LA DESIGUALDAD DE GENERO. Un drama planetario

la desigualdad de genero

 

LAS CARAS DE LA DESIGUALDAD

La desigualdad de género es desde tiempos inmemoriales un drama planetario. Un mundo de hombres que se ha creído dueño y señor de todo, incluidas las mujeres. Y hacer cambiar ese mundo es una tarea difícil. Aunque hay que reconocer que hay enormes diferencias entre pueblos y sociedades.

Pero esta desigualdad no es la única. Por desgracia nuestras civilizaciones están demasiado plagadas de muchas y variadas formas de desigualdad,

Lo concreto es que la desigualdad es algo muy presente en nuestro mundo actual. Y que esa desigualdad tiene muchas caras. Algunas que son absolutamente nuevas. Por ejemplo, la desigualdad biológica, que avisan que está asomándose por la ventana. Lo dicen unos expertos en biología y en predecir el futuro.

Por lo tanto, la desigualdad tiene muchas caras.

Y en este artículo sólo me referiré a una de ellas: la desigualdad de género. ¿O debiera decir “desigualdad generada por el machismo”?

LA DESIGUALDAD DE GENERO

Empiezo por ella, porque por lo menos en el que llamamos primer mundo ( y no sé porqué) hay un intento por combatirla. Esta desigualdad es la que existe entre hombres y mujeres. Mejor dicho entre mujeres y hombres. La desigualdad que genera ese machismo que domina prácticamente a todas las sociedades de nuestro planeta. Ese machismo que lleva a que las mujeres  ganen menos por el mismo trabajo que un hombre. Y muchas más manifestaciones.

La desigualdad de genero

El círculo vicioso de la desigualdad de género

Enumeraré algunas de ellas. Y no están todas:

El trabajo precario.

Las mujeres son las adalides del trabajo precario. Es verdad que otros colectivos también lo tienen. Pero es que ellas llevan la bandera del trabajo precario junto a otras banderas que mencionaré a continuación. Y la suma de tantas y tan pesadas banderas hace de esta desigualdad una desigualdad muy sangrante.

El acceso a la formación.

Las mujeres tienen mayores problemas para acceder a una formación. Para acceder a la educación, ese derecho que dicen que tenemos tod@s. Aunque hay países en que las mujeres con una gran tenacidad han conseguido hacerse un hueco, hay otros en que aún hoy es mal visto que una mujer estudie. La cara positiva de esta lucha son la cantidad de mujeres médicos que hay en ese primer mundo, por ejemplo. Y la otra cara, la triste, es que en esos mismos países si no tienes medios económicos y eres mujer esa posibilidad te es negada.

Trabajos menos dignos.

Todo trabajo es digno. Pero nuestras sociedades, altamente hipócritas, sí que clasifican los trabajos en más dignos y otros en menos dignos, hasta indignos. Y esos indignos son mayoritariamente para las mujeres. Lo más absurdo de esta situación, es que a veces esos trabajos que se ven como indignos, suelen ser los realmente más dignos. Le invito al lector a que piense en esto y busque ejemplos. Yo no lo haré.

El trato discriminatorio

En la base de muchas de las manifestaciones de la desigualdad de género, está la actitud discriminatoria hacia ellas. Unas que tienen su origen en el machismo y donde se las discrimina por el sólo hecho de ser mujeres. Pero no es la única fuente de discriminación. A ella hay que agregar la suma del resto de discriminaciones propias del ser humano: raza y religión principalmente. Por lo tanto, si a la discriminación por razones de sexo, les agregamos todas las demás, el peso de esa discriminación puede ser demasiado fuerte. E injusta.

Las responsabilidades familiares

Y para colmo, las mujeres, con trabajos indignos y precarios, deben hacerse cargo de las responsabilidades familiares. Es el caso del cuidado de los enfermos. ¿Quién cuida a los enfermos de una familia, en todas partes del mundo?. Mayoritariamente mujeres. Es verdad, que algún noruego, por ejemplo, dirá que ellos no pueden meterse en ese saco. Pero tienen otros sacos.

El trabajo femenino no remunerado

Muy relacionado con el punto anterior, está el trabajo femenino que no está remunerado. Las mujeres, mayoritariamente, se preocupan de la cocina, del aseo de la casa, entre otras cosas. Son la “dueñas de casa”. Eso implica tiempo. Y ese trabajo no es remunerado. Algún país sí ha dado algún paso en este sentido

La brecha salarial.

Y como consecuencia de todo esto la brecha salarial entre los ingresos de las mujeres y los hombres va creciendo. Hay países donde sí esta brecha disminuye, pero no es suficiente. La brecha ya se ha hecho demasiado grande

La carencia de tiempo libre.

Y también como consecuencia de todo lo anterior, y como ya se ha dicho, la mujer dispone de mucho menos tiempo libre. La mayoría de las mujeres en el mundo apenas si tienen tiempo para hacer los “trabajos de la casa”. Y si la mujer forma parte de un hogar digamos pobre, esta falta de tiempo para ella, se agudiza. Y las actitudes machistas hacen que incluso se avergüencen de tener un poco de tiempo para ellas. Claro que para las que tienen medios esto no es así. Tendrán una “sirviente”, una “chacha”, para que haga las cosas de la casa. Y estas mujeres serán y son más machistas en muchos casos, que sus propios maridos

El respeto

Alguien dirá ¿qué tiene que ver esto con la desigualdad de género?. Pues sí. El respeto entre las personas, no es otra cosa que la existencia de una valoración y consideración mutua. Y esto dista mucho de existir plenamente. En España hemos tenido varios casos de esta falta de respeto a las mujeres en el ámbito político. Pero también está en el ámbito familiar y en las parejas. Y desgraciadamente, dicen las estadísticas, que cada vez más los jóvenes controlan más a sus parejas. La revisión de los móviles es un ejemplo claro. Es verdad, que también lo hacen las mujeres. Pero hay en los hombres un control que tiene rasgos de control por pertenencia. Y de aquí a la violencia sólo hay un paso

La violencia de género.

Las mujeres sufren casi la totalidad de los casos de violencia de género. Incluso hay sociedades en que esa violencia es bien vista por la población. Y en otras, se les llena la cara a los políticos diciendo que están luchando contra esa violencia. Pero, como en el caso de España, a las instituciones que deben hacerse cargo de esta lucha, le reducen el presupuesto. Y si no hay dinero, las leyes se transforman en papel mojado. Eso lo saben muy bien los políticos.

La marginación.

Y naturalmente, la consecuencia de todo esto, es que una buena parte de las mujeres caen en la marginalidad. En la mayoría de los países. También en el primer mundo.

El machismo de las instituciones.

Y, por último, en esta relación incompleta, mencionar otro elemento: las instituciones también son machistas. ¿Qué quiero decir con esto?. Para explicarlo lo mejor es citar algún ejemplo. El caso del alcalde de Alcorcón, que hizo declaraciones machistas, que se negó a renunciar y que su partido no le exigió hacerlo ni disculparse. Un partido que en los más altos cargos hay mujeres. ¿Quizá son cargos para la galería?.

Y, por otro lado, en los aparatos judiciales hay también un trato discriminatoria contra las mujeres. Así lo ha manifestado el Comité para la Eliminación de la discriminación contra la mujer de la ONU.

Indicadores

Existen diferentes indicadores para medir la desigualdad de género. Ninguno es perfecto, en parte por el tipo de metodología y variables que tienen en cuenta, y por otro lado, lo que puede ser más distorsionante, es la calidad de las fuentes. En muchos países, por desgracia, la información estadística deja mucho que desear, y en ocasiones puede estar influenciada por los propios gobiernos. Pero lo válido es que dan una idea importante de la gravedad de la situación.

Vamos a citar dos:

El Índice de Desigualdad de Género

Este índice es desarrollado por las Naciones Unidas. Mide importantes factores del desarrollo humano, como la tasa de mortalidad materna y la tasa de fecundidad entre las adolescentes, entre otros. Nos da una idea de la situación de las mujeres en 155 países. Desde su página web se pueden descargar los datos más recientes sobre desigualdad de género y también preguntas frecuentes referidas a este tema.

Estos indicadores están encuadrados dentro del índice de desarrollo humano ( IDH)

El índice de Gini

Así como el índice de desigualdad de género está desarrollado por las Naciones Unidas, el de Gini, está realizado por el Banco Mundial. Este índice mide especialmente la desigualdad entre los ingresos.

Algunas cifras. Fuente OMS

A veces es necesario dar cifras para tomar conciencia de la gravedad de esta desigualdad. Incluyo aquí dos datos extraídos de un informe de noviembre de 2016 de la Organización Mundial de la Salud

  • Mujeres en el mundo que han sufrido violencia física y/o sexual por parte de su pareja o que han sido objeto de esa situación por parte de terceros, alguna vez en su vida: 35 %
  • Asesinatos de mujeres cometidos por su pareja masculina: 38 %

El factor religioso

Este es otro elemento que quizá se mencione poco y que incide en esa desigualdad de género. Hay posturas fundamentalistas en algunas religiones, no sólo en la musulmana, que tienden a generar y fomentar desigualdades importantes entre mujeres y hombres.

QUÉ SE PUEDE HACER

Seguramente todo lo dicho hasta aquí no es nada nuevo para muchas lectoras y lectores. Pero había, he creído, que exponer esta grave situación. Pero hablar del tema sin proponer soluciones, es dejar las cosas a medias. Es cierto que es un tema muy complejo y un atrevimiento a la razón atreverse a proponer algo. Pero lo hago porque creo que es una manera de involucrarse y no dejar que los demás solucionen los problemas.

Quizá mis propuestas suenen algo pueriles o quizá hasta un poco tontas, pero aquí van. Pero antes un preámbulo: ONU M;ujeres, en este tema está luchando contra los estereotipos que hay sobre la mujer. Y ese es un punto importante, porque esos estereotipos descansan en el machismo y lo refuerzan. Es decir, están en la base del problema. Por lo que comienzo uniéndome totalmente a la lucha contra esos estereotipos.

Ahora el qué se puede hacer. Y esto está enormemente unido a tres elementos claves: la actitud de los políticos, la de los medios de comunicación y las redes sociales.

Los políticos

Empecemos con los políticos. Ellos crean las leyes y de alguna forma marcan nuestra forma de vida. Y lo malo es que normalmente sus actos están orientados a ganar más poder. Es decir, son como animales enfrentados en el circo de la lucha por el poder. Y se olvidan que los importante es trabajar por el bien de todos las personas. Aunque no les hayan votado. Que su obligación “moral” es luchar por un mundo mejor. Un sueño. Pero los sueños no se cumplen si no hacemos nada porque se realicen. Y en este caso, ese sueño es que los políticos, en este tema, lleguen a acuerdos. Se olviden de los votos y sólo piensen en las mujeres. Ya lo está pidiendo algunos colectivos en distintas partes del mundo

Los medios de comunicación

Luego, los medios de comunicación. Aquí pasa tres cuartos de lo mismo. Los medios se interesan por las noticias que les ayuden a ganar más dinero. Eso es lo importante. Parece que carecieran de moral y de principios, en muchos casos. Si hay violencia contra la mujer eso es noticia. Pero las acciones que se puedan hacer para luchar contra esa violencia queda relegada a lugares que nadie lee. Que es lo mismo que no se publicaran. Si los medios  intentaran educar, puede ser un sueño, podrían conseguir mucho. Pero hay que convencerlos. Y eso quizá solo se consiga si los lectores nos interesamos por todo lo que tenga que ver con la desigualdad de género. Si aumenta la audiencia le darán más espacio y en mejores lugares.

Y que los medios controlen su lenguaje, que a veces son un canto a la desigualdad de género.

Las redes sociales

Y las redes sociales. Eso que puede ser una maravilla o una maldición para la humanidad. Pero el que sea una u otra cosa depende de nosotros. Si le seguimos el juego a la búsqueda de lo morboso, por ejemplo, estaremos empujando este carro hacia el camino de la perdición. Pero si somos más selectivos e intentamos hacer un mejor uso de ellas, puede que las podamos convertir en al gran avance que debiera ser. Es como la invención del lápiz. En su momento fue un gran invento, pero eso no impidió que se usara para escribir cosas atroces, calumniar, vilipendiar y muchas más acciones negativas

Así que mi propuesta es usar las redes sociales para luchar contra la desigualdad de género. Y apoyar todas las iniciativas al respecto. En facebook, twiter, etc, etc.

Otras propuestas

Y ahora unas propuestas con los pies en la tierra. Las mujeres, mayoritariamente, tienen que cuidar a sus hijos, especialmente cuando son pequeños. Y eso entra en confrontación con el mundo laboral. A las mujeres las pueden discriminar en los procesos de selección si llevan poco tiempo de casadas y el entrevistador pueda pensar que pueden quedar embarazadas.

También pueden tener problemas para continuar trabajando al ser madres, por una ausencia de guarderías. O por la falta de calidad de las mismas.

O sea, concretamente, que deberían haber acciones orientadas a :

  • Sancionar la discriminación en los procesos de selección
  • Permitir a las mujeres y a sus compañeros disponer de un tiempo adecuado para cuidar a sus hijos. O sea, unos permisos de maternidad y paternidad. Se han dado muchos pasos al respecto, pero en muchos países todavía se está a años luz. Y en este aspecto se debe tener en cuenta la postura de las empresas. Las bajas por maternidad deben ser consideradas una inversión necesaria para el desarrollo y crecimiento de un país. Hay casos en que la demografía puede ser un grave problema. Así que se debe considerar como un problema de Estado, y se le debe dotar de los recursos necesarios. Tenemos el ejemplo de los países nórdicos. Y no están peor sino que mucho mejor. O sea, que se debe tomar conciencia de la importancia de favorecer el nacimiento y cuidado de los niños, y tenerlo en cuenta como una partida clave en los presupuestos. Pero claro, los militares, por ejemplo. suelen tener más peso, y sus gastos sí se consideran necesarios.
  • Fomentar la creación de guarderías de calidad, tanto públicas como privadas.

 

Conclusiones

No puedo cerrar este post sin dejar claro que en los últimos años se han producido importantes avances en este campo. Sin embargo, hay que dejar también en claro que  queda mucho por hacer. Y que hay enormes diferencias entre los países. Es indudable que hay una gran diferencia entre países como España, o los países nórdicos y en general, los países africanos. Y que con todo, el machismo sigue imperando en todo el mundo. Incluso en ese primer mundo que se siente tan orgulloso de serlo.

Pero, personalmente hecho de menos que a nivel mundial no  haya cumbres como las que se hacen contra el cambio climático. Es cierto que ONU Mujeres ha organizado varias conferencias, pero tengo la sensación que no le dan la importancia que realmente tiene.

El papel de las mujeres

Otro punto preocupante es que, esta desigualdad que nace fundamentalmente del machismo, tiene en una parte importante de mujeres sus más grandes exponentes. Un ejemplo, la participación de la mujer en el fútbol. Un deporte tradicionalmente masculino. Y me viene a la memoria, aquí en España, los triunfos de un equipo de chicas adolescentes que ha salido campeón de su categoría. Venciendo a equipos de chicos. Y claro, los árbitros tuvieron actitudes machistas. Pero eso era de esperar. Lo que sí resulta preocupante fue que las madres de los chicos fueron las que se mostraron más indignadas contra las chicas y las que tuvieron exclamaciones más machistas. Preocupante. Pero se sabe que el machismo lo cultivan las mujeres en muchas de nuestras sociedades.

La lucha de todos

Hay un enorme trabajo por hacer. Y no es sólo de los partidos políticos y de los gobiernos. Es una lucha en que se tienen que involucrar todos los miembros de todas las sociedades. Y que todas las instituciones juegan un papel importante. No es cuestión de hacer leyes. Deben ir acompañadas por los medios necesarios y la pedagogía que este problema requiere. Y un papel importante lo juegan dos elementos de este puzzle: los medios de comunicación, incluidos el cine, y la publicidad. La directa y la subliminal.

Todos tenemos parte de culpa de este problema. Aunque más no sea por mirar hacia otro lado.

***********************

Si has llegado hasta este punto te agradecería que valoraras este post. Si lo haces desde un móvil pincha en la estrella dentro de un círculo. Te aparecerán varias opciones. También te agradecería cualquier comentario. Me ayudará a mejorar este blog. Gracias desde ya

Y si te ha gustado este artículo, te agradecería que lo compartieses. Las visitas a este blog son el alimento y la energía que  da las fuerzas necesarias para continuar.

(Visited 55 times, 12 visits today)
 

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *