedicarse a la política llegan a la misma con la mochila de sus propias características:

  • Su formación
  • Su cultura
  • Sus condicionantes psicológicos
  • Su propia personalidad
  • Sus ambiciones
  • Su actitud ante la ética
  • Y muchas más cosas y características

Y este conjunto de individuos que entran a la política con su propia mochila le lleva a interpretar a su manera las ideologías. Las cuales a su vez están cargadas con los  elementos que han contribuido a su creación y desarrollo. Todo esto termina dando forma a unas formaciones políticas, que marcadas por los individuos que la integran, o fomentan la unión entre los pueblos y los miembros de esos pueblos, o hacen todo lo contrario. Y el gran riesgo está en que esos políticos pueden estar cargados de ambiciones de poder. Y ese poder se nutre no con la unión sino con  la desunión. Apartar a las personas de sus creencias para que adopten otras. Y crear la imagen de los que no piensan como ellos están equivocados  o cosas aún peores.

 

EsquemaIdeologias

La responsabilidad de los políticos en la convivencia.

Esto nos lleva a plantear una cuestión: ¿Hasta qué punto son los políticos los responsables de la convivencia en paz dentro de un pueblo?.  La hipótesis que planteo es que los problemas de convivencia están íntimamente ligados a la actuación de los políticos. No son el único factor, porque también está la religión, pero es un factor muy importante, un elemento clave. Según si los políticos se preocupan y buscan la paz al interior de cada país, o si por el contrario, fomentan la desunión, veremos el nacimiento y el  crecimiento de los problemas de desunión que pueden llegar a desembocar en conflictos de todo tipo.

Los elementos negativos en determinados políticos y sus respectivas formaciones son:

  • No se preocupan por la unión sino por la desunión. Fomentan esa desunión, porque a través de ella pueden obtener réditos electorales, y en consecuencia beneficios personales.
  • Los políticos, que son los que tienen que hacer política, muchas veces no están a la altura de las circunstancias.  No tienen ni la capacidad intelectual, ni moral ni ética para tener la responsabilidad de representar al pueblo y tomar decisiones por ellos. Sus intereses personales, sus ambiciones, muchas veces desmedidas, les llevan a actuar de forma que en vez de unir a los pueblos los llevan a la desunión.
  • Y para poder manipular mejor, tienen el gran aliado de los medios de comunicación, que consiguen aumentar sus tiradas y su audiencia y así ganar más dinero. Al fin, los más ricos ganan con estas disputas. A ambos lados, a izquierda y derecha, que en estas cosas suele no haber color político. Y al final, pase  lo que pase, se pondrán de acuerdo, y comerán en la misma mesa. Mientras en el pueblo, nacerá el odio, la discordia, posiblemente la pobreza, la pérdida de sus bienes, y para algunos, la obligación de irse.
  • Las leyes no son perfectas, son una manifestación de lo que quieren permitir y prohibir quienes ostentan el poder. Las leyes pueden llegar a ser muy malas. La prueba está en las leyes que permiten la pena de muerte, llegando en situaciones a ser denunciadas como leyes contrarias a los derechos humanos. Las leyes en sí misma, como manifestación legal de los que mandan, pueden llegar a ser una fuente muy importante de desunión. Y algunas formaciones y políticos actúan como si las leyes fueran inmutables y perfectas. ¿Porqué? Simplemente porque esas leyes les convienen.

El uso de las ideologías por los políticos

Y estos elementos negativos se nutren de las ideologías, manipulándolas de acuerdo con sus propios intereses y los de su formación política. Y así tendremos que:

  • Lo que debe interesar en la política es el bienestar del pueblo, sin discriminación alguna. Pero lo que hacen algunos políticos, es poner las ideologías al servicio de sus intereses, manipulando al pueblo haciéndoles creer que con esas ideologías ganarán algo. Algunos seguramente sí, pero habrá otros que perderán, y puede que mucho. Es aprovecharse de los más bajos instintos del ser humano, en el cual solo piensan en su propio beneficio y carecen de solidaridad, comprensión y respeto a los que no piensan como ellos. Son esa masa que se deja llevar como si no tuviesen voluntad propia. Como si fuesen zombis
  • Las ideologías de la mano de los políticos llevan a crear leyes que, en sus interpretaciones cargadas de odio y violencia, en algunos casos, generan leyes xenófobas, homófobas y cargadas de injusticias. Pero son las leyes que rigen los países, y el “estado de derecho” se debe respetar.

La responsabilidad de los políticos en los conflictos armados

Las guerras suelen ser culpa de los políticos (sin olvidar la responsabilidad que les cabe a las religiones). Las ambiciones de poder generan las guerras. Los pueblos puede ser felices y estar unidos, hasta que unos políticos, por intereses personales, engendran el odio en el pueblo. Véase el caso de la guerra de los Balcanes. Si bien había tensiones debido a la composición multiétnica existente y los genocidios sufridos por una parte de la población, las nuevas generaciones estaban creciendo unidas y en paz. Hasta que los políticos levantaron la bandera de las diferencias étnicas y sacaron de la historia el recuerdo de las matanzas de civiles. Pero lo hicieron para despertar el odio y la venganza, no para buscar justicia para los que sufrieron esas matanzas. Y ya todos sabemos cómo terminó esa historia cuyas heridas si antes fueron profundas ahora son llagas difíciles de cerrar.

El nacionalismo y su efecto sobre la convivencia

El nacionalismo como ideología defiende el derecho a tener un Estado propio cuando se dan ciertas condiciones. En el S. XIX el nacionalismo junto al liberalismo desempeñaron un papel importante en el nacimiento de muchos Estados. Los liberales planteaban que si había una comunidad libre y bien cohesionada, con una cultura, una lengua y una historia común, podíamos hablar de una nación. Y por lo tanto, del derecho a constituirse como Estado. Pero las ideologías cambian, y en este caso la que ha cambiado en su manera de pensar ha sido la ideología liberal, que ha sido de alguna forma dominada por las ideas conservadoras. En todo caso, el nacionalismo en sí mismo es un derecho en cuanto emane del pueblo. El problema radica en que en muchas ocasiones los partidos políticos utilizan las ideologías nacionalistas para sus intereses personales. 

El nacionalismo en sí mismo no tiene nada de malo. Todo ser humano tiene derecho a considerarse miembro de una raza, un pueblo, o lo que sea. Lo malo es como se manipulan estos derechos para servir los intereses de unos pocos. Son las  ambiciones personales las que usan los nacionalismos para ganar poder y dar rienda suelta a sus odios y resentimientos y distorsionar en parte la realidad. Y el tema de los nacionalismos está muy manipulado desde los partidos políticos pasando por las leyes. Y se debe tener en cuenta que no sólo son nacionalistas, por ejemplo, en el caso español, los catalanes y los vascos, sino también los españoles. La diferencia está en que ellos ya tienen un Estado y los otros no. Y esa visión en la cual cada uno se cree dueño de la verdad, lleva a los enfrentamientos y a la falta de diálogo.

Algunas consideraciones al respecto

  • Los nacionalismos suelen engendrar discordia entre los pueblos, cuando los políticos hacen un mal uso de este derecho. En el caso de la ex Yugoslavia, citada anteriormente, los nacionalismos están en la fuente de estas desgraciadas páginas de la historia reciente.
  • En el caso del nacionalismo catalán no sólo está alimentado desde dentro de Catalunya por unos sectores muy concretos, sino también desde fuera, por el otro nacionalismo, el nacionalismo español, que con sus posturas cerradas al diálogo y la aplicación estricta de unas determinadas leyes, ha sido el principal aliado del crecimiento del nacionalismo catalán. Y de su distorsión, convirtiendo una postura ideológica absolutamente respetable en una fuente de odio y distorsión. Solo  en algunos casos, pues no se puede ni de debe generalizar.
  • El nacionalismo, como ideología, es absolutamente válido. Cualquier persona tiene derecho a pensar lo que quiera, mientras no le haga daño a los demás. Pero otra cosa es creerse dueño de la verdad, y querer imponer por el medio que sea sus ideas al resto.
  • El nacionalismo no implica que el pueblo va a estar mejor. Puede llegar a suceder todo lo contrario para algunos sectores.
  • Por lo tanto, el nacionalismo puede ser bueno o malo, en función de quienes sean los que ostenten la bandera del nacionalismo. Si lo hacen buscando la unidad del pueblo o por el contrario quieren conseguir sus objetivos a toda costa. Y lo peor es que los políticos mutan. Es el caso de la CUP que al principio fueron muy estrictos con sus posturas, pero luego al verse con poder han ido evolucionando a posturas más orientadas a conseguir sus objetivos políticos que al bienestar del pueblo. Se han empezado a creer dueños de la verdad. Hay una tendencia a ganar, caiga quien caiga.

El derecho a decidir

  • Y cabe preguntarse, por el bien de la convivencia, porqué no se acepta el derecho a decidir, pero con algunos cambios. Que sólo el 50,01 % sea suficiente para que los perdedores tengan que sufrir las consecuencias de una secesión, me parece una fuente de conflicto. Quizá deba ponerse un porcentaje algo más alto, y otros requisitos más específicos como establecen las constituciones de algunos países. Porque por mucho que algunos medios digan que no las hay, lo cierto es que sí está contemplado en varias Constituciones. También es verdad, porque todo se debe decir, que son muy pocas, y que los caminos de la secesión no suelen ser caminos de rozas. Veamos algunos casos, sólo a modo de ejemplo.
    • Etiopía.- La demanda de secesión necesita la aprobación del Consejo del Pueblo (equivalente al Parlamento de Etiopía), para poder realizar un referéndum. Y en el referéndum no se requiere una mayoría cualificada.
    • San Cristóbal y Nieves, país miembro del Commonwealth, situado en las Antillas. Su constitución establece que debe requerir la aprobación de dos tercios de su cámara de representantes para poder hacer el referéndum. Y después debe haber dos tercios a favor del proceso de secesión.
    • Canadá.- Establece que se debe ganar con una mayoría cualificada. La mayoría debe ser de un 50 % + 1. Y hay otras normas al respecto, como por ejemplo, que la pregunta del referéndum debe ser acordada por el parlamento de Quebec, pero también por el de Canadá.

Por lo tanto se puede decir que hay países que sí incluyen en sus leyes el derecho a la secesión. Y que hay varios elementos a tener en cuenta:

  • Un mínimo de participación
  • Una mayoría cualificada en el referéndum
  • Un mínimo de aprobación del parlamento para poder hacer el referéndum
  • Tener en cuenta que pasa con los territorios que no quieren separarse
  • El contenido y aprobación de la pregunta del referéndum

Resumen

Y, para cerrar este apartado, hagamos un breve resumen:

  • Que el derecho a decidir es algo que debe definirse. El derecho a decidir no tiene necesariamente que implicar el derecho a la secesión
  • El nacionalismo puede nacer como un sentimiento del pueblo, pero muchas veces se aprovechan de este sentimiento no sólo los políticos sino también los poderes económicos. Y hay que tener en cuenta que en muchos casos el nacionalismo se asienta en intereses económicos. Si esos intereses económicos  son satisfechos casi seguro que ya no serían más nacionalistas. Y pondrían en marcha la maquinaria propagandística para que el pueblo tampoco lo sea.
  • Los nacionalismos deberían asentarse en la unión de los pueblos no en la discordia.
  • La propaganda a favor y en contra de ciertas ideologías va generando odio y discordia. La ambición y la postura fanática de unos políticos puede llevar a la desunión, el odio y la ruptura entre amigos y miembros de una familia

Conclusiones

Puede parecer una visión pesimista de la realidad y de los políticos. Pero que quede claro que no todos los políticos están manchados por sus ambiciones personales ni manipulan las ideologías. Ni todos los pueblos tienen una cantidad significativa de este tipo de políticos. Hay países en los cuales la armonía y la convivencia es el pan de cada día. Y en esos países, los políticos, el uso de las ideologías y las leyes que dictan son las que permiten y garantizan la convivencia, la tranquilidad  y la paz. Y porque no decirlo, también la felicidad.

Pero también hay países en que la situación no es así. En España, por ejemplo, hay una tendencia a que cada movimiento político se crea dueño de la verdad. La tergiversación de los hechos es el pan de cada día para muchos medios de comunicación. Pero también hay sectores, tanto a un lado de la barrera como al otro, que están haciendo esfuerzos porque estas cosas cambien. Y también sucede lo mismo con los medios de comunicación. Pero nada es fácil, porque los defectos se incrustan muy fuertemente en los cuerpos de la sociedad. Pero hay mucho espacio para la esperanza, esa esperanza que nunca debe morir.

***********************

Otros artículos relacionados

Ëtica y ley. El manto de la corrupción en el nacimiento de las leyes

La corrupción y la ley del silencio

***********************

Si has llegado hasta este punto te agradecería que valoraras este post. Si lo haces desde un móvil pincha en la estrella dentro de un círculo. Te aparecerán varias opciones. También te agradecería cualquier comentario, que me ayudará a mejorar este blog. Gracias desde ya

(Visited 33 times, 1 visits today)
 

You may also like...

1 Response

  1. DAVID dice:

    Buen articulo para reflexionar, con datos muy buen buscados sobre otros paises, y con una explicacion muy bien seccionada sobre yodos los aspectos que rodean las ideologias

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *