¿QUÉ PASA EN VENEZUELA?

 

derechos humanos Venezuela

¿QUÉ PASA EN VENEZUELA?

Las transgresiones a los derechos humanos en Venezuela

El día 24 de marzo de 2015 Amnistía Internacional (AI) ha hecho público un informe sobre las transgresiones a los derechos humanos en Venezuela, en el período Febrero-Julio de 2014, durante las manifestaciones contra el gobierno de Nicolás Maduro.

En este período se produjeron 43 muertes, 878 personas heridas, 3.351 personas detenidas y 238 denuncias por violaciones a los derechos humanos. Estas situaciones están profusamente documentadas en el documento de AI: “Los rostros de la impunidad”.

A raíz de de este informe, y la continua aparición en la prensa de información que de alguna manera afecta a los derechos humanos en Venezuela, he querido aportar mi pequeño grano de arena, haciendo un análisis, según mi punto de vista, de lo que sucede en este país. Es un problema muy complejo, por lo que este escrito no puede tener ni la profundidad que el tema y el pueblo venezolano merecen ni yo tengo los conocimientos que requiere. Sin embargo, escribo estas líneas desde la percepción que tengo de esta situación, percepción que indudablemente está afectada por las fuentes utilizadas. He intentado ser imparcial, objetivo que no me atrevería a decir que lo he conseguido.

Elementos más relevantes

En este análisis, y perdón por la utilización del término análisis, he buscado los elementos que me han parecido más relevantes en lo que sucede en Venezuela:

 

  • Ninguna lucha debe justificar el incumplimiento de los derechos humanos.

En los grandes procesos de lucha por los derechos del hombre, tales como la revolución francesa, se cometen enormes actos contra los derechos humanos. En la revolución francesa, hoy símbolo de la lucha por los derechos del hombre (libertad, igualdad, fraternidad) y que nadie se atrevería a criticarla en la actualidad, se produjeron enormes violaciones de los derechos humanos, tal como lo conocemos hoy. Durante la República del Terror de Robespierre, fueron guillotinados injustamente entre 10.000 y 40.000 personas, según las fuentes consultadas.

En la actualidad, en los procesos de lucha a favor de la población más desfavorecida, por justas que puedan parecer, no se puede permitir que los derechos humanos se trasgredan por la importancia de los objetivos perseguido En nuestra época se deben hacer los cambios en un plano de justicia y de respeto a los derechos humanos. Y eso es justamente lo que no se está haciendo en Venezuela.

 

  • Incumplimiento de los derechos humanos es propio de la condición humana

Los derechos humanos se incumplen en toda clase de gobiernos, tanto de derecha como de izquierda. El incumplimiento de los derechos humanos es un problema del ser humano, no de un sistema político. Es la condición humana la que lleva a cometer atrocidades y a no respetar los derechos propios del ser humano. Algunos ejemplos: Unión soviética de Stalin, Alemania de Hitler, Chile de Pinochet, Argentina de Videla, Camboya de los Khmer rojos. Por lo tanto, la transgresión de los derechos humanos en Venezuela no es porque sea un gobierno populista o de izquierda, sino por la condición humana de los gobernantes que permiten estas transgresiones.

  • Un país para desarrollarse necesita de empresarios, emprendedores y capital.

Todo país necesita de los empresarios y emprendedores para crear riqueza y empleo. Y necesitan de capital para efectuar inversiones válidas. La guerra de Maduro contra los empresarios y el capital es un error de estrategia política y económica. Lo que se debe hacer es orientar la acción de los empresarios y sus inversiones utilizando las siguientes herramientas, por ejemplo:

  • La política fiscal.

A mayores beneficios mayor aportación a las arcas fiscales, con tipos impositivos progresivos.

  • Trasparencia.

Una política de transparencia muy firme, a todos los niveles, estatales, políticos, empresariales.

  • El uso de la responsabilidad social corporativa.

El propio mercado debe castigar a aquellas empresas que no dedican esfuerzos al medio ambiente, a los pueblos indígenas, etc.

  • El desarrollo sostenible.

Inversiones que no afecten ni al medio ambiente ni a los pueblos

  • Fomento de la inversión productiva no especulativa.

  • Fomento de la creación de empleo en condiciones dignas.

  • La lucha contra las desigualdades y por la justicia social se puede hacer con respeto a los derechos humanos.

Un gobierno puede luchar contra las desigualdades sociales y contra los privilegios de las clases dominantes, con respeto a los derechos de libertad, de la propiedad privada, libertad de expresión, etc, utilizando las herramientas que todo gobierno posee, es decir con la implantación de leyes adecuadas, la aplicación de una gestión tributaria que permita la redistribución más justa de la riqueza, y con una gestión administrativa eficiente, evitando el despilfarro, y sin corrupción. Hay ejemplos de países que tienen una posición ideológica similar a la de Venezuela, pero que están gobernando con respeto a las personas y las instituciones, como es el caso de Ecuador y Bolivia.

  • Hay gobiernos con ideología similar y que sí respetan los derechos humanos: Ecuador y Bolivia.

Aunque en estos tres países (Venezuela, Ecuador y Bolivia) se puede pensar que existe el mismo sistema político, no es así. En Ecuador y Bolivia no se están cometiendo los errores de Venezuela. Sus sistemas pueden considerarse exitosos. Y hay respeto por el sistema y las normas democráticas.

  • La seguridad y la corrupción dos aspectos en que Venezuela sale reprobado.

Dos problemas que el país ya tenía, pero que se ha agudizado enormemente, especialmente el de seguridad. Venezuela es uno de los países más inseguros del mundo, mérito del actual gobierno. Y la corrupción no se ha reducido, sólo ha cambiado de protagonistas. Con todo que Chávez tiene parte de culpa en este desgraciado proceso de descomposición de este hermoso país, seguro que se debe estar revolviendo desesperado en su tumba ante la gran descomposición que está generando su sucesor en el actual gobierno.

  • Venezuela ha tenido la oportunidad de crear riqueza productiva y empleo con sus ingresos del petróleo, pero lo ha dilapidado.

Un buen gobierno trata de crear una base productiva sólida y que no descanse sólo en un producto. En mi opinión el gobierno venezolano ha sido altamente ineficiente y con escasez de miras, al basar su política en un solo producto: el petróleo. Los ingresos del petróleo los ha ido dilapidando (en el mundo de las personas físicas, una persona que hiciera lo que ha hecho el gobierno venezolano creo que le habrían declarado en interdicción, es decir, incapaz de decidir sobre sus propios bienes). Debió haber creado empresas, gestionando mejor las ya existentes, cuidar a los profesionales para que no emigren, formar al pueblo, fomentar el trabajo, y no regalar.

Es irracional pasar de no tener casi nada a tener muchas cosas sin esfuerzo. Esto distorsiona la visión de la realidad, y lo que se hace en definitiva es un gran daño a ese pueblo. Creo que el paso adecuado debe ser  el de crear trabajo para que todo el pueblo tenga acceso al trabajo en condiciones dignas y con salarios adecuados.

Había ingresos suficientes para que el gobierno creara empresas y gestionara mejor las ya existentes ( estatales, semi públicas, privadas) de modo que todo el pueblo venezolano tuviera trabajo (lo que se hizo en Europa después de la segunda guerra mundial). Hay que tener en cuenta que el sector estatal en Venezuela siempre ha sido muy importante, llegando a participar con más de un 30 % en el PIB.  Pero que ha sido criticado por problemas de corrupción e ineficiencia, que parece que en este momento, en vez de resolverse se han agudizado.

OTROS ELEMENTOS QUE NO APARECEN EN EL ESQUEMA.

  • La prensa.

La prensa suele ser parcial, tanto para un lado como para el otro, lo cual dificulta el conocimiento real de lo que pasa. La información la recibimos sesgada por los medios de comunicación . Personalmente conozco personas que viven en Venezuela que son parte de las fuentes que he utilizado en este escrito. Estas personas sufren el desabastecimiento, la inseguridad, la falta de perspectivas.

  • El desabastecimiento.

Los problemas de desabastecimiento parecen que son reales. Diferentes fuentes personales lo confirman. También la información periodística en diarios y en televisión. Y el propio gobierno no lo niega, sólo que lo justifica cargando contra la oposición a su gobierno. Pero el desabastecimiento, aparte de los posibles actos de acaparamiento, tienen una base importante en las dificultades que el gobierno pone a los empresarios para producir. También al deterioro de los canales de distribución y a los problemas existentes con el sector comercio.

El gobierno, en mi opinión, pudo haber utilizado sus ingresos por el petróleo, en crear empresas estatales de producción y mejorar la gestión en las ya existentes, participando en las reglas del juego de una economía de mercado, en vez de expropiar y perseguir . El país tiene los medios humanos necesarios para hacer esto con éxito. Y lo mismo con los canales de distribución. Y si estas empresas estatales son capaces de producir a mejores costos, influirían en los precios globales.

  • Gobierno socialista o populista.

¿Es el gobierno venezolano un gobierno socialista o uno populista?. Personalmente considero que no es socialista sino populista, porque está centrado en el culto a la personalidad. Trata  de mantenerse en el poder con promesas difíciles de cumplir y con políticas que no llevan ni al desarrollo del país ni a la mejora de las condiciones de vida de la totalidad del pueblo.

  • El fomento de la unidad.

Un buen gobierno se preocupa de fomentar la unidad de todo el pueblo, no fomentar el odio. Un país para crecer necesita de todos sus ciudadanos. Y el gobierno, si es bueno, debe saber guiarlos para que todos se muevan, como un solo hombre, en la dirección de la construcción de un país mejor. Es cierto que en Venezuela había grandes problemas de desigualdad, de injusticia social, de corrupción, etc, etc.  Pero eso no se resuelve acabando con la capacidad productiva de un país y fomentando el odio.

  • Los gobiernos colonialistas.

Existe un paralelismo entre el gobierno venezolano y los gobiernos típicos de los ejércitos colonialistas: no se preocupan del desarrollo real del país. Es lo que parece que estuviera haciendo el gobierno de N. Maduro en estos momentos.

  • Las manifestaciones.-

En una manifestación, en países donde la gente está muy polarizada, siempre existe el riesgo de que se infiltren personas. Y estos infiltrados  pueden convertir una manifestación pacífica en una manifestación violenta. Los gobiernos, en estos casos, tienen el legítimo deber de evitar estas circunstancias, y de aplicar una fuerza acorde con esa situación para dominar la situación. Lo que no se puede hacer es utilizar una fuerza desproporcionada. Esto de usar fuerzas desproporcionadas es algo que sucede en países que son símbolos de la democracia, como es el caso de Estados Unidos.

Lo que ha pasado con Venezuela es que estas manifestaciones se están usando como un pretexto para disminuir los derechos de las personas contrarias al Gobierno, concretamente los derechos de libertad, de manifestarse, e incluso el derecho a la vida. Instituciones como Amnistía Internacional han levantado su voz para que el mundo se entere de las posibles infracciones a los derechos humanos. Lo que debería hacer un gobierno digno es buscar soluciones a través del diálogo y no a través del uso de la fuerza y de disminuir los derechos fundamentales.

La opinión de determinados países se debe tomar con pinzas. Venezuela no es el único país entre los llamados democráticos que hacen uso de una fuerza desproporcionada en la represión de las manifestaciones de sus pueblos. En este sentido estamos ante un deterioro en el llamado mundo occidental.

  • La libertad individual.

La libertad individual es un derecho inalienable a toda persona y en cualquier régimen. El incumplimiento de este derecho debe ser denunciado y luchar por su aplicación por toda persona e institución.  Independientemente de su postura ideológica. En el caso de Venezuela, las personas que se consideran de izquierdas tienen el deber moral de luchar porque estos derechos sean restablecidos.

(Visited 80 times, 8 visits today)
 

You may also like...

2 Responses

  1. Lisbeth dice:

    Excelente articulo Eduardo. Un buen retrato de nuestro país. Triste realidad que esperamos que pueda dar un giro favorable

     
    • Eduardo Escárate Ferrada dice:

      Gracias por tu comentario. No es fácil escribir sobre lo que pasa en tu país, sobre todo porque a veces cuesta distinguir entre los hechos y las manipulaciones de los medios interesados. Y más si pretendes ser objetivo. Gracias nuevamente

       

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *