Hacia una nueva ideología política

Ideas politicas

El mundo ha cambiado mucho desde principios del siglo pasado y las ideologías políticas e ideas políticas parecen no dar respuesta a las nuevas problemáticas y que  por eso cada vez más hay voces que plantean la necesidad de una nueva ideología política. En Latinoamérica han surgido varios escritos que van en esa dirección.

Probablemente, la cuestión no esté exactamente en la búsqueda de una nueva ideología política. Las ideologías dominantes en este momento son el capitalismo, con diferentes variantes basadas en el liberalismo, y el socialismo, también con muchas variantes que van desde posturas ortodoxas hasta posiciones cercanas al liberalismo.

Quizá lo que hace falta es una ideología que extraiga lo mejor de esas dos grandes corrientes, desechando y eliminando sus aspectos negativos. Una ideología que tenga en cuenta la lucha contra la destrucción del medio ambiente, la lucha contra las desigualdades, la lucha contra todo tipo de corrupción, la lucha por los derechos de las mujeres y de los colectivos LGTB, la lucha contra los paraísos fiscales, etc.

Todo esto se encuentra diseminado en muchas formas ideológicas y partidos políticos. Pero es justamente esa dispersión, lo que está haciendo que sus luchas lleguen a veces a convertirse en verdaderas luchas fratricidas. Y los males del mundo, puedan seguir campando a sus anchas.

Es como crear una nueva Internacional que aglutine a todos los que luchan por este tipo de ideales, e impida sus luchas fratricidas. Que les debilita y les lleva a la derrota y a la consecución de errores, cuando llegan al gobierno.

Por otra parte los hechos que desde mediados del año 2019 van sucediendo en diversas partes del mundo, parecen dar razón a quienes opinan que los modelos tradicionales no dan respuesta a los problemas de los pueblos.

CONTENIDO.

1.- El estallido social en Chile. Un aviso para el mundo entero.

1.2.- Los efectos del experimento neoliberal

2.- Otros estallidos sociales. Más avisos de que algo está fallando.

3.- Una pequeña introducción antes de entrar en materia

3.1.- Los actores de la realidad social, política y económica

3.1.1.- Los partidos políticos

3.1.2.- El pueblo

3.1.3.- Los poderes del Estado

3.2.- Los problemas distorsionadores del sistema

3.3.- Los efectos de estos elementos distorsionadores

4.- Una nueva ideología política, con un nuevo sistema de instituciones

4.1.- La dicotomía izquierda-derecha, algo que quizá ya no sirva. Nuevas variables a tener en cuenta,

4.1.1- La corrupción

4.1.2.- La conciencia social

4.1.3.- La capacidad de mentir y calumniar

4.1.4.- La robotización de las personas

4.1.4.1.- El caso de los móviles

4.1.4.2.- La robotización de nuestras mentes

4.2.- Las bases de una nueva ideología. Las nuevas claves.

4.2.1.- Lo importante no es sólo lo inmediato. No se debe olvidar el medio y el largo plazo.

4.2.2.- Los movimientos políticos deben tener normas éticas reales

4.2.3.- El futuro será muy distinto a lo que hoy conocemos

4.2.4.- La globalización de la política y de la justicia

4.2.5.- El mundo actual de la política.

4.2.5.1.- La dictadura del mercado

4.2.6.- Otros elementos

4.2.6.1.- Los votantes como clientes

4.2.6.2.- El caso de las migraciones.

4.3.- Esquema general de un nuevo modelo de ideología política

4.3.1.- Nuevos principios

4.3.2.- Los requisitos para ocupar cargos públicos.

4.3.3.- Los políticos lo deben ser por vocación,

4.3.4.- Representación real del pueblo

4.3.5.- Un nuevo poder del Estado

4.3.6.- Otros elementos

5.- Conclusiones

6.- Un resumen final.

El estallido social en Chile

Ideas politicas

Pintadas en la calle Estado. Santiago – Chile

Uno de estos hechos son las revueltas en Chile. Un país que ha sido el campo de experimentación de los cambios del liberalismo hacia un neoliberalismo que parece estar creado para satisfacer las necesidades sólo de los poderes fácticos y las élites dominantes. Un neoliberalismo con buenos resultados macroeconómicos, que ha llevado a una parte de los economistas, y los políticos, a darle su bendición y propugnar su aplicación en todo el planeta. Y como una mancha de aceite se ha ido extendiendo por todas partes. Y la ideología liberal, aquella que propugnaba John Locke como respuesta al autoritarismo de las monarquías y la élites del siglo XVIII, se ha desvanecido ante el empuje de ese nuevo liberalismo. Ese neoliberalismo se apoyaba en los aspectos más oscuros de los pensamientos de los padres del liberalismo. En vez de desarrollar los aspectos positivos.

Es el caso, volviendo a Locke, de su percepción de las clases trabajadoras. Locke no pensaba que las clases más pobres tuvieran el derecho a la educación, sino había que formarlos para que fueran buenos trabajadores y no delincuentes. Pero se ha de tener en cuenta, que en esos años, las clases altas se consideraban superiores a las clases bajas.

En Chile, bajo el paraguas de los discípulos de Friedman, y bajo la mirada orgullosa de un dictador, Augusto Pinochet,  el neoliberalismo fue mostrando al mundo sus éxitos. Éxitos macroeconómicos que ocultaban una desigualdad cada vez más creciente. El neoliberalismo ha llevado al mundo a que los ricos sean más ricos y los pobres más pobres. Con una clase media que se empobrece.

      Los efectos del experimento neoliberal

Y los experimentos neoliberales, en un momento dado se cebaron en un tema crítico para todos los trabajadores del mundo: las pensiones.

Y así fue como en Chile se privatizó la gestión de las pensiones. El sistema gustó mucho a los grandes empresarios del mundo entero. La privatización era (y es) un gran negocio para los grandes capitales. La privatización de la salud y la educación, se completaba con las pensiones. Unos cuantos países copiaron el sistema chileno.

Pero, esa privatización ha demostrado que sólo ha engordado los bolsillos de los grandes inversionistas, mientras el pueblo se ha ido quedando con unas jubilaciones o pensiones de miseria. En Chile, donde el nivel de precios es similar a España, las pensiones  se mueven en el equivalente a una horquilla entre 100 y 300 euros.

Y por eso, el pueblo chileno se ha cansado de tanta injusticia. Los chilenos ven que con este sistema,  no podrán  disfrutar del justo descanso de una vida dedicada al trabajo. Con sus pensiones apenas podrán sobrevivir. Y si tienen la mala suerte de enfermarse, sus probabilidades de morir son muy grandes. La privatización de la salud la ha convertido en un bien escaso y que está disponible sólo para los ricos. Y Chile  tiene una muy buena sanidad (para los que la pueden pagar).

Ideas politicas

Pasillo interior de uno de los edificios de la Clinica Las Condes .Santiago – Chile

Así, que cansados se han lanzado a la calle. Y le han perdido el miedo a las fuerzas de seguridad, que han demostrado, para colmo, que su función no es de protección del pueblo, sino de reprimirlos.

      Otros estallidos sociales

Pero Chile no es el único caso. En Hong Kong, sus habitantes también han dicho basta. Basta con la ausencia de una verdadera democracia. Basta con que los disidentes sean llevados a la China continental, donde se les interna en campos de reeducación.

Y en Francia, también el pueblo le ha plantado cara a su presidente, quien quería aumentar la edad de jubilación. Y también el pulso entre el pueblo y el gobierno lleva meses.

En Catalunya, el movimiento independentista ha sido objeto de una actuación judicial que a los independentistas les ha parecido más un acto de venganza que de justicia. Y ha llevado a un movimiento que se caracterizaba por su carácter pacífico, a episodios de revuelta que han dado la vuelta al mundo.

Así, podríamos ir citando muchos más casos: las revueltas en Ecuador, en Bolivia, en Venezuela, etc. etc

¿Que demuestra todo esto?. Que los gobiernos ya no representan al pueblo. Es una crisis de los sistemas de gobierno tal cual se concibieron cuando las monarquías absolutas fueron desapareciendo. Nuestro sistema democrático está haciendo agua. Las ideologías que lo sustentan también.

        Una pequeña introducción antes de entrar en materia

Qué son las ideologías: son simplemente unos sistemas de valores. Y cuando hablamos de ideologías políticas, nos estamos refiriendo a unos sistemas de valores para entender y actuar sobre la realidad social, política y económica.

       Los actores de la realidad social, política y económica.

Son muchos los actores que le dan forma a esa realidad. Para simplificar citaré los que considero, son los actores claves:

      Los partidos políticos.

Los partidos políticos son el elemento aglutinador de las acciones de tipo político. Son los que de alguna forma controlan y guían la marcha de la situación económica, social y política de un país. Y los partidos políticos están a su vez marcados en su devenir por dos grandes factores: la ideología que dicen adoptar y las características de sus líderes.

       El pueblo.

Entendiendo al pueblo como el conjunto de todos los ciudadanos con derecho a voto. Este pueblo está a su vez muy condicionado por una serie de factores: su grado de educación, el grado de hastío con la clase política y el poder de manipulación que tienen los poderes fácticos

     Los poderes del Estado.

Desde hace un tiempo se considera que todo estado moderno debe funcionar en base a tres poderes: el ejecutivo, el legislativo y el judicial. Y que estos poderes deben ser independientes entre sí. Y que deben asentarse en unas instituciones, que en teoría, garantizan el funcionamiento de cada país. Sin embargo, la realidad nos muestra unos sistemas judiciales que suelen estar más o menos politizados y dependientes del poder político (del poder de los partidos políticos). Y también de los poderes económicos. Y estos poderes económicos en realidad son un cuarto poder en la sombra. Un poder que de alguna manera controla a los otros tres.

Y no podemos olvidar los medios de comunicación, que ya hace tiempo son considerados como un verdadero quinto poder. Ellos tienen el poder de manipular a ese pueblo, y conducirlo por los caminos que los poderes económicos así desean. Y por último un recién llegado, las redes sociales, cuyo real poder aún está por verse.

       Los problemas distorsionadores del sistema.-

Estos tres actores de la realidad económica, política y social, están sometidos a los nefastos efectos de una serie de elementos distorsionadores.

Los grandes grupos de elementos distorsionadores, son a mi parecer los  siguientes:

  • La corrupción.-
  • La condición humana. Los poderes y las instituciones están integrados por mujeres y hombres. Y éstos son susceptibles de que sus decisiones estén orientadas por tres grandes grupos de elementos: las ambiciones personales , los intereses personales y la compra de voluntades. Léase el artículo que he publicado en este blog a finales del 2016: Las actitudes del ser humano ante los problemas del mundo.
  • La formación inadecuada de quienes integran ese sistema de poderes.
  • Los sistemas de elección de esos integrantes del sistema. Véase el artículo que publiqué también en 2016:  Requisitos para ser presidente. Casi una burla para los votantes.

        Los efectos de estos elementos distorsionadores:

Estos efectos pueden ser muchos. Aquí mencionaré los siguientes:

  • Unos poderes del Estado poco eficaces. Es decir hacer bien lo que se debe hacer para resolver los problemas que puedan existir. Una prueba de esta afirmación se puede ver en la agenda de los parlamentos de muchos países. Los temas importantes suelen no estar presentes. En cambio si suelen aparecer temas que carecen de importancia.
  • Unos poderes legislativos, que en ocasiones carecen de los conocimientos adecuados para dictar leyes. Y que muchas veces, por órdenes de partido, aprueban leyes que están orientadas a favorecer los intereses de determinados poderes económicos.
  • Un pueblo que no confía en esos poderes. Un pueblo que no se siente representado por los poderes legislativos. Ver el caso de Chile

El resultado de este conjunto de efectos se puede reducir en lo siguiente: las decisiones importantes son adoptadas por personas que representan muy poco o nada a aquel pueblo que dicen representar.

Es un poco, la vuelta a un sistema que en la esencia es parecido a los sistemas autoritarios de las monarquías absolutas. La diferencia es que las monarquías absolutas no simulaban. El sistema actual es profundamente hipócrita. Los grandes poderes hacen lo que quieren, pero haciéndonos creer que el pueblo decide, amparados por unas instituciones estatales y un poder judicial.

Léase el artículo publicado en el 2019: Los defectos de los políticos, verdades y mitos.

        Una nueva ideología política, con un nuevo sistema de instituciones.

Los problemas mencionados anteriormente se debe intentar resolver. En los párrafos siguientes se plantea una serie de acciones para intentarlo. No es más que una propuesta, enmarcada dentro de la libertad de expresión.

      La dicotomía izquierda-derecha, algo que quizá ya no sirva

Los antiguos conceptos de izquierda y derecha quizá ya no tengan tanto sentido.

Hay elementos muy importantes en las ideologías políticas actualmente, como son la corrupción, la conciencia política, etc, que van mucho más allá de la dicotomía izquierda derecha.

     La corrupción

La corrupción es un problema  que está presente en todos los ámbitos de las sociedades actuales, Y los políticos no son ajenos a ella. Todo lo contrario, están más afectos que cualquiera. Son los que crean las leyes. Unas  leyes en manos de personas que hayan caído en las garras de la corrupción, son leyes que van a favorecer a determinados intereses.  Pueden llegar a  favorecer el narcotráfico y otras diferentes formas de corrupción. Por otro lado, los políticos son los que van a ejercer el GOBIERNO de un estado. Tienen el PODER, y el poder por sí mismo es una fuente de corrupción. En su caso es como el manto con el cual se visten.

Por eso, es muy importante, que los políticos no sean profesionales de la política, es decir, que esa no sea su forma de vida. Pueden ser pasto de las tentaciones a las cuales se van a ver expuestos a cada rato. Cualquier gobierno que trata de eternizarse en el poder, puede estar haciéndolo no por los intereses de su pueblo, sino por los intereses de si mismos y de su camarilla. Y justificándolos con que defienden los intereses del pueblo. Esto les pasa tanto a los políticos de izquierda cono de derecha.

Son demasiados los ejemplos de cómo los gobernantes se transforman con el tiempo.

        La conciencia social

La conciencia social, es otro elemento clave en la actuación de los políticos. Esta es otra de las muletillas de los políticos, tanto de izquierda como de derecha. He visto personas de izquierda que viven como uno de derecha y que carecen de una verdadera sensibilidad social. Y en el caso contrario, he conocido personas de derecha con gran sensibilidad social y que no están, digamos, obsesionados con la acumulación de bienes. Por lo tanto, la conciencia social y la sensibilidad social, ni la corrupción no son un atributo o un defecto de una ideología concreta. Es un atributo de las personas, no de las ideologías.

        La capacidad de mentir y calumniar

Otro elemento importante, es la capacidad de mentir y de calumniar a sus contrincantes políticos. En la actualidad es casi impresionante la capacidad de mentir o de hacer afirmaciones falsas de muchos políticos de cualquier color. Las enseñanzas de Goebels parece que son hoy por hoy, sin que nadie lo reconozca, el manual de bolsillo de una gran parte de los políticos de hoy. Hoy el fanatismo es uno de los pilares de muchos movimientos políticos. Porque ese fanatismo, cierra los ojos y la inteligencia a la verdad, y hace que todo lo que se acepta como bueno y verdadero es lo que dicen o afirman los líderes de esos movimientos.

        La robotización de las personas

La sociedad actual, con la robotización de las personas, y su conversión en autómatas medio pensantes, hacen de las personas, los votantes, unos seres muy fáciles de influir. En otro tiempo, los poderes dominantes, las oligarquías y las monarquías absolutas, eran contrarias a la educación de las masas. Mientras más ignorantes, más manipulables. En la actualidad, dado que la educación es una necesidad básica, y un derecho de todos, sin ningún tipo de discriminación, ha obligado a reemplazar la educación, en otra forma de convertir a esa masa en una masa manipulable. Y una gran ayuda a conseguir esa condición de masa manipulable, son las redes sociales. La juventud de hoy, y los niños de hoy, son altamente tecnológicos. Son capaces de convivir con gran facilidad con la nueva tecnología.

Y esa tecnología, que hace que el acceso a todo lo que creemos que necesitamos, sea muy fácil, nos está reduciendo la capacidad de pensar. Salvo pensar en juegos tecnológicos. Por un lado, creemos que el sistema es tan bueno que nos proporciona todo lo que necesitamos. Y que un gobierno es bueno si es capaz de que tengamos unos sueldos que nos permitan comprar eso que creemos que necesitamos. Pero, en verdad, somos una masa de manipulados individuos. El marketing actual, se basa en crear necesidades. Esa es la base. Antes de producir un bien, se crea la necesidad.

Las empresas ya no fabrican lo que realmente necesitamos, sino que nos crean la necesidad de algo, luego lo producen y los corderitos, que somos nosotros, vamos detrás del cordero de delante, a comprar ese producto o bien. Y la publicidad, es una de las grandes herramientas que llevan a que nos convirtamos en esos corderitos.

       El caso de los móviles

El mundo de los móviles, es un gran escaparate de estos hechos. Se van creando nuevos modelos, cada vez más sofisticados. Y nos hacen creer que los que tenemos ya no sirven. Que tenemos que cambiarlos y comprar el último modelo que ha salido. Todo esto sin tener en cuenta la destrucción que estamos haciendo al medio ambiente. Y que hay zonas en el mundo, en que hay personas que viven casi peor que los esclavos, para que nosotros los del primer y segundo mundo, y parte del tercero, podamos tener algo que “no necesitamos”

Y los políticos de uno y de otro lado, no dicen nada. Quizá estén también adormecidos por la droga de la modernidad y de la acumulación de riquezas.

        La robotización de nuestras mentes

Y volviendo a la robotización de nuestras mentes, las nuevas generaciones, nacen y se forman dentro de unos esquemas para saber usar estas tecnologías. Serán capaces de utilizar los medios más avanzados. Pero no sabrán pensar por si mismos. Pensarán lo que los grandes estrategas del marketing y de los medios publicitarios y los medios de comunicación, quieren que pensemos. Para eso, son varios los países que han dado diferentes pasos para reducir o eliminar el estudio de la filosofía, Porque la filosofía enseña a pensar. Es su razón de ser. Y eso ya no interesa.

Cada día aumentan los que  quieren y dicen que hay que aumentar los estudios de base tecnológica y reducir todo lo que haga pensar o que tenga olor a mentes pensantes. Por eso que son muchos los países que la cultura, como los libros, son sujetos a los IVAs más altos. Encarecen la capacidad de pensar. Y los libros ayudan a mejorar esa capacidad. No interesa.

 

        Las bases de una nueva ideología

Por todas las razones antes expuestas y muchas más, la dicotomía entre izquierda y derecha ya no tiene sentido. Quizá sí tendría sentido otra división mucha más simple: las ideologías y movimientos políticos que tienen su origen y razón de ser en posturas extremistas  con ciertas dosis de fundamentalismo y las restantes. Y entre las restantes, en los elementos a tener en cuenta ya no caben posturas como defensa del capital privado y el derecho a la propiedad como elementos claves. El capitalismo ya es un hecho y no tiene sentido como un elemento ideológico. Tampoco la propiedad privada.

Ahora cabe construir ideologías que tengan sus fuentes en otras preocupaciones del pueblo. Tales como el sostenimiento del medio ambiente, en la lucha contra las desigualdades, en la lucha contra la corrupción, en la recuperación de elementos éticos, en una verdadera igualdad de derechos. En la recuperación de conceptos olvidados como la fraternidad y la verdadera libertad. Esos valores de la Revolución Francesa. Y también a prever que va a pasar en el mundo en los próximos decenios, no sólo con la destrucción del medio ambiente, sino con el efecto del desarrollo de las tecnologías. El efecto de la evolución de la robotización Y de la nanotecnología con sus posibles consecuencias positivas y también negativas.

        Lo importante no es sólo lo inmediato. No se debe olvidar el medio y el largo plazo

Y algo muy importante, los movimientos políticos deben estar basadas, eso sí, en determinadas ideologías, pero  que su actuación  no esté centradas sólo en lo inmediato, sino también en el medio y largo plazo. Que no estén centradas en políticas efectistas sino eficaces. Que traten de hacer bien lo que realmente es bueno para la sociedad.  Y que vuelvan como quizá alguna vez lo fue, a pensar y actuar en  función de los intereses de todos los miembros de una sociedad. No actuar en función de sus intereses personales y de los de su partido.

Que tengan unos programas claros de lo que van a hacer. Y que los comentaristas políticos sean capaces de analizar si esos programas son realistas o no. Y no analizarlo de acuerdo a sus propios intereses y los de su audiencia. También que sean capaces de analizar si esos programas son realistas o son sólo un programa para la galería y para obtener votos. Y que si los programas no se cumplen, los políticos responsables deben abandonar sus cargos.

        Los movimientos políticos deben tener normas éticas reales

Y algo muy importante. Que los movimientos políticos y partidos tengan normas éticas reales, no para la galería. Ni para que los que ostentan el poder en ese partido, utilicen esas normas éticas para deshacerse de sus adversarios o competidores dentro del propio partido.

        El futuro será muy distinto a lo que hoy conocemos

La política, y los conceptos de izquierda y derecha deben ser revisados a fondo. Los tiempos han cambiado. Y el futuro no va a tener nada que ver con el mundo en que vivimos actualmente. Seguir como lo estamos haciendo ahora es equivalente a adoptar medidas o formas de ver y analizar las cosas como se hacía en la edad de piedra. Eso no quiere decir que no se sigan teniendo en cuenta ciertos valores que los filósofos griegos y también chinos, nos enseñaron hace miles de años y siguen teniendo la misma validez que entonces. Son ciertos valores y pensamientos universales que tienen que ver con la esencia del ser humano, esencia que, por mucho que cambie el mundo, esta permanecerá.

        La globalización de la política y de la justicia

Estamos en la era de la globalización. Y la política no puede ser ajena a ella. Debe haber una globalización de la justicia y de la política. Ya hay algo de ello. En la justicia, con los organismos internacionales. Y en la política con organizaciones como la Unión Europea. Sin embargo, tanto una como la otra están teniendo graves problemas en la actualidad. Las nuevas ideologías deben tener en cuenta estas situaciones. Una globalización real de la política y de la justicia puede llevar a tener acciones efectivas contra los paraísos fiscales, que tanto daño hacen  a las economías y a las políticas sociales (son las primeras que sufren los  recortes si faltan recursos).

       El mundo actual de la política

Puede que haya muchos nostálgicos de las ideas de izquierda, de centro y de derecha. Pero el mundo al que nos enfrentamos requiere que todas las mentes lúcidas, y libres de ambiciones de poder por el poder, trabajen juntas. Y para ello es importante hacer la diferenciación de quienes están por mejorar los sistemas actuales, incluyendo el sistema capitalista. Con una conciencia social de que todos debemos ser realmente iguales ante la ley y ante las oportunidades. Que esto no sea un papel mojado que aparezca en la mayoría de las constituciones.

Y en el otro lado, deben estar los que defienden posturas populistas, de diferente signo, pero que sólo conducen a la división de las comunidades y de las  familias. Los que buscan sus intereses personales, y hacen de la política un instrumento al servicio de sus propios intereses. Que utilizan los medios de comunicación y las redes sociales para influenciar y manipular las mentes para hacerles ver lo que ellos quieren que vean. Pero utilizando la capacidad de sentir pasiones, crear multitudes fanáticas, que en el peor de los casos pueden llegar a cometer atrocidades.

Todo esto debe hacerse de acuerdo con los tiempos. En forma gradual, pero sin pausa. Los cambios drásticos tampoco conducen a nada.

Hay que tener en cuenta los movimientos que hay en el campo de la economía, por ejemplo, la economía social de mercado, la economía participativa, la economía circular, etc, entre otras.

       La dictadura del mercado

 

Hoy por hoy, parece ser que la política se ha rendido a una dictadura en la sombra. Una dictadura que establece sus normas y que nadie las discute. Es la dictadura del mercado. La dictadura del marketing. Una dictadura que ha transformado en papel mojado la esencia de las democracias: la capacidad de votar. Ahora son las mentes perversas de algunos genios del mal, para decirlo suavemente, que a través de sus estrategias de marketing, colocan y crean gobernantes en algunos de los países más importantes. Y en otros que no los son tanto. Así han creado un Trump, que posiblemente nunca pensó que ganaría.

Y en un Bolsonaro, que puede llegar a producir unos graves problemas al medio ambiente y a la sostenibilidad. Me refiero a sus intenciones de convertir el pulmón del mundo, el Amazonas, en un lugar de cultivo. Aparte de la destrucción, física y por enfermedades, de la población indígena, el planeta se resentirá. Se incrementarán las zonas desérticas, el clima sufrirá cambios profundos.

Y como se lamenta y con razón, esa estudiante sueca, que ha echado en cara a los gobernantes del mundo, que con enorme cinismo dicen que quieren un mundo mejor para sus hijos, mientras que lo que realmente hacen es destruirlo. Se llenarán sus bolsillos. Ellos serán enterrados en panteones de oro. Pero sus hijos quizá mueran por falta de agua, por desastres naturales, por estallidos de violencia generalizados, o vaya a saberse por qué tipos de desgracias, que sólo ellos tendrán que soportar. Por eso es que hay que empezar a moverse. Debemos empezar a trabajar todos los habitantes del planeta, juntos, porque el futuro de todos depende de lo que todos hagamos.

        Otros elementos

 

También hay quienes separan las ideologías sólo en dos grandes grupos: los que no quieren que nada cambie y los que sí están dispuestos a realizar cambios. En el pasado esta distinción era muy válida, y su gran expresión fue la existencia de partidos conservadores, que como su nombre lo indica no quieren que nada cambie. Eran y son, los que están apegados a antiguas concepciones religiosas y sus mentes están de alguna forma ancladas en el pasado. En el otro lado, están las ideologías liberales y socialistas. Estas sí están dispuestas a aceptar cambios. Son ideologías que reconocen que el mundo está cambiando y que hay que adecuarse a esos cambios. Cada uno a su manera, pero lo importante es que sí aceptan la realidad de un mundo cambiante.

Pero, en la actualidad, los problemas y la deriva de la política a situaciones dominadas por los intereses partidistas, requiere una búsqueda de nuevas ideologías.

Por una parte, ideologías que de alguna forma sean las ideas liberales de los siglo XVI y XVII, y las ideas socialistas de los siglos posteriores, pero adecuadas a la realidad actual y a los desafíos del futuro. Unas ideologías que requieren el replanteamiento de las ideas y conceptos sobre las cuales se ha de construír el edificio de sus ideas y programas.

       Los votantes como clientes

Esto es algo muy distinto a lo que plantean algunos asesores de marketing político que dicen que las ideologías ya no tienen valor, y que lo importante son las ideas. Estos gurús de la política tienen planteamientos que descansan en una cuestión básica: ganar elecciones, es decir, conseguir que las personas voten a sus “clientes”. Para ello no son importantes las necesidades de la gente ni sus problemas. Lo importante es detectar que es lo que quisieran, cuáles son sus debilidades y detectar cómo se les puede manipular. Es encontrar los mensajes, y generar una estrategia de comunicación que llegue a esos votantes, les cree unas determinadas necesidades, que sus “clientes” sabrán y son los mejores para resolverlas.

Es lo que ha pasado con Trump. Han creado una estrategia propia del marketing de guerra, en el cual todo vale. Lo importante es destruir al contrincante. Y llegar a las mentes de los votantes como el gran salvador. El único que puede resolver sus problemas, y que, naturalmente, no pertenece a la vieja política. Ellos son distintos, no están contaminados con la política. Y las masas menos formadas, más ignorantes, “compran” esos discursos, y los hacen propios. Los ven como sus salvadores. Y en ocasiones estos discursos llegan a ser las antesalas de los discursos de odio. Del germen de unas masas que dejan de pensar por sí mismas, sino que los hacen a través de unos líderes creados por estos gurús.

      El caso de las migraciones

En el futuro las migraciones van a ser un problema mucho más grave que en la actualidad. Y con las migraciones la de la mezcla de razas, y el posible incremento de la xenofobia. Algunos de los elementos que contribuirán a esto: la tasa de crecimiento de la  población de los países desarrollados vs países subdesarrollados, el cambio climático y el aumento de los desastres naturales y sus efectos en los países más pobres, la pobreza endémica y las hambrunas en ciertas zonas del planeta, provocadas por los malos gobiernos, las guerras y la sequía, entre otros, etc.

Las migraciones, en un futuro muy cercano, será uno de los graves problemas que nuestras sociedades deberán saber cómo resolverlos. Y en ningún caso serán resueltos con ideologías basadas en el odio y la discriminación.

       Esquema general de un nuevo modelo de ideología política

 

En realidad, lo que se va a plantear en los párrafos siguientes no contiene nada nuevo. Su valor, si lo tiene, es de intentar sistematizar lo que vendría a ser el programa base de un partido político. En que los elementos éticos sean el pilar fundamental. Una ideología basada en unos elementos programáticos, dentro de una envoltura ética. Pero ética de verdad. Porque son muchos los partidos que poseen una especie de carta ética, que en la realidad no es más que papel mojado. Un programa que incluya elementos de control, para evitar las distorsiones de la condición humana. Un programa que evite que el poder se concentre en unas pocas manos. Que evite que los partidos y las ideologías caigan bajo el manto malvado de unos ambiciosos y poco éticos políticos.

Empecemos.

        Nuevos principios

 

Los principios o elementos fundamentales de esta ideología los voy a separar en un grupo de elementos. Insisto que esta ideología tiene la estructura de un programa de actuación. Porque los partidos políticos así funcionan.

Nuevos principios generales

Comenzaré con unos principios básicos, que son en cierta forma, lo que en las Constituciones se llaman derechos fundamentales:

  • Libertad

    • Se debe recuperar el sentido de libertad de los principios del liberalismo (Locke) y de las revoluciones como la francesa. Pero despojados de los vicios y defectos del neoliberalismo
    • Debe ser totalmente opuesto al libertinaje
    • Debe incluir la libertad de movimientos, de religión, de orientación sexual,…
    • La libertad de votar, debe tener un trato especial. Y por lo tanto, el acto de votar debe ser obligatorio. Caso de Chile: los más pobres no votaban, porque sentían que no valía la pena.
  • Derechos fundamentales que se deben cumplir

    :

    • Derecho a la vivienda
    • A la educación
    • A la sanidad
    • Derecho a una igualdad real de oportunidades
    • Los derechos del niño.

Ver el siguiente artículo: Derechos del niño. Artículo publicado por Plan Internacional,  y que versa sobre los derechos del niño, según la Convención sobre los Derechos del Niño

  • Los derechos fundamentales de los refugiados

Para entender mejor este tema léase el artículo de eacnur.org: Cuáles son los derechos fundamentales en la Constitución Española y cómo se protege

Adjunto otros links sobre derechos fundamentales:

¿Qué son los Derechos Fundamentales?. Publicado por orientación-laboral.infojobs.net. Aquí aparece una resumen de los derechos fundamentales de los trabajadores y de las personas físicas

Derechos constitucionales. Artículo publicado por wikipedia, donde se hace una reseña de estos derechos en las constituciones de diferentes países, entre ellas Chile, España y México

Declaración Universal de los Derechos Humanos. Carta fundamental de las Naciones Unidas

  • Lucha contra la desigualdad.

    • Económica
    • Entre regiones
    • Por razón de sexo
  • Determinados bienes naturales deben ser del pueblo (agua, bosques).

En los casos de haber sido privatizados, deben ser restituídos (con una compensación justa)

  • Las actividades nocivas deben ser prohibidas o combativas

    Es el caso del juego, los paraísos fiscales, etc.

Estas actividades deben tener el trato penal del tráfico de armas y de seres humanos

 

      Los requisitos para ocupar cargos públicos

 

  • Políticos honrados
  • Políticos honestos
  • Deben tener una formación adecuada
  • Deben ser incorruptibles
  • No deben dejarse comprar.

Si no cumplen estos principios deben ser removidos del cargo.

Los elementos éticos y morales deben ser claves en la actuación de los políticos. Aparte de lo que establezcan las leyes y el aparato judicial

       Los políticos lo deben ser por vocación. Por amor al pueblo y por vocación de servicio

En esencia, los políticos no deben ser políticos profesionales.

  • Deben recibir sueldos normales. Calculados sobre un porcentaje del promedio de los sueldos del país
  • Al terminar su mandato deben tener un trato igual al resto de la población. En caso de tener que dejar un puesto en empresas privadas, podría considerarse un porcentaje del sueldo, mientras no tenga un nuevo ingreso.
  • Si es separado del cargo, por no cumplir con los requisitos de actuación, y ser cesados, debería ser tratado como un despido procedente.
  • Nadie debe tener un cargo político por toda la vida. Es una fuente de corrupción
  • Temas como la colusión, deben ser castigados penalmente. Y además, con la pérdida del cargo que ostenten, y la expulsión del partido

       Representación real del pueblo

 

Si la confianza del pueblo baja de un determinado porcentaje , los políticos deben ser cesados. Sus mandatos deben terminar. Debe ser una causa de cese de un gobierno y de un parlamento que no goza de un mínimo de confianza del pueblo. Esto se basa en que los sistemas actuales son de democracia representativa. Y como tal, si el pueblo ya no se siente representado, deben ser cesados. Esto evitaría que los políticos se aferren a los cargos, por sus intereses personales.

      Un nuevo poder del Estado

 

A los tres poderes típicos, legislativo, judicial y ejecutivo, debe agregarse un poder que los controle. Un poder que no sea político, que sea técnico y apolítico. Y que sea nombrado conjuntamente por el pueblo y las organizaciones sociales. Con una duración determinada, y también sujetos a su destitución automática si pierden la confianza del pueblo. Las nuevas tecnologías lo permiten. Debe ser:

  • Apolítico
  • Por concurso u oposición
  • Sometidos a la aprobación periódica del pueblo

     Otros elementos

 

     Participación del pueblo como algo natural.

Ya sea en forma de consulta no vinculante o de referéndum vinculante. Y esta participación debe contemplar el principio de igualdad de género ( entre un 40% y un 50%). El 50 % no , pero sí con miras a llegar  a esa cifra en el futuro. También debe tener en cuenta los principios de no discriminación, por razones de raza u orientación sexual.

      Gestión.

Se debe tener en cuenta que la actuación de los políticos implican en la mayoría de los casos GESTIÓN. En los parlamentarios debe existir una gestión del conocimiento. Deben saber y aprender sobre los temas que van a legislar. Como legislan sobre temas diversos, es imposible que dominen los temas sobre los que legislan. Por eso debe haber una adecuada gestión del conocimiento sobre los temas a legislar. Si no es así, los parlamentos se convierten en una fábrica de leyes incompletas, inadecuadas y, lo que es peor, que sirvan a los intereses de determinados grupos de poder. Es sabido cómo las leyes generan nuevas leyes para corregir los errores de las leyes anteriores. Esto porque no hay una gestión del conocimiento. Y en el caso del Ejecutivo, son 100% gestión. Pero la política hace que en muchos casos, los cargos políticos los ocupan personas ineptas, para ser suave.

      Nuevas tecnologías.

Las nuevas tecnologías permiten que las democracias representativas puedan ser un poco más directas, sin que eso implique un mayor costo. Ya son bastantes las administraciones locales, llámense ayuntamientos o municipalidades, que se acercan más al pueblo. El problema es que los partidos no son muy partidarios, por temor a perder su poder político, con todos los beneficios que eso significa.

       Medio ambiente, cambio climático.

La preocupación por el medio ambiente no tiene color político. Pero eso sí, de alguna forma, las grandes fortunas, que controlan la economía, van decidiendo cambios, para que el peso de la lucha contra el cambio climático caiga sobre los más pobres. Y las grandes fortunas simplemente cambien sus modelos de negocio. Es hora de que el mundo político sea capaz de liderar las medidas para luchar contra el cambio climático, de modo tal que el peso de las necesarias reformas caiga sobre los hombros de todos por igual

      Universalidad.

Los cambios que el mundo requiere es necesario que lo hagan partidos políticos que se muevan en forma similar en todo el mundo. En la actualidad, sin necesidad de que tengan que llegar a acuerdos, los neoliberales actúan con una línea uniforme en todo el mundo. Con variaciones más de forma que de fondo. Tienen un elemento en común muy poderoso: el dinero y el poder económico. Pero el resto de partidos e ideologías, se mueven por innumerables caminos que a veces se juntan y otras veces chocan entre sí. Pero son incapaces de moverse como una unidad. Es hora de hacerlo, porque sino los problemas del mundo caerán sobre los hombros de los más pobres.

Es lo que estamos viendo con el crecimiento de la desigualdad. De todo tipo, pero especialmente, económica, de género, entre países y regiones, de oportunidades, de educación. Y en general, de expectativas de una vida más digna.

 

        Conclusiones

La dicotomía de izquierda y derecha, quizá ya no sirva, como ya se ha dicho. La gente ahora tiene unas preocupaciones que trascienden esa dicotomía.

Ahora hay preocupaciones que afectan a todos los partidos, sea cual sea su color político: la corrupción, el incumplimiento de lo que prometen, su preocupación por sus propios intereses por encima de los intereses del pueblo, etc, etc. Y a estos elementos de descrédito de la clase política hay otros temas que ahora preocupan: la destrucción del medio ambiente, la lucha por la equidad de género, la lucha contra la diferentes fobias (xenofobia, aporofobia, homofobia, etc),… Todas son cuestiones que trascienden esa dicotomía.

Una prueba de que hay algo que falla en la política, tal cual se concibe en estos momentos, son la baja aceptación de políticos y gobernantes. Un ejemplo es lo ocurrido en el mes de enero en Chile, donde los partidos políticos y el presidente, no superaron el 7% de aprobación. Puede parecer un caso excepcional, pero los conflictos en todo el mundo, hacen pensar que el caso de Chile no es una excepción.

Los sistemas políticos fallan y algo hay que hacer. Hay países que, aparentemente, con una mayor participación del pueblo y con una mayor ética política, van superando esta, cada vez más creciente, especie de abismo entre la clase política y el pueblo.

Ya no es un problema de ideologías o de simplemente populismos. Hay un problema más de fondo: ese abismo entre políticos y el pueblo. El populismo a veces sabe engañar al pueblo diciéndole lo que quiere oír. Pero esa es una falsa visión de la realidad: es como dice el dicho, pan para hoy y hambre para mañana.

        Un resumen final.

Hay que regenerar la política y crear una nueva ideología que de respuesta a los problemas que hoy preocupan a los pueblos. Una ideología que rescate lo mejor de la izquierda y la derecha y permita gobiernos duraderos. Gobiernos que piensen en la gente y no en sus partidos e intereses. Políticos que no hagan de la política una profesión para adquirir poder y enriquecerse. Una politica basada en programas de largo alcance, que permitan hacer verdaderos cambios que beneficien a la mayoría del pueblo. Una política que no se base en fomentar odios y antagonismos, sino puntos de unión y de acuerdo.

CONVERTIR LOS SUEÑOS EN REALIDAD  ES POSIBLE

*************************

Más información sobre este tema en otros medios

La economía como ideología: desafiando el poder político de los expertos

La desigualdad es ideológica y política’, afirma Piketty en su nuevo libro

************************

Otros artículos relacionados, publicados en este blog:

La ideología neoliberal. La versión más oscura del liberalismo.

Partidos políticos. Elementos claves

Los males de los políticos

Ideologías políticas. Qué son y algunas clasificaciones

La ideología liberal

Las diferentes clases de socialismo

***********************

Si has llegado hasta este punto te agradecería que valoraras este post. Si lo haces desde un móvil pincha en la estrella dentro de un círculo. Te aparecerán varias opciones. También te agradecería cualquier comentario. Me ayudará a mejorar este blog. Gracias desde ya

Y si te ha gustado este artículo, te agradecería que lo compartieses. Las visitas a este blog son el alimento y la energía que  da las fuerzas neces

(Visited 115 times, 18 visits today)
 

You may also like...

1 Response

  1. Great content! Super high-quality! Keep it up! 🙂

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *