La ideología neoliberal. La versión más oscura del liberalismo

 

Ideologia neoliberal

La ideologia neoliberal

La ideología neoliberal

Posiblemente sea la versión más deshumanizada de todas las sub ideologías que se alimentan de los principios básicos del liberalismo. Tienen el gran mérito de sacar lo peor de esos principios. Y lo que es importante, es que es muy probable que los padres de las ideal liberales sientan que son una traición y una manipulación perversa de sus ideas.

La manipulación de los principios del liberalismo

 

neoliberalismo2

Analicemos brevemente algunos de sus principios:

La libertad individual

La libertad individual, no existía para los que no formaban parte de las clases dominantes en esos años (siglo XVII). Los pensadores liberales lucharon por esa libertad. Pero lo que plantea el neoliberalismo, es nada menos que el derecho a hacer lo que uno quiera, una libertad total. Pero esa libertad total no es para todos: está negado a quienes no profesan sus ideas y a las clases trabajadoras.

Para colmo es un derecho que revierte el principio de libertad individual del liberalismo. Lo que hace es volver al  siglo XVII devolviendo el derecho a hacer lo que les dé la gana de las clases dominantes. La diferencia estriba en que esa libertad se comparte con los que están con esas clases dominantes y les apoyan. Lo que termina, en cierta forma, en la negación de la libertad para todos los individuos, sin distinción de clase social, ni de raza ni de posición económica, que es lo que defendían los liberales. Esta interpretación perversa de la libertad individual está  íntimamente relacionado con el otro principio básico: el de propiedad.

El derecho a la propiedad.

Según este principio todos tenemos derecho a la propiedad de los bienes que usamos, y naturalmente al de la vivienda. Y también al de los medios de producción. En su momento nace como una reacción ante el poder absoluto de las clases dominantes, que eran las dueñas de todo. En definitiva, es el derecho a ser el dueño de la casa en que vivimos, de una granja, de los medios de producción. Pero el neoliberalismo abre las puertas a que la propiedad vuelva a concentrarse en unas pocas manos. Da un paso hacia el abismo de la condición humana. Su planteamiento consiste en que debe haber “libertad” para ejercer cualquier tipo de actividad y, por lo tanto, tener cualquier tipo de propiedad .

El juego como actividad empresarial

Esto ha llevado a que sea totalmente lícito tener casinos donde la gente se vuelve adicta al juego, a las drogas y a la prostitución. Es sólo un ejemplo. Y lo podemos ver en la publicidad al juego que se hace por internet. Además  con caras muy conocidas del deporte. Es una incitación descarada al juego. Y algunas de las más grandes fortunas giran alrededor de estas actividades.

Pero no nos engañemos. No es sólo el juego. Cualquier actividad empresarial es lícita, aunque vaya contra el medio ambiente, contra la salud de los trabajadores, etc., etc. Se podrá decir que lo que estoy diciendo no es cierto, porque hay regulaciones específicas. Es verdad, pero una de las claves del neoliberalismo es la reducción de esas regulaciones. La reducción y adecuación de tal forma que las grandes empresas puedan terminar haciendo casi lo que les parezca mejor para sus intereses.

La salud: los hospitales

Vamos a poner otro ejemplo: la propiedad de los hospitales y centros de salud. La salud es una necesidad fundamental. Y por lo tanto hay una gran demanda de medicamentos y de personal sanitario para poder satisfacer esa necesidad. Hace un tiempo atrás, en el auge de la economía del bienestar, esta necesidad era cubierta por el Estado a través de Hospitales públicos. Por el principio de libertad, también había hospitales privados. Pero, poniendo el ejemplo de España, todo el que viviese en este país tenía derecho a la sanidad pública. Y a una sanidad de calidad y gratuita. Los mejores centros de salud eran hospitales públicos, como el Vall d’Hebron en Catalunya.

El caso de España

Pero el neoliberalismo no podía dejar en manos del Estado un negocio de magnitudes gigantescas. Ya tenían el negocio de las farmacéuticas, pero les faltaba hacerse con el espacio ocupado por la sanidad pública. Y así en España ha comenzado la lucha por hacerse con la propiedad de los hospitales públicos. Ya ha empezado la privatización. Y con ella la pérdida de derechos de una parte de los que vivían en España. Es el caso de los extranjeros que no tienen sus papeles al día.

El caso de Chile

Pero vamos a otro ejemplo aún más doloroso. Es el caso de Chile. Con la caída del presidente Salvador Allende y hacerse con el poder el general golpista Augusto Pinochet, se aplican las teorías del neoliberalismo. Es el primer país que las aplica, por decirlo de alguna forma, a raja tabla. Y se inicia un proceso de trasladar la sanidad pública a manos privadas.

Ese traspaso se hace reduciendo el gasto. No se dotan de recursos a los hospitales públicos. No hay dinero ni para mantenimiento, ni para los elementos más indispensables, como es algodón, gasas, etc. Y mientras van naciendo grandes corporaciones dedicadas al negocio de la salud. Y hoy en este país hay hospitales, como la Clínica Las Condes, que nada tienen que envidiar a las más modernas de Estados Unidos. Pero no es un hospital público y sus precios solo están al alcance de una pequeña parte de la población de Chile.

El caso de Estados Unidos

Y el último ejemplo: la reforma de la sanidad de Obama. Una reforma que encontró la más feroz oposición de los republicanos. ¿Porqué?. Simplemente porque estaba tocando uno de los grandes negocios. Una reforma que permitía que una parte de la población tuviese el acceso a la sanidad pública. Pero eso no era lo importante. Lo realmente preocupante era la cuenta de resultados de las compañías aseguradoras. Y como estas cuentas de resultados se han visto afectadas, el sector del partido republicano, que defiende los intereses de esas grandes corporaciones, está en contra. Y el ascenso al poder de Donald Trump hará seguramente que esta reforma desaparezca. Habrá sido el sueño de un par de años.

El elemento en común: el desprecio a la vida humana

En todos estos ejemplos, y hay muchos más, tenemos un elemento en común: el desprecio a la vida humana. Y eso es lo grave, en esta vuelta de tuerca del neoliberalismo estamos volviendo a una época en que la vida humana carece de valor. La diferencia es que ahora se hace bajo un manto de gran hipocresía. Se aparenta que la vida humana es importante, que a nadie se va a dejar morir. Pero en la realidad, la gente se muere en sus casas, por enfermedades que podrían ser curadas, pero que por falta de recursos, se tienen que quedar, allí, en las camas de sus casas. Y forman parte de los miles y quizá millones de personas que mueren en sus casas, pudiéndose haber salvado. Pero no hay estadísticas de esto. Ni las habrá. No interesa.

La libertad de mercados

Otro de los principios básicos es la libertad de mercados. Según este principio así se contribuiría al progreso económico y social. Pero el neoliberalismo da una vuelta de tuerca a este principio y nacen los tratados de libre comercio internacionales. No está mal la existencia de estos mercados. Pero lo que está mal es su verdadero fin: que las grandes empresas y corporaciones se vayan haciendo dueñas de los mercados del mundo entero. Y que las condiciones que hay detrás de esos tratados contienen cláusulas que reducen las regulaciones destinadas a evitar daños en la salud de los consumidores y que las condiciones de trabajo se vean afectadas negativamente.

El papel del Estado

El otro elemento es el papel del Estado. El Estado es un mal necesario, y como tal su papel debe estar restringido a garantizar el cumplimiento de estos derechos. Pero la forma de garantizarlo es a través de unas leyes, en teoría, de cumplimiento para todos los ciudadanos. Y en este aspecto, el neoliberalismo es el padre del nacimiento de leyes protectoras de las grandes corporaciones. Ya las leyes no se hacen pensando en la mayoría de las personas, parece que se hacen de forma tal que puedan garantizar que esas grandes corporaciones puedan realizar sus negocios.

Son unas leyes que garantizan una vuelta a un sistema de explotación hábilmente disfrazado. Ya no se le da al pueblo pan y techo. Ahora se le dan coches, diversiones, móviles, y otras cosas semejantes. Y así estamos callados, y nos hacemos insolidarios. Las muertes y las desgracias son para verlas en la tele. SI se acercan mucho, como puede ser la tragedia de los refugiados, les damos la espalda, y si molesta a nuestro “modo de vida”, les expulsamos. Si mueren, eso ya no importa. Lo que nos importa es que el Estado garantice nuestro amado modo de vida. Y así, en Estados Unidos votan a Donald Trump, y el fantasma de la ultra derecha acampa a sus anchas por la antigua Europa. Y ese es el Estado que defiende el neoliberalismo.

Igualdad ante la Ley

Íntimamente ligado al punto anterior está el principio de igualdad ante la ley. Es el último gran elemento de la lucha de los padres del liberalismo: la igualdad ante la ley. No es que sobre esto el neoliberalismo haya planteado que no somos iguales. Dentro de los papeles del Estado, la Justicia juega un papel fundamental. Las ideas liberales propiciaban una justicia igual para todos. Esa era una de las claves de los pensadores liberales. Pero, la condición humana, siempre presente, con sus ambiciones y su desprecio por sus semejantes, encontró en el neoliberalismo un vehículo adecuado para poder actuar a sus anchas.

El vehículo adecuado era y es  influyendo en el nacimiento de las leyes. A través de esas leyes desaparecería la igualdad ante la ley. Serían y son la base de una discriminación disfrazada. Sólo había que tener el poder.  Y así, como el pueblo es como es y vota por los que les van a quitar derechos, lo que había que conseguir era ese poder. En algunos países directamente con un golpe de Estado (como en Chile) y en otros a través de unas elecciones. Y al llegar al poder, sólo era cuestión de dictar leyes que favorecieran sus intereses.

Hay que reconocer que en buena medida, el poder lo van consiguiendo en muchas países gracias a lo que podríamos llamar los “errores” de la izquierda. Unas veces por su incapacidad de hacer una gestión adecuada, otras por caer en lo que algunos llaman “el infantilismo de la izquierda”. Así, una vez obtenido el poder, han ido construyendo un entramado de leyes que parece que favorecen a todos los ciudadanos de un país, pero que en realidad, dejan abierto el camino para que las grandes corporaciones puedan hacer lo que quieran. Un marco legal, de alguna forma, hecho a su medida. Como los Tratados de Libre Comercio.

 

Orígenes.-

neoliberalismo4

Los orígenes del neoliberalismo , según algunos autores,  datan del año 1938 en París. Y sus padres ideológicos habrían sido Ludwig van Mises y Friedrich Hayek. Ambos vivían exiliados en Francia y eran  de nacionalidad austriaca. Eran contrarios a las ideas de la democracia social de Franklin Roosevelt y al Estado del bienestar de los políticos británicos. Lo consideraban una forma de comunismo y de nazismo. Hayek escribió “Camino de servidumbre” en 1944 donde critica la planificación del Estado, porque considera que conduce al totalitarismo.  Mises, por su parte, publicó “La burocracia”. Ambos tuvieron un gran éxito, en especial entre los más ricos. Hay que tener en cuenta el momento histórico. Se vivía la segunda Guerra Mundial y había muchos fantasmas en el aire.

Según algunos autores en esa época se empezó a fraguar una especie de Internacional Neoliberal.

El auge del neoliberalismo

Sin embargo, su verdadero auge surge de la mano de Milton Friedman y los Chicago Boys en los años 70. Eran unos años de crisis económica y las teorías neoliberales eran una respuesta que a ciertos sectores, especialmente el empresarial, parecían la solución adecuada.

Y el golpe de Estado en Chile y la subida al poder de Pinochet, permitió probar esas teorías neoliberales. Friedman convirtió a Chile en el primer país donde se probó el neoliberalismo en toda su regla. Y como el país tuvo un fuerte desarrollo en términos macroeconómicos, se consideró que se había encontrado la varita mágica. Entonces fue aplicado en el Reino Unido por Thatcher y en Estados Unidos por Reagan.

Y de ahí se extendió a todo el mundo. Y los gobiernos dominantes en esos años no vieron más que lo que brillaba e ignoraron la parte oscura. Esa parte fue la gran desigualdad que se produjo en Chile, con el desmantelamiento de un avanzado sistema de previsión social, de educación y de salud pública que existía en los años 70. Pero también fueron años de enriquecimiento de ciertos sectores. Y las cifras macroeconómicas eran realmente buenas. Así que como el experimento había sido un éxito se exportó a todo el mundo. Y las multinacionales y los grandes empresarios dieron su beneplácito al nuevo sistema.

 

Los efectos nocivos del neoliberalismo

neoliberalismo3

Comenzaron entonces una cadena imparable de acciones que favorecían a los ricos y hacían más pobres a los pobres. Fueron unos años de reducciones de impuestos para los más ricos, de privatizaciones de las empresas públicas, de eliminación de muchas de las regulaciones que existían en todos los ámbitos. Se produjeron desregulaciones en el sector financiero, que llevaron a la crisis del año 2008. Pero también en otros sectores, generando enormes daños en el eco sistema y en el medio ambiente.

Últimamente se han publicado reportajes sobre la destrucción del medio ambiente, su efecto sobre el agua y sobre la capa de ozono, por citar algunos casos. En Chile, por ejemplo, la destrucción de la capa de ozono ha generado un aumento del cáncer de piel. Si viajas a ese país, verás que las camisas de manga larga en pleno verano son casi la prenda de uso normal. Para no citar más casos de cómo les está afectando en su modo de vida.

En el Reino Unido, con los triunfos de Thatcher y las correspondientes políticas neoliberales, el estado del bienestar se empezó a derrumbar. Hoy Inglaterra es un  país con un alto índice de personas con depresión.( Véase artículo: La salud mental en Inglaterra: datos claves ) Y el Breixit es en cierta forma una huida hacia ninguna parte de un pueblo que ha visto como sus condiciones de vida han ido de mal en peor. Y como lo fácil es echar la culpa a los emigrantes, estos están pagando los platos rotos.

La izquierda ante el neoliberalismo

Porque en todo esto hay un hecho real: la derecha sabe reinventarse. Pero la izquierda es incapaz de hacerlo. Es incapaz de buscar soluciones a los problemas que estamos viviendo. Es peor aún que eso: la izquierda en Europa y en Norteamérica ha adoptado políticas neoliberales.

La desigualdad, es uno de los grandes males del neoliberalismo, sin embargo hay sectores de la izquierda que también lo consideran como inevitable. Ya hace años, hay economistas que plantean que se deben dictar políticas y tomar medidas para favorecer a los que “están dentro del sistema”. Los que están fuera no interesan, no importan. Los aproximadamente treinta millones de norteamericanos que están fuera del sistema  no interesan para nada (el riesgo de pobreza en ese país al año 2015 era de un 13,5 % de la población) . Los que importan son los que tienen capacidad de compra.

Por eso, es que algunos plantean lo que han dado en llamar el “peligro de los países emergentes”. Es el caso de la India, con más de mil millones de habitantes, en que alrededor del 20 % está dentro del sistema. Y ahí está el peligro. Esa enorme cantidad de gente, las que no se mueren en el camino, van entrando poco a poco en el mercado de consumo. Van teniendo un trabajo, van sirviendo de mano de obra barata y además ganan un poco de dinero que termina volviendo a los bolsillos de las grandes empresas. Y para el año 2050, la India será una gran potencia, porque una gran parte de su población habrá entrado al mercado de consumo.

La mentira del milagro neoliberal

Pero el milagro neoliberal es en definitiva una gran mentira. El crecimiento económico de la era neoliberal, en especial en países como Estados Unidos y Reino Unido, no es mejor que antes de su conversión al neoliberalismo. Pero, lo que sí ha pasado es que los más ricos se ha hecho mucho más ricos. Y los que han pagado este cambio han sido las clases trabajadoras que se han ido empobreciendo.

Los paraísos fiscales

Y surgieron los paraísos fiscales. Una expresión más de este neoliberalismo salvaje. Las grandes empresas tributan por sus rentas mundiales en esos paraísos fiscales, cumpliendo así el gran deseo de los más ricos de no pagar impuestos. Y aquí están esas empresas a las cuales les rendimos un culto casi sagrado, haciendo todo lo que ellas quieren que hagamos. Me refiero a las tecnológicas, como Apple, Amazon, Google.  Tributan en países como Irlanda y Luxemburgo, que no son considerados paraísos fiscales, pero que les permite tener negocios en todo el mundo pagando unos impuestos de risa.

El negocio de las armas

Y, para no extenderme demasiado, está el aspecto moral. Y con el moral, la fabricación y venta de armas. Este es un gran negocio. Así que bajo el oscurantismo de los paraísos fiscales, grandes fabricantes de armas de las grandes potencias del mundo venden armas a todos los países en conflicto. Al fin de cuentas las guerras son un gran negocio: las armas y luego la reconstrucción. Los muertos no importan.

Los agoreros del futuro

Y como la mentalidad neoliberal es la que está dominando el mundo y la izquierda ha demostrado su incapacidad de buscar y encontrar alternativas, ya podemos escuchar a muchos economistas y políticos, que  son los agoreros de los males que le esperan a nuestra sociedad: no habrá dinero para pagar las pensiones, los sueldos terminarán bajando cada vez más, etc. etc.

La transformación del mundo en que vivimos

Si seguimos en el camino del neoliberalismo iremos a un mundo oscuro en el cual habrá unos pocos muy, pero muy ricos, no pagarán impuestos, la sanidad será pagada, la educación será también pagada, la contaminación del agua y del aire será muy dañina para la salud, la fauna se irá extinguiendo, y así sucesivamente. Lo que pasa es que si esto es así, los muy ricos no tendrán como disfrutar de sus riquezas, y la población mundial dejará de crecer, porque las enfermedades empezarán a diezmar a las poblaciones. Es decir, volvería el mundo a vivir una edad oscura como la Edad Media.

Neoliberalismo y crisis política

Lo que pasa es que el neoliberalismo ha traído como consecuencia una crisis política. En efecto, los políticos están “vendidos “ a este entramado. No harán nada por cambiar las leyes y por lo tanto, para reducir este camino hacia ninguna parte. El ejemplo lo tenemos en Europa y en España. Nadie se atreve a tocar los impuestos a los más ricos y a las grandes empresas. ¿Por qué?. Porque saben que se irán a otros países que, como Irlanda, les acogerá con los brazos abiertos. Así que prefieren que paguen poco antes que perderlos del todo. Y por lo tanto, no les queda otra cosa que financiar al Estado con los impuestos que pagan los trabajadores y las pequeñas empresas. Así irán desapareciendo esas pequeñas empresas, porque no podrán competir con las grandes que casi no pagan impuestos.

Y, ¿qué podemos hacer?

La solución no está en los políticos, la solución puede que esté en nuestras manos. Hay muchas empresas que son honestas, que pagan sus impuestos, que se preocupan por sus trabajadores. Pero hay otras, quizá no muchas, pero con un inmenso poder, que están destruyendo el planeta y “nuestro modo de vida”. Si los políticos no son capaces de buscar soluciones, es el pueblo quien debe buscarlas. Yo no tengo la respuesta. Pero sólo planteo que quedarse frente al televisor viendo como el mundo de alguna forma se derrumba, no es la mejor solución.

*************************

Más información sobre los temas tratados en este post

http://www.elconfidencial.com/tecnologia/2014-06-25/el-gobierno-no-lograra-que-google-apple-o-amazon-paguen-impuestos-en-espana_151730/ Artículo de El confidencial, en el cual se analizan las dificultades que tendrá el gobierno español para poder cobrar impuestos a las tecnológicas

El Plan de Obama: Estabilidad y Seguridad para Todos los Estadounidenses. El Programa de Reforma Sanitaria de Obama

El primer bache de la reforma sanitaria de Obama. Artículo de El País sobre la reforma sanitaria de Obama

Neoliberalismo: la raíz ideológica de todos nuestros problemas. Artículo de The Guardian, publicado en eldiario.es. Es un análisis muy completo de las consecuencias de la aplicación del  neoliberalismo

El neoliberalismo, características y efectos . Artículo escrito por Alberto Garzón Espinoza del Consejo Científico de Attac España

************************

Otros artículos relacionados

Ideologías políticas. Qué son y algunas clasificaciones

La ideología liberal

Partidos políticos. Elementos claves

Populismo. De la Rusia de los zares a Trump

***********************

Si has llegado hasta este punto te agradecería que valoraras este post. Si lo haces desde un móvil pincha en la estrella dentro de un círculo. Te aparecerán varias opciones. También te agradecería cualquier comentario. Me ayudará a mejorar este blog. Gracias desde ya

Y si te ha gustado este artículo, te agradecería que lo compartieses. Las visitas a este blog son el alimento y la energía que  da las fuerzas necesarias para continuar.

(Visited 189 times, 28 visits today)
 

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *