La doble cara de la justicia

La doble cara de la justicia

La justicia en el mundo. La doble cara de la justicia

La justicia en el mundo, una de las mayores asignaturas pendientes en el mundo actual, que quizá la pueda resolver la justicia global.

INDICE

  1. La necesidad ineludible de la justicia
  2. La justicia en el mundo actual
  3. La justicia a partir de la edad moderna
  4. Justicia global. Una nueva justicia para unos nuevos tiempos
  5. Independencia judicial. Un tema controvertido
  6. Las desigualdades en la justicia
  7. Algunas reflexiones finales

Cada día las injusticias que suceden en el mundo debieran despertar nuestras conciencias dormidas. Las injusticias con la mujer, con los inmigrantes, con los pobres,…

Vivimos en un mundo plagado de injusticias. Cabe preguntarse, ¿la justicia ayuda a reducir este problema, o quizá lo agrava?

El mundo está cambiando y la visión de la justicia, su alcance y sus instituciones parece que son inadecuadas para dar respuesta a los problemas de hoy.

Trataremos en este artículo de dar una visión global de la situación de la justicia en la actualidad, la gran desigualdad entre países, y otros problemas que hacen que la justicia no sólo sea ciega, sino también sorda

1.-La necesidad ineludible de la justicia

La justicia es absolutamente imprescindible. Un mundo sin justicia sería un verdadero caos.

La justicia en el mundo. Independencia judicial

La necesidad ineludible de la justicia

  • La independencia de la justicia y la condición humana
  • La justicia y los poderes fácticos

El mundo sufrió un importante cambio hacia adelante cuando los estados reconocieron la existencia de esos tres poderes: el legislativo, el judicial y el ejecutivo. Y que esos poderes debían ser independientes.

La independencia de la justicia y la condición humana

Sin embargo, la historia y la vida diaria nos muestra como esa justicia no es independiente y además deja mucho que desear. Hay países en que funciona mejor y otros en que esa justicia sólo favorece a determinados sectores.

La justicia, como el resto de poderes, tiene los pies de barro. Y esos pies de barro tienen su origen en la condición humana.

Esa condición humana, que lleva a que haya unos poderosos que manejan los hilos del poder. Concretamente de esos tres poderes: legislativo, judicial y legislativo. Y en el otro extremo están los pobres y desamparados del sistema. Ha sido siempre así y probablemente seguirá siendo igual.

Desde los tiempos inmemoriales, en que surgieron las bases de las más importantes religiones, los hombres y mujeres, parece que quisieron luchar contra esas fuerzas malignas que están dentro de nuestra condición humana

Y las religiones condenaron actitudes como la ambición desmedida, el robo, el asesinato, la corrupción, etc. La llamaron de diferentes modos: pecados capitales, pecados mortales,…

Pero el mundo fue formándose en base a las ambiciones desmedidas de algunos personajes, la corrupción de otros y de esos mismos personajes, el asesinato desde las esferas del poder, y un largo etcétera de actitudes negativas.

La justicia y los poderes fácticos

Y llegamos a nuestros días. Las cosas parecieran que han cambiado. Sin embargo, en el fondo los hombres y mujeres seguimos siendo los mismos de hace miles de años. Lo que pasa es que ahora existen los medios de comunicación e internet. Y los aparatos de justicia. Y la separación de poderes.

Sin embargo, los seres humanos han aprendido a burlar esos elementos de control. Y los medios de comunicación pasan a ser controlados por unos poderes fácticos, que están, muchas veces, cargados de los mismos vicios y defectos que tenían hace miles de años. Y lo mismo pasa con Internet.

Los poderes fácticos son aquellos poderes que están en la sombra. No forman parte de los poderes del Estado, pero pueden imponer sus normas a los gobiernos de turno. Y controlarlos. Son personas o grupos con enorme influencia por razones económicas o de otro tipo, y que imponen sus intereses, ya sea económicos o sociales. Aquí se pueden incluir los dueños del dinero, la iglesia, la prensa, los estamentos militares, las mafias, entre otros. Cada país de acuerdo con sus circunstancias y su historia, tendrá una determinada red de poderes fácticos.

Y volvamos a la Justicia. La justicia descansa sobre una frase que hace sonrojarse de vergüenza: hay que respetar al estado de derecho. Pero cuál es ese estado de derecho. En primer lugar ese estado de derecho nace del poder legislativo, que es el que crea las leyes. Esas leyes que conforman el estado de derecho y que se deben respetar. El problema es quiénes tienen el derecho a crear esas leyes. Quizá ahí esté el problema.

Ir al Índice del artículo

2.-La justicia en el mundo actual

Breve introducción a la situación de la justicia en el mundo actual y los elementos que hacen que esa justicia sea muy diferente para una parte dominante de la población mundial y otra muy diferente para el resto.

la justicia en el mundo

La justicia en el mundo actual

  • El caso de México
  • La ignorancia es la fuente donde beben los poderosos
    •  El zarpazo a la educación
    •  El derecho a la educación y su efecto sobre la justicia
  • El poder judicial y quienes lo componen
    •  Los pobres tienen escasas posibilidades de llegar a ser jueces
  • La intromisión de los otros poderes en el nombramiento de los altos cargos del poder judicial
  • La ausencia de control psicológico a los jueces
  • El triste resultado de todo esto
    •    El caso de España
  • Los perjudicados
  • La ausencia de formación específica y de recursos

La justicia se basa en unas leyes, que constituyen el “estado de derecho“.

Pero, ¿ quienes son esos privilegiados que crean las leyes?. En general, esos son unas personas que las elegimos “libremente” para que nos representen y dicten esas leyes. Sin embargo, este sistema es como una casa que se llueve por todas partes. Existe el cohecho, en menor o mayor grado, donde los votos se compran. Mediante dinero, regalos o favores.  Pero también están las campañas publicitarias, las campañas de descrédito en los medios de comunicación y toda clase de elementos para atacar a los candidatos que no gustan a esos poderes fácticos. Incluso el asesinato, como en las recientes campañas electorales en México

El caso de México

En el caso de México, en las elecciones presidenciales del 27 de Junio de 2018, por lo menos 133 políticos fueron asesinados. Parece ser que esta escalada de violencia fue el resultado de que los partidos tradicionales en el poder, podrían perderlo. Como efectivamente así sucedió

Más información en los  siguientes artículos

a)  México cierra la campaña electoral con más de 130 políticos asesinados.

https://www.elperiodico.com/es/internacional/20180627/mexico-cierra-una-sangrienta-campana-electoral-con-mas-de-130-candidatos-asesinados-6912324

b) Asesinatos y atentados; las entrañas abiertas del violento proceso electoral mexicano

https://www.elsoldetijuana.com.mx/mexico/justicia/asesinatos-y-atentados-las-entranas-abiertas-del-violento-proceso-electoral-mexicano-1803676.html

Así que el sistema, aparentemente perfecto, falla por sus cimientos. Las personas que elegimos para que nos representen y dicten las leyes, están viciadas por el cohecho, las campañas de los medios de comunicación, el uso indiscriminado del desprestigio en base a calumnias, mentiras, y un amplio etcétera. Incluso el asesinato, como el caso de México, como se ha dicho.

La ignorancia es la fuente donde beben los poderosos

Los poderosos tienen el control de los medios de comunicación, con los que van lavando el cerebro de los votantes.

Las campañas de descrédito juegan un papel importantísimo en esta desnaturalización de la justicia. Y además, se creó el marketing político, que por un lado ensalza y mitifica las virtudes de determinados candidatos, mientras hunde en la miseria al resto. Se aplican las teorías del “marketing de guerra” en lo que de alguna forma, todo vale. Y esto no es una cuestión de un tipo de partidos o de otros. Son las terribles reglas del juego del sistema actual sobre el cual descansan las elecciones y el llamado “juego político”.

También influye la falta de cultura política de los pueblos. Hay países en que, como España, se han quitado asignaturas como la filosofía, porque esa filosofía enseña a pensar. Y eso no interesa, la gente que piensa es peligrosa y de alguna forma debe ser eliminada.En algunos casos extremos hasta físicamente.

En el pasado sólo sabían leer y escribir los más privilegiados que ostentaban el poder. No interesaba que la plebe dejase de ser ignorante. Hoy en el fondo sigue igual, pero vestida con ropas diferentes, para que parezca que eso ha cambiado. Y que todo el mundo tiene derecho a la educación.

El zarpazo a la educación

Un pueblo sin educación es un pueblo manipulable.  La filosofía enseña a pensar, por eso ha sido atacada. Dos ejemplos:

España: A partir del curso 2015/2016, la asignatura de Historia de la Filosofía deja de ser obligatoria para las áreas que no pertenecen a Humanidades. Más información aquí.

México: La reforma Integral de la Educación Media Superior iniciada en 2008, deja de considerar obligatorio el estudio de la filosofía en la educación media superior. La SEP y la eliminación de las humanidades

El derecho a la educación y su efecto sobre la justicia

Hubo un tiempo en que ese sueño parecía que se iba a hacer realidad. Se incluyo en las Constituciones de los países el “derecho a la educación“. Hasta se crearon escuelas gratuitas y universidades también gratuitas. Pero pronto los poderes de siempre se dieron cuenta que eso no les convenía. Y fueron creando leyes que de una forma u otra fueron convirtiendo parte o el todo de esos logros en papel mojado. Claro que ha habido países que se han librado de  esto y mantienen un alto desarrollo de la educación gratuita para todos. Pero también son muchos los que no han tenido esa suerte.

La falta de educación hace a las personas más manipulables , como ya se ha dicho, y  por lo tanto, más fácil de conseguir que voten y se elijan a quienes los poderes de siempre desean.

El resultado es que mayoritariamente se eligen a representantes que defienden los intereses de esos poderes fácticos. Y por lo tanto las leyes que se crean son leyes que les favorecen.

Y con todo esto la justicia empieza a sufrir graves desviaciones. Las leyes que la rigen ya no son las mismas para todos, sean ricos o sean pobres, sean blancos o sean negros, sean cristianos o sean musulmanes. En el papel somos todos iguales ante la ley. Pero en la práctica hay una justicia diferente para los poderosos de siempre y otra para el resto de los mortales. No está escrito, sino que esta diferente justicia muestra su cara en las sentencias, la capacidad para poder acceder a los “mejores” abogados  y en las interpretaciones que los jueces hacen de esas leyes.

El poder judicial y quienes lo componen

Los pobres tienen escasas posibilidades de llegar a ser jueces

Y que pasa con los miembros del poder judicial . Algo parecido. Se eligen a jueces que deben pasar unas pruebas u oposiciones. Pruebas complicadas, difíciles. Y naturalmente, los más pobres, los más necesitados de justicia, no pueden optar a ser jueces. Por un lado están mal alimentados, lo cual le afecta a su capacidad de aprendizaje. Pero también, no tienen acceso a colegios particulares caros donde están, muchas veces los mejores profesores. Es decir, tampoco tienen la opción de aprender en los mejores colegios. Y por último, se preparan en academias caras donde les “enseñan” a sacar adelante esos exámenes. Esto lleva a que la justicia tenga una fuerte tendencia a ser clasista.

La intromisión de los otros poderes en el nombramiento de los altos cargos del poder judicial.

Y en algunos países, hay ciertos niveles del aparato judicial, en que sus miembros son en parte o en su totalidad, elegidos por el poder legislativo y/o el poder ejecutivo.

En el caso de España, los miembros del Tribunal Constitucional son doce. De los cuales cuatro son propuestos por el Congreso (los diputados), cuatro por el Senado, dos por el Gobierno y dos por el Consejo General del Poder Judicial.

Por su parte, ese Consejo del Poder Judicial, está formado por veinte miembros. Y estos miembros son elegidos 10 por el Congreso y 10 por el Senado. Ver más información en el siguiente artículo del Poder Judicial en España:

http://www.poderjudicial.es/cgpj/es/Poder-Judicial/Consejo-General-del-Poder-Judicial/Informacion-Institucional/Composicion/

Los miembros del Tribunal Supremo de Justicia en España, el órgano de mayor rango, son en su totalidad nombrados por el Consejo General del Poder Judicial.

La ausencia de control psicológico a los jueces.

Y todo eso sin tener en cuenta, que no suelen haber pruebas psicológicas para saber si los candidatos son aptos para ser jueces. En la empresa privada se cuida mucho este aspecto. Pero en la carrera judicial se ignora. Lo que les interesa es que se sepan las leyes. Otra cosa, sin importancia, es que tengan la capacidad mental para aplicar adecuadamente esos conocimientos. Y el resultado es la existencia de jueces con características misóginas, y con otros problemas que afectan a su capacidad para dictar justicia.

El triste resultado de todo esto.

Resultado: que los jueces terminan siendo también unos títeres que los mueven desde la oscuridad los poderes fácticos. Aunque ellos crean que actúan en forma independiente, en la realidad han sido manipulados como títeres para llegar a ser jueces y dictar la justicia que al PODER le interesa. Quizá sea un poco bestia lo que acabo de afirmar. Pero por lo menos, creo que vale la pena preguntarse hasta que punto no puede estar pasando esto. Sus mentes han sido de alguna forma influenciada durante sus procesos de formación académica.

Así,  cuando algún juez se sale de los patrones que esos poderes fácticos establecen, entonces o los matan (caso de jueces en Italia, por luchar contra la mafia) o los echan de la carrera judicial (Baltasar Garzón y Elpidio Silva, en España)

En Italia tenemos el caso del juez Giovanni Falcone que fue asesinado en 1992, por intentar desmantelar la Cosa Nostra. Es decir la mafia. Pero no es el único. También fue asesinado por la misma razón el juez Paolo Borsellino, el mismo año.

En Colombia, la mafia del narcotráfico asesinó al juez Carlos Enrique Valencia García, el año 1989. En 1985 asesinaron al juez Tulio Manuel Castro Gil. Y en 1986 al juez Gustavo Zuluaga Serna. Y hay más.

En México asesinaron en el año 2016 al juez Vicente Antonio Bermúdez, también por un tema de narcotráfico.

El caso de España

En otros países, como en España, los jueces “molestos” no son asesinados. Pero los sacan de circulación, inhabilitándolos para ejercer como jueces. Es el caso del Juez Baltasar Garzón, que en el año 2012 fue inhabilitado por 11 años y expulsado de la carrera judicial. Y ¿cuál fue su delito?. Uno muy grave para el Tribunal Supremo de Justicia de España: luchar contra la corrupción de uno de los partidos más importantes de España: el partido Popular.

Ver más en el siguiente artículo de elpais.com: Garzón dice adiós a la carrera judicial al ser condenado a 11 años de inhabilitación

https://elpais.com/politica/2012/01/23/actualidad/1327315561_578421.html

Pero no ha sido el único. El juez Elpidio Silva también ha sido condenado a 17 años de inhabilitación, en el 2014, por sus actuaciones contra Blesa (un importante banquero) y Gerardo Díaz Ferrán (un ex presidente de los grandes empresarios, la CEOE)

Así que los poderes van tomando forma para que el poder lo sigan teniendo siempre los mismos.

Los perjudicados

Y los perjudicados con este sistema son en buena medida las mujeres, los pobres y también en algunos casos los discriminados por razón de sexo y/o religión

Porque los jueces son mayoritariamente hombres, y entre las pocas mujeres que llegan a altos niveles en la carrera judicial, muchas se han transformado, llegando a ser en ocasiones, más misóginas y machistas, que los propios hombres

Son muchos los casos que se pueden citar. Entre ellos las mujeres maltratadas psicológicamente por sus maridos. Las leyes a veces exigen el daño físico demostrado. El daño psicológico es más difícil de probar.Y si además ese marido es abogado, por ejemplo, ya tiene muchos puntos para perder. Los abogados posiblemente sean uno de los profesionales más corporativistas. Y si para colmo ese abogado trabaja en un bufete importante, la cosa es aún peor. Los bufetes importantes no lo son tanto por la calidad y conocimientos de sus abogados, sino en una buena medida, por los contactos que tienen. Contactos en las esferas judiciales y las políticas. Un cóctel muy explosivo que es como una bomba de relojería para una mujer que se atreva a enfrentarse a un abogado que forme parte de un gran bufete.

La ausencia de formación específica y de recursos.

Hace falta formación específica de los jueces, por ejemplo, sobre feminismo y violencia machista. Pero, si el control lo tienen los hombres, ¿para qué cambiar las cosas si así como están ellos son los beneficiados?

También la falta de recursos ralentiza la labor de la justicia y la puede llevar a errores. Hay casos en los cuales se establece un plazo para que se resuelva un tipo de causa, y que si no se ha resuelto, se da por cerrada.

Más información en este  artículo de legaltoday.com : Plazo máximo de instrucción de las causas penales

http://www.legaltoday.com/opinion/articulos-de-opinion/plazo-maximo-de-instruccion-de-las-causas-penale

Ir al Índice del artículo

3.-La justicia a partir de la Edad Moderna

Un poco de historia de la justicia desde los tiempos modernos hasta la segunda guerra mundial.

Justicia. La justicia en el mundo. Independencia judicial

La justicia a partir de la edad moderna

Se puede decir que la separación de poderes ya fue analizada por Aristóteles en su libro Política. Allí ya afirmaba la existencia de tres elementos en la vida política: a) el que delibera; b) el que manda y c) el que juzga.

Sin embargo, la separación de poderes, engendro de como ahora la concebimos, no aparece hasta el s. XVII, con John Locke. El padre del liberalismo escribió en 1690 su obra  “Segundo Tratado sobre el gobierno civil“. Allí describe tres poderes: el poder legislativo, el poder ejecutivo y el poder federativo. Este último se refiere a las relaciones internacionales.

Pero cuando esta separación de poderes toma su verdadera forma es con Montesquieu, en 1748, cuando escribe El espíritu de las leyes, donde se establecen los poderes tal y como los conocemos hoy: poder legislativo, poder ejecutivo y poder judicial.

Estos poderes, sin embargo, necesitan de unos controles que eviten los excesos y delimiten los ámbitos de cada uno. Estos controles han llevado en la actualidad a diferentes situaciones en la interpretación de estos poderes.

En España, por ejemplo, la constitución establece que una de las funciones del poder legislativo es la de controlar al poder ejecutivo. Y en España, quien nombra al Presidente y quien lo puede quitar (mediante la moción de censura) es el poder legislativo, en concreto, la cámara de Diputados, llamada  Congreso.

Y el poder judicial, también en España, pierde parte de su independencia, a través de los sistemas de nombramiento de los principales órganos del Poder Judicial.

Ir al Índice del artículo

 


4.-Justicia global. Una nueva justicia para unos nuevos tiempos

El nacimiento de una nueva justicia

Justicia global

Justicia global

  • La justicia global. Concepto filosófico
  • El alcance de la justicia
  • La justicia y su papel distributivo
    •   Una justicia redistributiva y la economía
  • El papel de las instituciones
    •    Los organismos internacionales

A partir de la segunda guerra mundial, ante los grandes fallos de la justicia, en especial por su consideración de justicia local, nace un movimiento: la justicia global. Esta corriente de pensamiento rebate el concepto estatista y local de la justicia y defiende la universalidad de la justicia. Y plantea la necesidad de crear instituciones de justicia de ámbito internacional.

Entre estos organismos internacionales creados después de la segunda guerra mundial podemos citar a los siguientes

a) ONU. Nace oficialmente el 24 de octubre de 1945. Es especialmente importante la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que esta organización aprobó el 10 de diciembre de 1948. Y no podemos olvidar que los derechos humanos están muy relacionados con el concepto de justicia global.

b) UNICEF. Fondo de Naciones Unidas para la Infancia. Fue creada en 1950. En su origen su preocupación fueron los niños de Europa, huérfanos o desprotegidos, como consecuencia de la Segunda Guerra Mundial.

c) Corte Penal Internacional. Creado el 17 de Julio de 1998, pero que entra en vigor en 2002. Esta corte internacional es criticada por muchos países y organizaciones políticas. Quizá tengan razón en algunas de sus críticas, pero también está presente el hecho que a los poderes dominantes no les gusta que nadie interfiera en sus asuntos. No deja de ser curioso, por llamarlo de alguna forma, que algunos países como Estados Unidos, no han firmado el tratado de Roma, donde nace esta Corte.

 

 

La justicia global. Concepto filosófico.

La base de su pensamiento radica en la consideración de que el mundo en que vivimos es injusto. Y que descansa sobre un sistema que contribuye a que aumenten las desigualdades, que los ricos sean cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres. Esta afirmación es global. Porque también existe una desigualdad entre países. Los pobres de los países ricos no tienen nada que ver con los pobres de los países pobres.

Pero no hay que mirar sólo la fachada. En los países ricos, la presión por destacar y tener bienes, está generando un nuevo drama: las depresiones. Existen personas que no son pobres en términos de ingresos, sino que son pobres en términos de felicidad. La fachada de los países ricos esconde un tsunami de infelicidad. Si no basta con mirar los índices de suicidio en los países más desarrollados. Según la OMS la mayoría de los suicidios se producen en los países desarrollados.

Véase el artículo: Más de la mitad de suicidios en el mundo ocurren en países en desarrollo, según la OMS

https://www.elespectador.com/noticias/salud/mas-de-la-mitad-de-suicidios-en-el-mundo-ocurren-en-paises-en-desarrollo-segun-la-oms-articulo-795429

La justicia global plantea tres grandes interrogantes: a) Cuál es el alcance de la justicia; b) Si la justicia debe o no ser distributiva y d) El papel de las instituciones

El alcance de la justicia.

Hay muchos trabajos teóricos sobre este tema. La mayoría se basan en el economista y filósofo indio Amartya Sen. La gran contribución suya es que lo importante no es tratar de conseguir una justicia perfecta, cosa imposible, sino identificar y reparar las injusticias que son posibles de erradicar. Aunque sea parcialmente. Ahora bien, si bajamos al suelo del común de los mortales, este alcance no es más que el dilema entre si la justicia debe seguir siendo ciega o debe abrir los ojos. La justicia ciega se basa exclusivamente en la interpretación de las leyes. Pero ya hemos comentado que estas leyes pueden tener los pies de barro. Pueden estar contaminadas por los poderes legislativos que también lo están por los llamados poderes fácticos. También es cierto que si no hay unas leyes que se deben respetar caeríamos en la anarquía que es mucho peor.

O sea, si seguimos a Sen, la justicia no debe conformarse con resolver los casos que se le presenten bajo el prisma de unas leyes que se consideran perfectas. La tendencia actual de la justicia es justamente eso: aplicar e interpretar unas leyes determinadas. Y esa justicia, que pretende ser perfecta, no tiene en cuenta algo fundamental para Sen: la existencia de injusticias reparables. Aquí nos encontramos en el gran dilema. Si la aplicación de una norma injusta la aplicamos sólo porque es la norma, ¿qué tipo de justicia estamos aplicando?.

Por eso es que la justicia con las limitaciones locales, debe estar sujeta a una justicia internacional. Esto no libera del riesgo de ser sometidos por los países poderosos y por las fuerzas dominantes en cada país y en el mundo. Sin embargo, algo mejor puede ser la justicia.

La justicia y su papel distributivo

Así como siempre se ha aceptado que la economía, y en concreto los impuestos, deben jugar un papel de redistribución de la riqueza, no pasa lo mismo con la justicia. No se percibe la redistribución de la riqueza como algo que tenga que ver con la justicia.

Sin embargo, la enorme desigualdad existente en el mundo, entre los que más tienen y los que apenas si disponen de lo necesario para vivir, pone en el tapete de la discusión, si la justicia no tiene algún papel que jugar en este aspecto.

Nace aquí la duda sobre la existencia de posibles injusticias con carácter sistémico. Y surgen muchas interrogantes. Por ejemplo, si los ricos deben contribuir a la mejor distribución de la riqueza. Y si es así, si debe ser a través de herramientas, como por ejemplo, los impuestos, o si debe ser a través de la caridad. Ya sea a título personal o institucional.

Una justicia redistributiva y la economía

En todo caso una justicia redistributiva debe ir de la mano con las políticas económicas de un país. Es decir, si queremos que la justicia sea redistributiva, debemos crear una estructura legal que sirva de soporte a esa justicia redistributiva. Y esa estructura legal debe tener en cuenta la realidad de cada país. Es decir, el grado de desigualdades existentes y los niveles de pobreza, entre otros. Y las leyes que se creen y su  aplicación deben permitir luchar contra esas desigualdades y esa pobreza, pero sin dañar al aparato productivo.

Desgraciadamente, para luchar contra las desigualdades y la pobreza, se debe tener en cuenta, que hay grandes dificultades. Que se debe pasar por reducir el paro, mejorar la formación de los trabajadores, aumentar la productividad, mejorar los salarios, aumentar la demanda, aumentar los ingresos de las empresas y así poder subir los impuestos. Son todo un conjunto de elementos interrelacionados que funcionan como un castillo de naipes. Si uno se resiente, el castillo se derrumbará. Y las leyes, por muy eficientes que parezcan, resultarán inútiles.

Siguiendo a Sen, la justicia debe permitir reparar las injusticias que son reparables. Pero si creamos una estructura plagada de fallos estructurales, las injusticias dejarán de ser reparables, para convertirse en sistémicas.

El papel de las instituciones

Al principio de este apartado se han indicado algunas instituciones que han sido creadas después de la Segunda Guerra Mundial. Estas instituciones se crearon para ayudar a resolver los graves problemas que tenía Europa y el mundo  en esos años: hambre, la reconstrucción, los huérfanos, la falta de empresas y de trabajo, etc.

Esas instituciones sirvieron para resolver esos problemas. Y también se fueron viendo las desigualdades en la aplicación de la justicia. Las leyes en cada país, podían llegar a ser diametralmente opuestas a las de otros países. Es el caso de la pena de muerte, y el trato a los homosexuales y el aborto, entre muchos otros.

Así que fueron surgiendo otras instituciones internacionales. En la Unión Europea se creó el Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea. Este tribunal resuelve en los casos en que se incumplan las leyes de la Unión Europea. Por lo tanto, los temas que están regulados por leyes comunitarias, deben ser cumplidas por los estados miembros. Se rompe el carácter localista de algunos espacios normativos.

Un ejemplo de la importancia de este hecho es que la pena de muerte ha sido abolida en todos los países miembros. En su momento, hubo países que se opusieron, como es el caso de Polonia, pero posteriormente debieron acatar explícitamente esta prohibición

Otro organismo internacional de justicia es la Corte Internacional de Justicia, órgano judicial de la ONU. Se creó en 1945, y empezó a funcionar al año siguiente.

Los organismos internacionales

La importancia de los tribunales internacionales. Los de la ONU y los de la UE. Pensar que hay una enorme diferencia en cómo los países tratan diferentes temas. Como ya se ha dicho, la pena de muerte, la aceptación o no de la homosexualidad, el tratamiento de las violaciones (acuerdo de Estambul). Estos tribunales permiten de alguna forma poner en evidencia ciertos problemas en la justicia de algunos países. No pueden actuar sobre las leyes existentes (los países son soberanos), pero pueden influir y crear corrientes de opinión. Pueden ejercer presiones.
Ir al Índice del artículo

5.-Independencia judicial. Un tema controvertido

La independencia judicial, una asignatura pendiente

Independencia judicial

Independencia judicial. Un tema controvertido

  • La influencia de los poderes del Estado y los poderes en la sombra
    •   El Grupo de Estados contra la Corrupción (GRECO)
  • Los medios disponibles. Otra barrera a la independencia de la justicia
  • La corrupción. Otra sombra oscura sobre la independencia judicial
  • La necesidad de juzgar en conciencia
  • España y la independencia judicial

La influencia de los poderes del Estado y los poderes en la sombra

La independencia judicial, sobre la cual la justicia ha basado su funcionamiento a partir de la edad moderna, parece que empieza a hacer agua. Según el principio de independencia judicial, los organismos judiciales, por ejemplo, los Tribunales de Justicia, deberían dictar sentencias sin la influencia de los otros poderes del Estado. Ni tampoco de otros poderes en la sombra, como son los intereses de los partidos políticos, los intereses económicos o, incluso, las mafias.

Pero esta independencia no sólo debería referirse a las sentencias. La independencia debe ser un concepto mucho más amplio, que incluya por lo tanto, los órganos de gobierno de ese poder judicial. O sea, que no interfieran en el nombramiento de los jueces, en especial, de los organismos superiores de justicia. Por ejemplo, en el caso de España, el Organo del Poder Judicial, el Tribunal Supremo y el Tribunal Constitucional.

El Grupo de Estados contra la Corrupción (GRECO)

En esta cuestión de la independencia de la justicia, el nombramiento de los jueces es un tema clave. En este aspecto se pueden mencionar tres puntos muy graves de falta de independencia en España, según el Grupo de Estados contra la Corrupción (GRECO):

  1. Los partidos políticos tienen la capacidad para ejercer un control sobre la totalidad de los miembros de Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Como ya se ha dicho, a través de su capacidad para nombrar a dichos miembros
  2. Por otro lado, ese CGPJ nombra a propuesta de los parlamentos autonómicos, a la mitad de los jueces de los Tribunales Superiores de Justicia de las Comunidades Autónomas, en las Salas de lo Civil y lo Penal.
  3. El papel del Ministerio Fiscal, que cada vez tiene más influencia en el ámbito penal. En España el Fiscal General es nombrado por el Gobierno de turno
  4. El funcionamiento del CGPJ es sometido anualmente a un control por el poder legislativo, es decir, por las Cortes Generales.

Los medios disponibles. Otra barrera a la independencia de la justicia

También la independencia judicial está influenciada por los medios de que dispone. Y esos medios, normalmente están definidos en los presupuestos anuales. Los que a su vez suelen ser establecidos por el Ejecutivo y aprobados por el Parlamento o poder legislativo.

O sea, que los medios de que dispone el poder judicial depende de los poderes ejecutivos y legislativos. Y está de más decir, que una justicia carente de medios, será una justicia ineficiente y que posiblemente la calidad de sus sentencias deje mucho que desear. La carencia de los medios necesarios, es un gran agujero en la independencia judicial. Implica una Administración de justicia (personal de apoyo y medios tecnológicos al servicio de los jueces) insuficiente o ineficiente. Implica también unos jueces recargados de trabajo. Y casos y casos que se eternizan. Especialmente los temas complejos, que casualmente son los que afectan a los centros de poder, por ejemplo, del poder económico. Y estos centros de poder tienen la capacidad de contratar a los mejores bufetes. No porque sean los más preparados, sino porque tienen los mejores contactos y los mejores especialistas en dilatar los juicios.

La corrupción. Otra sombra oscura sobre la independencia judicial

Esto nos lleva a otro elemento que daña la independencia judicial: la corrupción. Como las instituciones de justicia están formadas por hombres y mujeres, la posibilidad de que la sombra de la corrupción les alcance, es una realidad. Indudablemente hay países y países. Culturas y culturas. Por lo tanto, la posibilidad de que la corrupción manche las instituciones judiciales es muy diferente en unos países y culturas que en otros. Pero en todos existe el riesgo

Sólo para citar dos ejemplos. Uno en Europa, en Italia donde la mafia y la Cosa Nostra, o compra a los jueces o los mata. Naturalmente son situaciones extremas, pero han existido y pueden volver a estar presentes.

Y en Colombia, en los tiempos del narco Escobar, también pasó lo mismo.

La necesidad de juzgar en conciencia

Otro elemento muy importante es la necesidad de que los jueces juzguen en conciencia. Esto implica que deben dictar sus sentencias bajo un estado de independencia subjetiva, es decir, sujeta sólo a lo que establezcan las normas legales y las normas deontológicas de sus colegios de abogados. Esto puede llevar a actuar fuera de la realidad. No se debe olvidar, que todo los actos que cometemos los seres humanos, los hacemos dentro de un contexto que puede ser muy complejo. Por lo que pretender dictar una sentencia en función sólo de las normas, ignorando el contexto, puede llevar a sentencias con un alto grado de injusticia.

Es lo que ha pasado en España con el caso de la Manada y de Juana Ribas. No quiere decir esto, que los jueces deban caer en las redes de la presión mediática. Pero tampoco, en aras de una justicia independiente, “pasar” absolutamente del contexto en que se comenten los delitos.

La violencia de género

Otro ejemplo es el tratamiento de la violencia de género. Hay una tendencia de los jueces en evaluar las denuncias como un tema puntual. Y en el caso de la violencia de género, en la mayoría de los casos, hay una actitud continuada en el tiempo. Es decir, que adoptar una decisión judicial en función de una denuncia concreta, sin tener en cuenta el contexto, y éste dentro de un horizonte temporal amplio, es un error judicial. Un fallo de la muy cacareada independencia judicial

España y la independencia judicial

Según el Eurobarómetro de Abril de 2017, España sería el cuarto país con menor independencia judicial de la Unión Europea. Sólo habría tres países peores que España: Bulgaria, Croacia y Eslovaquia.

Por otro lado, según el Foro Económico Mundial, de un total de 137 países, España ocuparía el puesto 58.
Ir al Índice del artículo


6.-Las desigualdades en la justicia.

La doble cara de la justicia. Una fuente de desigualdades.

La justicia en el mundo

Las desigualdades en la justicia

La justicia no se escapa a unos tiempos marcados por el aumento de la desigualdad. A la justicia en sí misma debemos agregar las enormes desigualdades entre los países.

Diversas organizaciones analizan y establecen rankings al respecto Aquí analizaremos brevemente uno de esos rankings

El ranking que analizaremos es el de Rule of Law Index, una  organización  que mide “el estado de derecho” en el mundo. En su informe para los años 2017-2018, se han basado en 110.000 encuestas hechas en hogares y en otras 3.000 a expertos en estos temas. Y estas encuestas se han hecho en 113 países .

Tratan de medir el estado de derecho en base a ocho elementos que consideran claves:

  • Las restricciones a las facultades de Gobierno de los aparatos de Justicia
  • La ausencia o no de corrupción
  • La existencia de un Gobierno abierto
  • Los derechos fundamentales
  • El Orden y la Seguridad
  • La aplicación de regulaciones
  • La justicia civil
  • La justicia criminal

La información que se indica a continuación está basada en el siguiente informe:

Rule of Law Index 2017 – 2018

En Europa Occidental y América del Norte están 8 de los 10 países mejor valorados, siendo Dinamarca el que obtiene la mejor valoración seguido de Noruega.

En América Latina, es Uruguay el país mejor situado, en el lugar 22º seguido por Costa Rica y luego por Chile. Y Venezuela es el que ocupa el último lugar entre los 113 países analizados

Los diez países mejor valorados-

La lista de los 10 mejores países en el mundo es la siguiente:

1.- Dinamarca; 2.- Noruega; 3.- Finlandia; 4.- Suecia; 5.- Holanda ; 6.- Alemania;7.- Nueva Zelandia; 8.- Austria; 9.- Canadá; 10.- Australia

Se puede observar que en esta lista los seis países mejor valorados son europeos. Además los cuatro primeros son países nórdicos. Esto nos debería hacer reflexionar.

Y en los cuatro siguientes nos encontramos con uno europeo, otro de América del Norte y dos de Oceanía.

Los siguientes 103 países analizados.

Los mejores por continente (después de los diez ganadores absolutos)

Y por continentes, los 10 mejores, a partir del puesto 11 son los siguientes:

En Europa, donde siguen demostrando que es el continente con menores desigualdades entre países, los siguientes diez son estos:

12.- Estonia; 15.- Bélgica; 17.- República Checa; 18.- Francia; 21.- Portugal; 23.- España; 25.- Polonia; 26.- Eslovenia; 29.- Rumania; 31.- Italia

Dentro de América, los  más destacados son:

19.- Estados Unidos; 22.- Uruguay; 24.- Costa Rica; 27.- Chile; 30.- Barbados; 36.- Granada; 40.- Bahamas; 41.- Dominica; 47.- Jamaica; 46.- Argentina

Otros países de América (Se incluyen por la importancia que tienen):

52.- Brasil; 60.- Perú; 85.- Ecuador; 92.- México; 106.- Bolivia

En Asia, los mejores a partir del puesto 11, son los siguientes:

13.- Singapur; 14.- Japón; 16.- Hong Kong; 20.- Corea del Sur; 32.- Emiratos  Árabes; 42.- Jordania; 51.- Mongolia; 53.- Malasia; 58.- Nepal; 59.- Sri Lanka;

Otros países de Asia que también se incluyen por su importancia: 62.- India; 63.- Indonesia; 71.- Thailandia; 74.- Vietnam; 75.- China

En África la situación se puede considerar crítica. Es el único continente que no tiene ningún país entre los 40 mejor evaluados

43.- Ghana; 44.- Sudáfrica; 44.- Bostwana; 49.- Senegal; 54.- Túnez; 66.- Malawi; 67.- Marruecos; 70.- Burkina Fasso; 83.- Zambia; 93.- Sierra Leona.

Ir al Índice del artículo

7.-Algunas reflexiones finales

Y para cerrar este post algunas reflexiones

Justicia

Una justicia que no se ajusta a la realidad, no es justicia. En ocasiones, las motivaciones de una sentencia no tienen nada que ver con la realidad. Caso de Juana Ribas, en España

La incapacidad de valorar adecuadamente las pruebas. Los jueces pueden tener tendencias políticas, sexuales, de discriminación, machistas, etc, que les conduzcan a sobrevalorar una pruebas y a minusvalorar a otras.

El corporativismo en la carrera judicial. En todas las profesiones hay corporativismo, pero en este caso, quizá sea más acentuado

El machismo en la justicia. Los aparatos judiciales, en muchos países, por ejemplo, en España, están muy marcados por el machismo. Ver el caso de Juana Ribas, ya citado,  y el de Angela González, por el cual la ONU condenó a España por no proteger a su hija quien fue asesinada por su padre.

Los cambios en los delitos, y la incapacidad de la justicia actual en adecuarse a ellos. Los narcopisos, los delitos de la extrema derecha, la ciberdelincuencia, la moneda virtual y los delitos económicos, son ejemplos de la velocidad con que cambian los delitos frente a la lentitud de adaptarse de la justicia. Y la falta.de formación específica. Son ejemplos de que la justicia no se adecúa a los tiempos

FUENTES

GRECO: Grupo de Estados contra la Corrupción: https://www.coe.int/en/web/greco

Foro Económico Mundial: Reunión Anual del Foro Económico Mundial
Ir al Índice del artículo
************************

Otros artículos relacionados

El hambre en el mundo y la crisis de alimentos

El estado del bienestar. La difícil financiación

La desigualdad de género. Un drama planetario

La desigualdad en el mundo

***********************

Si has llegado hasta este punto te agradecería que valoraras este post. Si lo haces desde un móvil pincha en la estrella dentro de un círculo. Te aparecerán varias opciones. También te agradecería cualquier comentario. Me ayudará a mejorar este blog. Gracias desde ya

Y si te ha gustado este artículo, te agradecería que lo compartieses. Las visitas a este blog son el alimento y la energía que  da las fuerzas necesarias para continuar.

(Visited 33 times, 8 visits today)
 

You may also like...