EL ESTADO DEL BIENESTAR. LA DIFICIL FINANCIACION

el estado del bienestar

El estado del bienestar. La difícil financiación

EL ESTADO DEL BIENESTAR. LA DIFICIL FINANCIACION

El estado del bienestar, tal como todos sabemos, es aquel en el cual el Estado actúa como un buen padre con los ciudadanos de su país. Y como buen padre se preocupa de que sus hijos (los habitantes) se puedan alimentar adecuadamente, se puedan educar, si tienen alguna enfermedad tengan la atención médica que necesite, y así muchos más aspectos. Pero ese padre, si no está en un sistema en el cual eso se lo solucionen otros, necesitará dinero para poder solventar los gastos que todo eso requiere. Los gastos para alimentar, para la educación, para la sanidad, etc, etc.

Pero, desgraciadamente, a nivel de Estado, eso lo tiene que solucionar cada Estado. NO hay a nivel de los Estados, un supra estado del bienestar. Si un Estado no tiene alimentos para sus habitantes, por ejemplo, sufrirá hambrunas y se morirá una parte importante de la población. Cuando la cosa se pone muy grave surgen las ONG y hacen campañas para conseguir alimentos. ¿Y los Estados qué? Pues, casi nada.

Esa es la realidad. O sea, que los Estados, no nos engañemos, deben saber sacar de algún lado los recursos necesarios para mantener o crear (en algunos casos) el estado del bienestar.

Y esos recursos tienen dos fuentes básicas:

1.- La financiación propia. Es decir, los recursos que el propio Estado genera. Y esos son básicamente los impuestos. Claro que puede haber otros, pero la clave suele estar en los impuestos que ese Estado es capaz de recaudar. Son como los sueldos para un trabajador común y corriente.

2.- La financiación ajena. En este caso, igual que una familia cualquiera, si sus ingresos no llegan para cubrir sus gastos e inversiones que quiera hacer, recurre a los préstamos. Es decir a la financiación ajena. A alguien que le preste dinero. Lo mismo hacen los Estados.

Pero para los Estados, la obtención de recursos propios y ajenos, está sujeto a graves peligros. A situaciones que pueden llegar a generar verdaderas crisis de subsistencia. Especialmente para el estado del bienestar.

EL ESTADO DEL BIENESTAR Y LA FINANCIACIÓN AJENA

Lo lógico sería empezar por la financiación propia. Pero este artículo no pretende seguir  pautas establecidas, sino sólo hacer hincapié en algunos aspectos que atacan la línea de flotación del estado del bienestar. Así que empezaré por la financiación ajena. ¿Por qué? Simplemente porque hay muchos políticos, en todas partes, que creen o actúan como si esta  financiación les va a resolver siempre sus necesidades de dinero. Volviendo a la comparación con una persona de la calle, hay algunos que viven por encima de sus posibilidades, las de sus ingresos. Y  piden dinero a los bancos, a sus amigos y a quién se le ponga por delante. Y como muchos políticos son un clon de estos individuos, pero llevados al mundo de la política, actúan igual. Y creen que es un derecho.

A ver, un derecho es el que exista el estado del bienestar, pero una obligación es la de gestionar bien los recursos de que se dispone, y de decir a los ciudadanos la verdad.

Para un Estado, a grandes rasgos sus fuentes de financiación ajena son los préstamos de organismos internacionales y la colocación de deuda en los mercados. Naturalmente que también hay otros. Y estos organismos e instituciones de todo tipo, que no son más que bancos, actúan con el criterio de los bancos. Te prestan si eres solvente. Y si no es así te ponen trabas. Y te suben los tipos de interés. Eso de los tipos de interés es para cubrirse las espaldas por si no puedes pagar. Y también te exigen que no gastes mucho. Y lo primero que te exigirán es que recortes en gastos que afectan, por desgracia, a el estado del bienestar.  O sea, que para prestarte te ponen entre la espada y la pared.

el estado del bienestar - 1

La historia reciente y la prima de riesgo

Y, nuestra historia reciente nos  ha mostrado algunos casos de Estados que han vivido esta triste experiencia. Recordemos el caso de Grecia. Cuando le faltaron los recursos para hacer frente a sus gastos, trató de pedir dinero. Y entonces, los organismos internacionales, y la banca internacional, como aves rapaces, se lanzaron contra la presa desvalida: Grecia. Y le exigieron recortes, justamente en el Estado del Bienestar.  Fue la condición para prestarle dinero a precios usureros. A nivel de país, la usura está condenada, es mal vista, y puede conducir a la cárcel.

Pero a nivel internacional, no sólo no está mal vista, sino que es justificada por los mandamases del mundo. Y mientras un país, en este caso, Grecia, sufre el efecto de estos usureros internacionales, otro pais, que ya es rico, se enriquece aún más. Y consigue  el dinero que quiera a coste cero o negativo. Es la burla de las naciones ricas con la famosa prima de riesgo.

Las condiciones para obtener una migaja de financiación ajena.

O sea, que a nivel internacional, los países están “jodidos”. O tienen las entradas suficientes como para poder pagar sus gastos o su futuro es muy incierto, negro de una negritud absoluta.

Observen  que no he hablado de ingresos, sino de entradas. Porque eso es lo importante, en principio. Porque el dinero disponible es la suma de los ingresos más la capacidad para obtener dinero prestado. Y los ingresos son, para un Estado, principalmente, no todos, los ingresos por los impuestos. Pero si esos ingresos no son suficientes, debe tener capacidad para obtener préstamos. Y claro, a un interés razonable. Y aquí puede empezar el drama.

Veamos entonces qué pasa si los ingresos no son suficientes. Simplemente que tendrá que obtener dinero prestado. Entonces  pueden empezar los problemas. Puede pasar como a Grecia. Le digan que le prestan, sí, pero con condiciones. Como ya se ha dicho, igual que un banco privado que te pone condiciones para prestarte dinero. En este caso esas condiciones, pueden pasar por los recortes del Estado del Bienestar. Mejor dicho, seguro que pasarán por allí. Lo dice la historia.

Así que aquí hay un punto que todo gobierno debe tener muy en cuenta antes de prometer cosas que no pueda hacer. Es una de las dos grandes espadas de Damocles, que el mundo en su estado actual, globalizado, pone sobre las cabezas de los estados.

Puede que el precio por prometer lo que no puedes lleve al pueblo a perder lo poco que ya tenía. O sea, que las promesas imposibles de cumplir pueden tener un coste muy alto para el pueblo. Para el que promete quizá no. Porque normalmente están bien colocados profesionalmente, y después de dejar a ese pueblo sufriendo sus desventuras, vuelven a su vida de antes. Y para ellos no ha pasado nada. Sólo un fracaso profesional. O quizá, ni eso.

 

LOS RECURSOS PROPIOS. UNA FUENTE EN DECADENCIA

 

el estado del bienestar - 2

Los impuestos indirectos.

Pero volvamos a las entradas por los ingresos. Mayoritariamente como ya se ha dicho, los impuestos. ¿Y de donde salen los impuestos? Esos impuestos, fundamentalmente, tienen dos fuentes. Una es el impuesto que se les cobra a las personas físicas y a las sociedades. Y la otra, los impuestos indirectos, como el IVA. El gran IVA, que cada dos por tres, en la UE a algún país le piden que lo suba. Este impuesto les gusta mucho a los grandes pensadores económicos, porque lo pagan TODOS por igual. Sea rico o sea pobre.

Por ejemplo, un tipo de IVA del 4% al pan, lo pagará por igual un parado que apenas tiene para comer, que un supermillonario. A mí me parece injusto. Pero eso son los impuestos indirectos. Un porcentaje fijo sobre el precio del producto que todos, absolutamente todos, los pagan por igual. Y este es el impuesto que a los políticos de hoy les gusta tocar, cuando se trata de aumentar los ingresos. Es un canto a las políticas neoliberales.

Los impuestos sobre la renta de las personas físicas y las sociedades.

Y el otro conjunto de impuestos son aquellos sobre la renta y sobre las ganancias de las empresas. Aquí, casi todos los economistas del s. XXI dicen que no se deben tocar. No se deben tocar, porque a las empresas les encarecen los costos, y a las personas, les queda menos dinero para comprar. Que lo mejor es bajar estos impuestos. Y es lo que a escala mundial se está haciendo. Y así a escala mundial aumenta la desigualdad. Ya puede decir OXFAM, los organismos de las Naciones Unidas y otras instituciones de prestigio que esto hay que cambiarlo. Pero los poderes fácticos dicen que no (poderes fácticos: esos poderes informales  que tienen un gran poder, como la banca, la oligarquía, la iglesia, etc). Y si ellos dicen que no es no. No se tocan. Es la otra espada de Damocles que nuestro actual mundo globalizado pone sobre la cabeza de la humanidad.

O sea, que resumiendo, tocar los impuestos sobre la renta, de las personas y de las empresas, parece un tema vedado.

Un caso real: los impuestos no se deben tocar.

Prefiero no opinar sobre esto. Porque es terreno demasiado emponzoñado. Sólo haré un pequeño inciso para recordar un hecho real. Se trata de algo que pasó en Catalunya, hace unos años, cuando el entonces presidente Zapatero comentó, insinuó la posibilidad de subir los impuestos a la renta y a las ganancias de las empresas. Y lo que recuerdo es el comentario del entonces presidente de la Generalitat, Arthur Mas, quien dijo que el empresariado catalán se podría ir de Catalunya si se les subían los impuestos.

Pero luego, cuando se inicia el proceso independentista, nunca ha querido hablar del riesgo de que algunos empresarios se puedan ir. Resumiendo: no se pueden tocar los impuestos porque los empresarios se pueden ir, pero si se van por otra razón, entonces no importa.

También lo pidió la CUP, el partido amigo para llegar a la independencia, pero también se lo negaron.

Es que los impuestos más parece que son una cuestión de fe, o de principios que de otra cosa.

 

LOS GRANDES PELIGROS QUE ACECHAN A LOS IMPUESTOS

Pero  si lo dicho hasta aquí no fuese suficiente, hay que ponerle la guinda al pastel.

La guinda de los problemas del dinero que puede quedar para el estado del bienestar.

Porque hay  más situaciones peligrosas. He aquí dos para empezar:

La corrupción.

La corrupción, que ya ocupa muchas páginas en todos los medios. Una corrupción que no está solo en los políticos sino que es transversal. Es una cuestión casi de ideología. Podríamos decir que hoy impera en el mundo la ideología de la corrupción. Ganar dinero de cualquier forma, no importa que no sea ético, Y tampoco si es ilegal. La cuestión es saberlo hacer, para que no te descubran. Y con los avances tecnológicos y otros elementos hoy es más fácil ser corrupto.

Esta corrupción, en lo que afecta a las entradas de dinero de un Estado, pueden ser de diferente tipo. Pero mencionaré sólo algunas: por ejemplo, las comisiones que se cobran por otorgar contratos de obras con la Administración Pública. Pero esto no sería tan grave, si se eligiese a la mejor empresa o al mejor proyecto. Pero no es así. Y además, esos presupuestos normalmente están inflados.

Otro ejemplo. La construcción de obras que no se necesitaban. Cada país tendrá sus propios ejemplos. Aquí en España,  las inversiones en aeropuertos han sido muy criticadas. Pero una buena parte no eran necesarios. Incluso algunos el Gobierno ha tenido que “venderlos” a precios de saldo. Pero, en España, no sólo han tenido esa suerte los aeropuertos. También las autopistas. España es el tercer país con la red más extensa de autopistas y autovías. Pero  algunas de ellas son verdaderas autopistas fantasmas. Donde si se ve un coche es casi un milagro,

Según algunas fuentes, el coste de la corrupción podría suponer en España  alrededor de 90.000  millones de euros anuales.

Los paraísos fiscales.

Los paraísos fiscales son otro gran pozo sin fondo donde desaparecen los ingresos de los Estados. Grandes empresas y grandes fortunas, junto a otras no tan grandes, se vuelven opacos ante las Haciendas o el fisco de muchos países. La hipocresía que reina en el mundo de hoy nos lleva a una increíble realidad: detrás de estos paraísos fiscales están algunos de los países más respetados a nivel mundial.

Y las cifras que se estiman se evaden en estos paraísos fiscales son muy similares a las de la corrupción.

Otro conjunto de problemas

Y a estos dos grandes agujeros, se unen otro conjunto de problemas que hace muy difícil la obtención de ingresos adecuados para muchos países:

a) La capacidad para crear leyes y reglamentos fiscales adecuados. Entre los políticos y los intereses de algunos grupos de poder, esas leyes o no salen o son un parche a las verdaderas necesidades de algunos países.

b) Crear y gestionar sistemas de control adecuados. Una ley puede ser muy buena, pero si no se crean las instituciones adecuadas para ejercer las acciones que allí se establecen, se transforman en papel mojado. Y por último, si existen esas instituciones, pero no se les dota del personal necesario ni de los recursos materiales adecuados, es como si no existiesen.

c) La cultura y la mentalidad de los pueblos. Si no existe una cultura responsable fiscalmente, si no existe la conciencia de que los impuestos sostienen el estado del bienestar, entonces es muy difícil luchar contra el fraude fiscal. Ese fraude se inserta en la sociedad como si fuera un parásito. Y es muy difícil crear esa conciencia cuando el pueblo ve que sus políticos son corruptos y que no puede confiar en ellos.

 

 

EL ESTADO DEL BIENESTAR Y LOS PROBLEMAS DE TIPO POLÍTICO

el estado del bienestar - 4

 

Pero los problemas no terminan allí. Aunque una de esas enormes piedras que se encuentran en el camino ya se han dicho, volveré a repetirlas en este apartado. Aquí me voy a referir sólo a problemas que nacen en el ámbito político. Por eso que alguno ya se ha dicho.

Los problemas a que me refiero son:

a) La corrupción en el mundo político, al cual ya me he referido.

b) La demagogia. O sea, esos actos de los políticos en que  prometen algo que  saben  que no van a cumplir. Y en ocasiones nunca han tenido la menor intención de conseguirlo. Pero que se hace para conseguir votos. Y en ocasiones esa demagogia lleva a promesas que pueden conducir a desviar los escasos fondos existentes a proyectos que nunca se finalizarán. O sea, en definitiva, a tirar el dinero

c) El voluntarismo político. Primo hermano del anterior. Pero en este caso nace de una postura honesta. En el voluntarismo político se cree que se pueden llegar a conseguir determinadas cosas, sin valorar adecuadamente la verdadera realidad del país y las limitaciones existentes. Es como si soñar y hacer soñar a los demás no pudiera llegar a ser peligroso. Si se le hace a un pueblo abrigar esperanzas falsas, ese pueblo puede reaccionar como una masa adolorida, y su respuesta puede ser difícil de prever. ¿O quizá si es previsible ?.

d) Los populismos. Aquí me estoy metiendo en un terreno muy delicado. Hoy cada cual llama populismo a aquello que no les gusta. Se usa el término de una manera despectiva. En resumen, entre los medios de comunicación y los políticos mal intencionados, hoy se llama  populismo a todo aquello que implica cambios  que no nos gustan. Y cuando esos mensajes van dirigidos a la mayoría de la población y a la más desfavorecida. Por lo tanto, hay populismos de derecha y de izquierda. Pero a los populismos que aquí me quiero referir es precisamente a aquellos que están  sentados en un caballo mitad demagogia y mitad volutarismo. Es decir, los populismos que se incluyen aquí como algo negativo, son aquellos que en la búsqueda del voto prometen cosas que no podrán cumplir. Y esas promesas están basadas en actitudes demagógicas (prometen algo que saben no podrán cumplir).  O en actitudes voluntaristas, y prometen algo convencidos que sí lo conseguirán.  Pero, en verdad, están basados más en razones de tipo ideológico, con rasgos de fe dogmática, que en estudios serios e imparciales.

e) La ineficiencia de los políticos y de la gestión pública. Si partimos de la base de lo poco que se le exige a los políticos para ocupar un cargo político, ya tenemos una parte de la explicación. Y luego la existencia de las camarillas que sustentan ese poder. Rodearse de gente fiel es clave, no importa lo capaz que puedan ser. Y la ausencia de transparencia abona un campo plagado de personajes que buscan su éxito personal por encima del éxito de sus ideas. Luego nombran a los cargos públicos de confianza. Naturalmente que deben ser fieles por encima de todo. Los conocimientos y la capacidad se vuelven secundarios. Y así se obtiene  un campo totalmente abonado. Abonado para la ineficiencia. Porque no es sólo que el jefe sea poco capaz, sino que puede dejar que se duerman eternamente en sus cajones los proyectos de valor que preparan sus subordinados. Y puede surgir la desmotivación en aquellos funcionarios públicos que quieren hacer bien las cosas. Y poco a poco pueden ir  mutando a ese estereotipo de personaje que hace poco o nada.

Todos podemos recordar noticias de grandes sucesos mundiales, que habían sido previstos por algunos subalternos, pero que los que tenían que tomar decisiones no hicieron nada.

LA NEGOCIACIÓN. UNA CLAVE DEL ÉXITO

O sea, que tenemos que ser capaces, como Estado de generar recursos para cubrir los gastos del Estado del Bienestar. Y que sí podremos tocar algo los impuestos directos , pero tiene que ser como producto de una negociación y con la aceptación de los poderes fácticos. Si no al final, sólo se conseguirán resultados que pueden ser pan para hoy y hambre para mañana. Aquí un par de ejemplos. Varios países, especialmente en Latinoamérica, han intentado acabar con muchas de las desigualdades sociales existentes. Es de tener en cuenta el caso de Ecuador, que en los años de gobierno de Correa ha hecho importantes avances no sólo en el ámbito social sino también en el económico.  Llevó a cabo  reformas importantes, socialmente justas, que limitaban los beneficios excesivos de las grandes fortunas.

Sin embargo, las fuerzas fácticas, siempre están allí. Parece que estuviesen vencidas. Pero de repente, sacan de nuevo su cabeza, como una película de terror, y empiezan a tomar el control de la situación. Por un lado, sembrando la semilla de la corrupción entre los que gobiernan. Y por otra, sembrando otra semilla en la población: la del descontento. Haciendo resaltar todo lo que no se ha conseguido. Y también magnificando los errores, que de eso hay quienes saben mucho. Lo importante pasa a ser todo lo que se ha prometido y que no se ha cumplido. Lo que se ha conseguido se olvida. Y comienzan los problemas y las derrotas en las elecciones. Y lo que es peor, puede suceder en algunos casos que lo que el pueblo había ganado empiece a perderlo. Es un riesgo que hay que tener siempre en cuenta. Los poderes fácticos nunca deben ser minusvalorados.

Es el riesgo de Ecuador en este momento.

Pero, por otro lado, está el caso de Uruguay.  En su momento subió un gobierno de izquierda, que todo lo fue haciendo negociando con esos poderes fácticos. Y el país sigue avanzando. Eso sí, como los pueblos son como son, no reconocen que van para mejor. La tasa de pobreza, de 12,4 en 2012 bajó a un 9,4 en 2017, para poner un ejemplo. Aquí se puede leer un interesante artículo sobre el gobierno de Mujica.

Un ejemplo de que los pueblos son como son, es el caso de Catalunya. Vamos entrando en una situación que conduce a un posible irremisible choque de trenes. El tren del Gobierno de España y el tren del Govern de la Generalitat (Cataluña). Ninguno cede ni un ápice de sus posturas. Y lo cierto es que uno de los trenes es mucho más potente. Así que del tren más débil ya se empiezan a bajar unos cuantos. Pero la gente, la de la calle, sigue también sin moverse un milímetro de sus posiciones. Hasta que los trenes choquen. Y entonces …

Se ha de tener en cuenta estos problemas y los políticos deben trabajar con los pies en la tierra. Dejar de lado la demagogia. Dejar de pensar sólo en proponer cosas para ganar adeptos. La política no debiera ser un gran supermercado de votos.

LOS GRANDES PROBLEMAS RESPECTO A LOS IMPUESTOS

el estado del bienestar - 5

En el esquema anterior se hace un pequeño resumen de algunos de los conceptos que se han comentado. No todos, sino sólo algunos.

Los comentaré rápidamente, porque es sólo un resumen de los aspectos que se pueden considerar más claves,

Los impuestos directos.- Es posiblemente la más justa de las fuentes de financiación. Una fuente en la cual quién más tiene más coopera. Pero, con el auge del neoliberalismo, surgen las voces de que el que más gana no tiene porqué pagar más. La teoría que hace unos años nadie discutía, que los impuestos debían ser una herramienta para luchar contra la desigualdad, ahora es mal vista. Ahora hay que dejar a las grandes fortunas que ganen lo que quieran. Porque a ellos se les debe la creación de empleos y son el motor del crecimiento económico. Un crecimiento muy desigual, pero vamos, eso no importa. Así que ahora es muy, pero muy mal visto que se suban los impuestos a la renta de las personas y de las empresas. Lo que se mira con buenos ojos es que se bajen.

Claro que de paso. también se bajan los impuestos a las rentas más bajas. Y entonces los neoliberales sacan pecho.

Pero el poder real está del otro lado. Del lado donde está el dinero. Nos guste o no es una realidad. Por lo tanto, si se quiere hacer algo, se debe hacer intentando que la bestia no se despierte. Hay que alimentarla, no hay que permitir que tenga hambre, porque entonces se vuelve muy peligrosa.

Y allí está el papel importante de la negociación

Los impuestos indirectos.- Aquí hay dos elementos claves. Por una lado la defraudación. Es cierto que está en todas partes. Pero es en los impuestos indirectos donde el esfuerzo por defraudar va desde el último de la fila hasta el mismísimo rey. ¿Quién no ha comprado algo alguna vez y no le han dado factura? Pues en ese caso ha comprado en negro y ha DEFRAUDADO.

Y por otro, esos son los impuestos que gustan  a algunos políticos y defienden unos economistas. Y como se ha dicho antes, es radicalmente anti social. Porque en el fondo estamos haciendo que esa parte más desfavorecida de la población, aporte al estado del bienestar lo mismo que aquellos que viven en mansiones de lujo y que ni siquiera saben cuánto dinero tienen en el bolsillo.

 

CÓMO SE PIERDE LA RECAUDACIÓN EN EL CAMINO

el estado del bienestar - 6

En este esquema se hace un resumen de cómo se va perdiendo la recaudación de un país reduciéndola a una pequeña parte de su capacidad real. Y quién más sufre con esta pérdida es el estado del bienestar.

Empecemos a ver cómo se van perdiendo recursos en el camino.

Partiendo de la riqueza de un país, al principio de todo tenemos dos grandes agujeros por donde esa riqueza desaparece para Hacienda ( o el fisco):

a) Los paraísos fiscales. Por este agujero el mundo entero deja de recaudar una parte importante de los recursos totales. Y los países más pobres, como es normal, son los más perjudicados. Los productores de materia prima, ven que sus ingresos se escabullen en la maraña financiera de la “ingeniería fiscal“.

b) Las exenciones a los grupos de poder. Aquí no es que desaparezcan, sino que las leyes se hacen a su medida, para que paguen menos impuestos. Mientras más poderosos son estos grupos, más grandes son las exenciones, o la pérdida “legal” de la capacidad de recaudar de un Estado.

Y ahora queda esa parte a que la Hacienda pública, o el fisco, puede echar mano para obtener ingresos (impuestos): lo que está sujeto a los impuestos.

Pero aquí se enfrenta a su gran enemigo: el fraude fiscal. Alimentado por la cultura de la defraudación. Y se pierde en esta etapa otra parte importante de recursos.

Y la falta de calidad o de medios para luchar contra este fraude fiscal, es una ventana abierta que ayuda a los defraudadores a realizar su trabajo

Ahora, al fin, tenemos la cantidad recaudada. Pero si alguien ha sonreído, feliz, lo que toca es llorar. Porque a esta cifra tan menguada, ahora la atacan la corrupción y los usos inadecuados. Y estos dos grandes personajes se llevan un trozo enorme del pastel.

Y cuando miramos que nos queda para el estado del bienestar, vemos que sólo hay migajas. Eso: MIGAJAS.

 

 

¿HAY OTRAS OPCIONES PARA AUMENTAR LA CAPACIDAD DE FINANCIACIÓN?

el estado del bienestar - 7

Siempre hay otras opciones. Sólo hay que buscarlas y negociarlas. Y analizar a fondo todas las variables. Con todos los que están afectados. El esquema anterior está basado en un supuesto: mejorar los salarios a los trabajadores. No es la solución, si la vemos de forma aislada, pero puede ayudar. En el caso de España, en estos momentos los macroindicadores económicos dicen que este país está saliendo de la crisis. Pero los salarios casi no se mueven. Hay empresas que siguen estando con problemas. Pero hay muchas que ahora les va bien. Y que se quieren meter en sus bolsillos el mayor beneficio que están teniendo. Es simplemente que comprendan que las vacas gordas se deben compartir. Que si no lo comprenden terminarán no teniendo que comer y volverán a adelgazar.

HAY QUE BUSCAR SOLUCIONES ENTRE TODOS. Si miramos la gran mayoría queremos los mismo: un mundo feliz y más justo. Pero nos discutimos por visiones ideológicas. Y también, pidiendo perdón a quien se sienta afectado. muchas veces porque nos cerramos y vemos e interpretamos sólo lo que queremos ver. Y eso que vemos con nuestros ojos cargados de parcialidad, sólo permite la interpretación sesgada de nuestra mente.

************************

Otros artículos relacionados

 

***********************

Si has llegado hasta este punto te agradecería que valoraras este post. Si lo haces desde un móvil pincha en la estrella dentro de un círculo. Te aparecerán varias opciones. También te agradecería cualquier comentario. Me ayudará a mejorar este blog. Gracias desde ya

Y si te ha gustado este artículo, te agradecería que lo compartieses. Las visitas a este blog son el alimento y la energía que  da las fuerzas necesarias para continuar.

(Visited 8 times, 3 visits today)
 

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *