Las crisis del siglo XXI

las crisis del siglo xxi

 ¿Volverán a haber sobre la tierra grandes hambrunas? ¿O ya las hay? ¿Dejará el planeta de ser capaz de producir los alimentos que el planeta necesita?

¿Seremos capaces de utilizar los grandes volúmenes de información que inundan nuestras vidas? ¿ No nos llevará a la incapacidad de pensar y digerir adecuadamente tanta información?

¿Están los políticos anticipándose al futuro o siguen y seguirán preocupándose sólo del futuro inmediato?

En los siglos anteriores el mundo ha sufrido muchas crisis. Durante la edad media, normalmente estas crisis eran de población, crisis políticas y también económicas. Y normalmente todas tenían unas causas comunes: las guerras, las luchas de poder y las hambrunas causadas por diferentes causas. Con la Edad Moderna y con la aparición de las fábricas, las crisis siguieron siendo las mismas, pero  los componentes empezaron a sufrir pequeñas modificaciones. Luego en la Edad Contemporánea, la composición de esas crisis empezó a cambiar radicalmente. Surgieron la luchas de clases por un lado, y por otro las guerras pasaron a tener unos efectos devastadores. Fue el caso de las dos guerras mundiales. Pero no dejaban de ser crisis políticas, económicas y de población.

De los cambios en progresión aritmética a progresión geométrica

Pero a mediados del s.XX aproximadamente, el mundo empezó a cambiar en forma acelerada. Hasta ese momento se podría decir que los avances tecnológicos se producían en una progresión aritmética. Pero eso cambió. Y esos avances empezaron a producirse en una progresión geométrica.

Y a los tres poderes tradicionales, el poder ejecutivo, el legislativo y el judicial, se ha tenido que agregar un cuarto poder: el poder de los medios de comunicación. Pero no es el único. Ha surgido otro poder, quizá más fuerte y poderoso que todos los anteriores. Un poder que está creciendo de forma que los poderes tradicionales no saben cómo controlarlo. Y ese es el poder del conocimiento y de la información.

Y a partir de esos cambios tecnológicos, el papel de los medios de comunicación y el poder de la información, el mundo ha comenzado un camino de cambios que no es posible predecir. A todo esto, la acumulación de riqueza y de poder real, ha pasado de reyes a los estados y actualmente a las multinacionales y grandes fortunas. Allí radica hoy el centro del poder. Y de las verdaderas decisiones.

Los Estados, ejecutores de las decisiones de los nuevos jerarcas del mundo

Y con esto, los estados han pasado a ser los ejecutores, en cierta forma, de las decisiones de los verdaderos dueños del poder. Y las leyes, nuestro estado de derecho, del cual tanto nos enorgullecemos, no son más que un instrumento al servicio de ese poder. Naturalmente, para que el mundo parezca que va a mejor, la gente siente que tiene el poder a través de los procesos electorales, y que vive mucho mejor. Sólo hay que tomar unas cuantas familias de distintos países del mundo, y veremos que en la mayoría de los casos, el acceso a los medios materiales ha cambiado enormemente desde los abuelos a los padres hasta llegar a los nietos de hoy. Pero también con grandes contradicciones: hay países en que la población padece hambrunas, pero sí tienen móviles o celulares.

Pero esa es la cara visible. Detrás hay otra cara. La cara visible es, muchas veces, un rostro hermoso. Pero la cara que se oculta detrás puede ser completamente diferente.

Pero no es el objeto de este artículo sembrar el terror ideológico escribiendo una versión siglo XXI del famoso libro el Apocalipsis. No, sólo pretendo hacer un compendio de los peligros que nos acechan. Sobre los cuales se está escribiendo bastante. Porque si pensamos en esos peligros, podremos buscar soluciones.

Este es un artículo de presentación de una serie sobre estos temas.

Las muchas caras de la crisis

Las crisis que se asoman por la ventana, ahora tienen muchas caras. A las crisis de población, crisis políticas y económicas, hemos de agregar otras nuevas. Por ejemplo la crisis del medio ambiente. Y otras más propias de la ciencia ficción: la crisis de convivencia que se producirá dentro de pocos años cuando tengamos que aprender a convivir con los robots. Quizá algún lector que haya llegado hasta este punto abandone la lectura, con un rictus de burla en el rostro.

Pero es que lo que hace pocos años era eso, ciencia ficción, hoy es realidad. Y como el avance tecnológico es geométrico, muy pronto nuestra imaginación se va a quedar corta.

Y esos cambios tecnológicos van a modificar sustancialmente nuestras vidas. No sólo los robots, sino la destrucción de nuestro medio ambiente y la destrucción de la capacidad de generar medios de alimentación suficiente. Hay que asumir y comprender los riesgos que nos acechan para tomar las medidas que permitan evitarlo. Hoy, en la persona del presidente de los EEUU tenemos la representación de los riesgos futuros.

A continuación expongo un pequeño esquema de las crisis que ya están allí. De las cuales ya se habla, pero que como no son noticias que vendan, no están en los titulares. Pero allí están.

las crisis del siglo xxi

Dentro de un par de semanas, más o menos,  volveré sobre el tema.

 

***********************

Si has llegado hasta este punto te agradecería que valoraras este post. Si lo haces desde un móvil pincha en la estrella dentro de un círculo. Te aparecerán varias opciones. También te agradecería cualquier comentario. Me ayudará a mejorar este blog. Gracias desde ya

Y si te ha gustado este artículo, te agradecería que lo compartieses. Las visitas a este blog son el alimento y la energía que  da las fuerzas necesarias para continuar.

(Visited 15 times, 6 visits today)
 

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *