El impacto económico del covid 19, una visión desde la vida.

El impacto económico del covid 19

El impacto económico del covid 19, una visión desde la vida. Introducción

El impacto económico del covid 19, debe ser analizado desde la perspectiva de la vida, la prioridad absoluta en esta crisis.

El mayor impacto que puede tener el covid 19, desde la perspectiva de la economía y de la vida, es el efecto sobre el empleo. Esta es la clave que no debemos perder de vista.

Y esta situación del empleo va a depender de los sistemas económicos. Y también  de la capacidad que tienen los países y las empresas para enfrentarse a esta pandemia.

Por lo tanto, en esta época de crisis, el gran problema a resolver es cómo salvar vidas sin destruir la economía. Es una búsqueda de una maximización en el objetivo de salvar vidas. Y de  una minimización de destrucción de la economía y creación de desempleo. Un objetivo que será muy difícil para algunos países como veremos más adelante.

Que puede pasar si solo nos preocupamos de la economía.

Si damos demasiada importancia a la economía, por encima de la vida, puede que se produzca una oleada de muertes. Los hospitales se colapsarán. Y las empresas pueden  llegar a una situación en que no tengan trabajadores para realizar las tareas básicas. O estarán muertos o enfermos. O no podrán trabajar porque el pueblo se habrá levantado en una insurrección general. Y esto  puede llevar al país a una parálisis económica.  Y por otro lado, si logran producir y poner sus productos en el mercado, puede que no tengan a quien venderlos. O, ante un pueblo empobrecido, tengan que bajar los precios, por debajo de su costo de fabricación.  Y las empresas tendrán que cerrar porque no va a existir demanda para sus productos.

Lo que está pasando en Estados Unidos y en Brasil es un ejemplo de priorizar,  quizá en exceso, a la economía.

Y  que puede pasar si nos orientamos sólo a salvar vidas

Por otra parte, una política orientada al 100 % a salvar vidas y descuidar la economía, puede llevar a su destrucción. Y la  destrucción de la economía puede llevar al paro, la pobreza, el hambre y la muerte por falta de alimentos y por las enfermedades. Puede también desencadenar una violencia como repuesta de un pueblo desesperado ante la falta de trabajo, la falta de alimentos e insumos mínimos.

Y la ausencia de medios de supervivencia puede llevar a un aumento de la mortalidad infantil. Y también a un aumento de la tasa de mortalidad entre los ancianos y los enfermos.

La necesidad de un equilibrio entre esos extremos.

O sea, que sólo salvar vidas y descuidar la economía, o sólo preocuparnos de la economía y dejar que la gente muera, son dos extremos que pueden llevar al mundo a una depresión global y a una gran catástrofe humana, social y económica.

La solución debe estar en un adecuado equilibrio entre esos dos extremos. El problema es que la capacidad de actuar con un adecuado equilibrio entre esos extremos, sólo se lo pueden permitir los países ricos y que no están demasiado endeudados. Y que su economía no sea demasiado dependiente de  determinados sectores que van a sufrir demasiado en esta crisis, como es el turismo. También estarán en mejor situación aquellos que aunque no estén dentro de la esfera de los países ricos, estén poco endeudados. Por lo tanto el endeudamiento de un país y no tener una economía demasiado dependiente de sectores económicos vulnerables, van a ser factores claves en esta lucha contra la pandemia.

Además, hay que tener en cuenta que estamos hablando de una situación nueva, con informaciones a veces contradictorias. Y por lo tanto, los primeros países en sufrir esta pandemia han sido un campo de investigación. Y los siguientes se enfrentan a sus propias peculiaridades como país. O sea, que los países tienen que tomar decisiones muchas veces sin que haya experiencias previas.

Los lastres para resolver este difícil dilema

Y por otro lado,  también está el lastre para algunos países de la insolidaridad internacional, como lo ha hecho la UE o el aprovechamiento de algunos sectores empresariales, que han encarecido los precios de los insumos necesarios en esta crisis. En la aplicación inhumana de la ley de la oferta y la demanda. Pero también están los políticos, que han intentado sacar provecho de esta crisis. Es como si en una guerra, una parte de tu población se pusiese de parte del enemigo (en este caso, el virus). En estos casos, aunque se comentan errores, se debe apoyar al que gobierna y hacer una crítica constructiva.

Ya llegará el momento de juzgar lo que se ha hecho, y exigir explicaciones.

Por lo tanto, este conjunto de factores hace difícil tomar decisiones que permitan que un país pueda moverse, con cierta certeza, en un adecuado equilibrio entre la vida y la economía.

La actuación de los gobiernos

Hay algunos países que al principio se decantaron por algunas de estas situaciones extremas. Pero poco a poco han ido comprendiendo que se deben salvar vidas, y que también se debe salvar la economía. Ambas están íntimamente relacionadas. Pero también siguen habiendo algunos gobiernos, partidos políticos y medios de comunicación que siguen defendiendo, casi a ultranza, la economía por encima de la vida humana.

Pero la mayoría  van haciendo esfuerzos por salvar a ambos: las vidas y la economía. Es verdad, que no faltan algunas posturas hipócritas, que parece que quisieran salvar vidas, pero que la verdad es que lo único que les importa son sus empresas.

Pero como ya se ha dicho no todos los países están en las mismas condiciones para poder luchar contra este gran desafío: salvar vidas y salvar la economía.

En un próximo artículo voy a hacer un somero paseo por los muchos elementos que van a influir en la capacidad de los países para luchar por este doble objetivo.

El fantasma de la recesión

La mayoría de los economistas, políticos y medios de comunicación nos están augurando una época dramática por la recesión económica que se nos avecina. Una recesión que puede convertirse en una depresión

Pero ¿es tan grave esa recesión cómo nos la pintan? ¿O es, una excusa para hacer que los pobres del planeta y las clases medias paguen el costo de esta pandemia?

La recesión es un crecimiento negativo del PIB (producto interior bruto). Cuando esto es por un período corto de tiempo los economistas hablan de recesión. Pero si ese período se alarga entonces estaríamos en una depresión económica. Y el PIB es ese indicador maravilloso que tanto encanta a algunos economistas. Es la cantidad de bienes y servicios que un país produce, en un período de tiempo. Pero ese indicador no tiene en cuenta como se distribuye esa riqueza. Ni tampoco cual es la composición de esa producción de bienes y servicios. No tiene en cuenta si esa riqueza está en manos de unas pocas personas, y si, por ejemplo, lo que se producen son armas. No, eso no se tiene en cuenta.

Y así, si el crecimiento del PIB se hace negativo, se iniciará en el mundo un proceso de recuperación del crecimiento del famoso PIB. Y puede que se haga como en la crisis de 2008. En ese caso el costo de la recuperación económica cayó en las manos de los trabajadores y las pequeñas empresas.

Entre el 2010 y el 2020 los 10 mayores milmillonarios se duplicaron

En el año 2010, la mayor fortuna del mundo era de un mexicano, Carlos Slim, con un patrimonio de 53,5 mil millones de dólares. Entre las 10 fortunas más grandes del mundo, había además del mexicano, un francés (7º), un español (9ª), un brasileño (8ª), un alemán (10ª), 2 de India (4ª y 5ª)  y 3 de Estados Unidos (2ª, 3ª y 6ª). La mayor fortuna era de 53,5 mil  millones y la décima 23,5 mil millones. La suma total de esas 10 fortunas más grandes en ese año era de 342,2 mil millones de dólares.

Y diez años después, al inicio del 2020, entre las 10 mayores fortunas, todos eran de Estados Unidos.  A  excepción de un francés (3ª) y un español (6ª).  La suma total de esas fortunas ha sido de 687,4 mil millones de dólares.  Es decir, que en estos 10 años las grandes fortunas se han duplicado. Y entre las 5 principales fortunas estaban los norteamericanos  Jeef Bezos de Amazon (113 mil millones), Bill Gates de Microsoft (98 mil millones), Warren Buffet (67,5 mil millones) y Larry Ellison (59 mil millones) Sus fortunas ascendían a 337,5 mil millones de dólares.

En los dos siguientes cuadros se puede ver el detalle de estos datos. La fuente es la revista Forbes, y las cantidades son miles de millones de dólares.

El impacto económico del covid 19

Las diez mayores fortunas en el año 2020, Fuente: revista Forbes. En miles de millones de dólares

El impacto económico del covid 19

Las diez mayores fortunas en el año 2010, Fuente: revista Forbes. En miles de millones de dólares

Por otro lado la cantidad de personas que tenían un patrimonio de más de mil millones de dólares, ascendió de 1.011 en 2010 a 2.153 en 2019. En todo caso, la pandemia está haciendo que la cantidad de milmillonarios disminuya. Pero subirán los pertenecientes a algunos sectores, como el tecnológico.

Estos son los datos. Que cada uno saque sus propias conclusiones.

¿Porqué incluyo estos datos en un artículo sobre la pandemia?

Porque es muy posible que la crisis económica que lleva aparejada se resuelva como la crisis del 2008: con una mayor pobreza de las clases trabajadores y clases medias de todo el mundo. Con una redistribución de las pérdidas que esta crisis económica va a causar, cayendo el mayor peso sobre los hombros de los más pobres y las clases medias. Lo más ricos serán más ricos y los pobres más pobres. Eso sí, puede que la estructura de la pirámide de las grandes fortunas se modifique. El gran dominio de Estados Unidos puede que se resienta. Hasta ahora ha sido el gran dominante de la economía mundial. Pero la mala gestión de la administración Trump les puede dejar debilitados. El panorama de la geopolítica mundial se puede alterar.

En todo caso, en la opción optimista de mirar esta crisis, está la posibilidad de que esta crisis no sea a costa de los más pobres. Y que si la crisis del 2008 empeoró el mundo, hay que analizar la posibilidad de que esta crisis mejore la situación del mundo. Como pasó, en una buena medida después de la segunda guerra mundial.

Un análisis más profundo de esta situación será el objeto de un próximo artículo

Próximos artículos

El análisis de los temas que he indicado en esta introducción, son demasiado largos. Así que lo iré publicando en una serie de artículos.

Estos son, en principio, los temas que trataré. Pero pueden haber algunas variaciones:

La verdadera cara de la crisis económica por causa de la pandemia

Elementos a tener en cuenta en esta lucha entre la vida y la economía

La recesión que se viene.

Acciones a realizar por los gobiernos para evitar el colapso económico y el paro

Otras acciones de carácter no temporal. Una salida de la crisis más justa y que reduzca los grandes problemas actuales del mundo.

Una mirada a la historia.

*************************

Más información sobre el Covid 19

Coronavirus, la mayor crisis después de la segunda guerra mundial. Artículo publicado en este blog.

************************

Otros artículos relacionados

Las crisis del siglo XXI. Qué nos espera el futuro

Artículo publicado en este blog, sobre las posibles crisis que puede que tenga que afrontar la humanidad en este siglo

Revista Forbes. Una publicación de referencia sobre el movimiento de los grandes capitales y fortunas en el mundo. Pero no sólo eso. Hay mucho más sobre el mundo de la empresa.

***********************

Si has llegado hasta este punto te agradecería que valoraras este post. Si lo haces desde un móvil pincha en la estrella dentro de un círculo. Te aparecerán varias opciones. También te agradecería cualquier comentario. Me ayudará a mejorar este blog. Gracias desde ya

Y si te ha gustado este artículo, te agradecería que lo compartieses. Las visitas a este blog son el alimento y la energía que  da las fuerzas necesarias para continuar.

(Visited 78 times, 1 visits today)
 

You may also like...

6 Responses

  1. Anamaria dice:

    Muy bien Eduardo. Didáctico y esclarecedor para quienes no dominan elementos economicos que variaran profundamente los conceptos que se tienen sobre riqueza…pobreza y consecuencias post pandemia.

     
  2. Osvaldo Garay O. dice:

    Felicitaciones Eduardo. Complementando tu análisis, creo que el cambio tecnológico también contribuirá a la prescindencia de la mano de obra y al enriquecimiento de estas mismas personas. Por ello, la pandemia resulta congruente en la reducción de la población.
    Por otro lado, los Estados se enfrentarán a revueltas y mayores ilícitos, como ocurrió en Inglaterra con la famosa revolución de Ludd.
    Saludos

     
    • Eduardo Escárate Ferrada dice:

      Gracias Osvaldo. Estoy plenamente de acuerdo con tus comentarios. Uno de los grandes riesgos que se nos avecinan, es precisamente el gran desarrollo de las empresas tecnológicas. Desarrollo que no va aparejado con una mejor distribución de la riqueza, sino más bien, con un incremento de la desigualdad. La riqueza de Jeff Bezos y de Zuckerberg sigue creciendo enormemente. La de Bezos influirá enormemente en la robotización y el empobrecimiento de una parte de la población. Y la de Zuckerberg en el peso de las redes sociales, con la parte negativa que tiene. Son algunos de los grandes riesgos que ya existían, pero que esta pandemia los está acrecentando..

       
  3. Gonzalo Céspedes dice:

    Cómo siempre Eduardo, tu análisis claro,profundo y muy equilibrado,esperemos que el resultado de todo esté desastre,sea que tengamos un mundo mejor y más justo para todos.Felicitaciones.

     
    • Eduardo Escárate Ferrada dice:

      Gracias Gonzalo por tu comentario. Ojalá este desastre nos lleve a un mundo mejor. Por desgracia, la historia nos muestra que sí se producen cambios favorables, como fue el estado del bienestar después de la segunda guerra mundial. Pero luego el mundo vuelve a retroceder. Gracias nuevamente

       

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *