JAPON

                                                                        Texto y fotos: DAVID BERNAT

JAPÓN Historia y futuro

La tierra de las Geishas y  los Samuráis, se funde actualmente entre templos y castillos rodeados por futuristas rascacielos, que dan vida a una dinámica sociedad impulsada por su grandísimo desarrollo tecnológico.

Japón tiene una población de más de 130 millones de habitantes repartidos en cinco grandes islas, que ofrecen una gran variedad de templos ancestrales, castillos imperiales, ciudades futuristas y unas montañas milenarias que han visto como su particular y arraigada cultura sigue presente, todo y la gran modernización del país. Es en la isla de Honshu, donde se encuentran  las principales ciudades y atraccio-nes turísticas del país, incluida su capital Tokio.

japon

Espectaculares fachadas en el lujoso distrito comercial de Ginza en Tokyo

TOKYO

La ciudad más poblada del mundo con nada más y nada menos que 38 millones de habitantes, es una gran exhibición de la modernidad y dinamismo del país. La ciudad nunca descansa y tiene en sus iluminados barrios de Shinjuku y Shibuya el Tokio más cosmopolita, quitando interés a la anterior reina de los neones nocturnos de Ginza, que además deja al barrio de Roppongi como la zona más animada y marchosa de la ciudad. La zona histórica recae en el barrio de Asakusa con el templo de Sensoji y su pagoda de 55mts.

japon - 1

Pagoda del templo de Sensoji en el barrio de Asakusa

Otro barrio que merece la pena ser visitado es Akihabara, que nos sumerge en el paraíso de la tecnología, pudiendo encontrar desde lo último en móviles, videojuegos o cámaras digitales, hasta piezas para transistores. Este mismo barrio también es conocido por ser la cuna del manga, pudiendo encontrar cualquier cómic, figura o disfraz relacionado con este estilo. Por último, podemos tomar un pequeño recorrido en barco, que nos lleve hasta Odaiba. Esta isla artificial creada a finales del siglo XX, ofrece unas magníficas vistas sobre la bahía de Tokyo y el rainbow bridge.

japon - 2

El rainbow bridge dominando la bahía de Tokyo

Teniendo en cuenta la dimensión de la ciudad, Tokyo tiene  fácil acceso  debido a una red de metro muy eficaz que nos lleva a cualquier parte si queremos profundizar dentro de los barrios mencionados.  Dos de los lugares más visitados, son el mercado del pescado de Tsukiji y el ayuntamiento. Para el mercado, merece la pena darse un buen madrugón y estar presente sobre las 6 am, y así verlo lleno con sus 3000 toneladas y 450 especies de pescado puestas a subasta. Por su parte Shinjuku nos ofrece  la visita al impresionante ayuntamiento con sus 243 mts de alto y un coste de 1000 millones de dólares. Sus dos torres laterales  poseen un mirador de 360 grados en cada una de ellas, ofreciendo unas grandes vistas, aunque con la construcción de la nueva Tokyo Skytree de 634mts, han quedado en un segundo lugar.

japon -4

Arquitecturas gigantescas, sobrias, de diseño o históricas muestran el variado carácter de Tokyo

Las afueras de Tokyo, también ofrecen una gran variedad de visitas para todos los gustos, pudiendo combinar el fantasioso mundo de Disney con sus dos parques Disneyland y DisneySea con un día en plena naturaleza navegando por uno de los lagos a pie del Monte Fuji y ya en  plan más espiritual, introducirse en la religión budista visitanto el Gran Buda de Kamakura  de 13’5 mts de altura y 93 toneladas.

japon - 5

El conocidísimo castillo de Disney también tiene su lugar en Tokyo

La visita a la montaña más alta de Japón,el Monte Fuji, se puede hacer de camino a Kioto si se quiere aprovechar el trayecto. Una vez allí, hay que dirigirse hacia el lago Ashi para poder tomar uno de los barquitos que hacen el recorrido de 2 1/2h antes de subirnos al teleférico que nos sube al monte Komagatake, donde disfrutaremos de las vistas

El monte Fuji y uno de sus lagos

El gran Buda de Kamakura

KIOTO La segunda ciudad de Japón, es conocida por su peso histórico ya que fue la capital nipona entre los años 794 y 1868. Su conservado estado, se debe a que fue la única de las grandes ciudades japonesas que no fue destruida por las fuerzas aéreas estadounidenses durante la segunda guerra mundial. Descubriendo la ciudad, uno tiene la sensación de haber retrocedido en el tiempo, ya que recorriendo sus más de 2000 templos la mayoría budistas, es fácil encontrarse auténticas Geishas e incluso japonesas que todo y no tener ese rango, visten con sus atuendos característicos. Sus calles estrechas guardan ese sabor del Japón antiguo sobretodo en el barrio de Gion.  La hermosura de sus templos y sus cuidados y famosos jardines, han sido reconocidos por la UNESCO.

El famoso templo Kinkaku-ji también conocido como pabellón de oro

Perderse por las calles antiguas de Kioto es una auténtica experiencia. Entre sus callejuelas, uno se olvida totalmente del Japón moderno y tecnológico, y se siente como dentro de una película de samuráis . Sus calles más representativas , la calle Ponchoto o Hanamikoji  se muestran como en siglos pasados, siendo los barrios de Higashiyama y Gion los que nos invitan a saborear el Japón viejo, ofreciendo también su parte turista, con restaurantes y tiendas de souvenirs, sin perder para nada su encanto tradicional.

El Japón ancestral de antiguas tiendas y productos, resalta a las Geishas exhibiendo sus vestidos

No muy lejos de Kioto, en la vecina Nara, se encuentra el grandioso templo de Todai-ji finalizado en el año 745 y que alberga un buda de grandes dimensiones dentro de él. La visita a Nara se hace curiosa, debido a que una gran cantidad de ciervos campan a sus anchas por toda la ciudad.

El magnífico templo de Todai-ji

Después de la visita a las fabulosas y auténticas Kioto y Nara, uno vuelve a ese Japón futurista a su paso por la bulliciosa e iluminada ciudad de Osaka. Aunque su modernidad no llega al nivel de Tokyo, Osaka se ha reforzado económicamente con su aeropuerto internacional y su impacto es muy visible en sus zonas turísticas donde destacan a parte de su castillo, su maravilloso acuario y la animada zona de Dotombori.

Dotombori de noche

También el barrio de Shinsekai se ilumina e incluso se disfraza con todo tipo de objetos, pareciendo más la entrada a un parque temático, con la torre Tsutenkaku elevándose al fondo. Y hablando de parques temáticos, el famoso parque Universal Studios, nos ofrece un día de fantásticas atracciones dedicadas al mundo del cine, y además es de fácil acceso desde el centro de Osaka con el mismo metro.

Atracción Jurassic Park en Universal Studios Osaka

La última parte de un viaje por Japón, después de haber podido contrastar el pasado y el palpable futuro del país, nos lleva a tres lugares consagrados por diferentes motivos. Por orden de llegada, el castillo de Himeji, que junto al de Matsumoto y el de Kumamoto es uno de los tres más famosos, siendo este el más visitado del país con una de las estructuras más antiguas del Japón medieval. En 1993 fue designado como patrimonio de la humanidad por la UNESCO.

Torre principal del castillo de Himeji

En segundo lugar y dirigiéndonos hacia el sur, nos encontramos con la tristemente famosa ciudad de Hiroshima, recordada por ser destruida a consecuencia del lanzamiento de la bomba atómica por parte de los Estados Unidos, el 6 de Agosto de 1945.

Paseando por el centro de la conmemoración de la paz, una avenida que aún guarda recuerdos de ese fatídico día, nos impacta el edificio del museo comercial completamente en ruinas, para recordar el brutal impacto de la bomba. Este edificio el más cercano de donde cayó la bomba que quedó con parte de su estructura en pie, lo llevó a ser incluido como patrimonio de la humanidad por la UNESCO en 1996.

Es muy habitual, ver como los colegios de Hiroshima llevan de visita a los niños con el fin de educarlos positivamente a no tener rencor, inculcándoles que no deben de pagar nunca con el mismo  mal que hayan recibido.

Monumento de la Paz

Por último y contrastando totalmente con la escena de destrucción a gran escala plasmada en el monumento de la Paz en Hiroshima, nuestro viaje a Japón no puede tener un final más agradable y pacifico, que visitar la isla de Miyajima con su famoso Torii de entrada y el fabuloso Santuario de Itsukushima, construido sobre el agua e inscrito también por la UNESCO en 1996.                                                           La isla en sí, es una maravilla estética y armoniosa que nos ofrece una tranquilidad y una espiritualidad difícil de explicar.

El santuario flotante, paz absoluta

A la isla se accede mediante un ferry que en pocos minutos nos acerca, pudiendo ver ya desde lejos su sobrio Torii sobresaliendo del agua y dándonos la bienvenida. Todos los templos y construcciones de la isla, están perfectamente encajados en el espacio natural, conectándose con la espiritualidad del lugar.

El imponente Torii, puerta de entrada a la isla de Miyajima

Sin duda, esta última visita nos deja un agradable final de viaje con la imagen de lo que fue Japón en la antigüedad y que gracias al patrimonio conservado en Kioto, Nara o aquí en Miyajima entre otros, nos permite la gran comparación que existe dentro de este país de contrastes con ciudades a la última como Tokyo o Osaka, ofreciéndonos  este interesantísimo recorrido, el cual podemos realizar fácilmente con su extensa red ferroviaria y sus eficazes trenes bala a un precio razonable con el Japan railpass para turistas.

 

Así es Japón, un país de contrastes entre modernidad y tradiciones ancestrales totalmente opuestas

***********************

Otros artículos relacionados

La ruta maya

Moscú, el Kremlin y la Plaza Roja

Ciudades de Australia. Sidney

***********************

Si has llegado hasta este punto te agradecería que valoraras este post. Si lo haces desde un móvil pincha en la estrella dentro de un círculo. Te aparecerán varias opciones. También te agradecería cualquier comentario. Me ayudará a mejorar este blog. Gracias desde ya

Y si te ha gustado este artículo, te agradecería que lo compartieses. Las visitas a este blog son el alimento y la energía que  da las fuerzas necesarias para continuar.

(Visited 82 times, 3 visits today)
 

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *