Covid 19 y el fantasma de la recesión. América Latina. Parte II

Covid 19 y el fantasma de la recesión-1

Covid 19 y el fantasma de la recesión. América Latina. Parte II

La recesión en América Latina probablemente aumente las desigualdades, la pobreza y la concentración de la riqueza y el poder en unas pocas manos.

En artículos anteriores he tratado el tema de la recesión a nivel global. Ahora toca analizar el caso especial de América Latina. El continente más golpeado por la pandemia.

¿Pero porqué este  gran desastre causado por la pandemia en América Latina?

En las líneas siguientes trato de buscar una explicación. Puede que tenga razón, pero también puedo estar equivocado. Sólo he tratado de crear un documento para discutir y tratar de buscar respuestas que ayuden a encontrar soluciones.

Hay que tener en cuenta  que América Latina es un continente muy dispar. Que hay países como Chile, Uruguay y Argentina que tienen características similares a las de Europa. Pero que hay otros que su realidad es muy diferente. Y que pueden llegar a ser comparables más a África que a Europa (con el perdón de África). Y que también hay una serie de pequeños países, que aquí no se van a analizar, y que son una creación de algunas naciones europeas para crear centros de vacaciones y de evasión de impuestos.

Trataré de enumerar aquellos elementos que caracterizan a América Latina y que la ha hecho más débil en su enfrentamiento con el virus. Su análisis será muy general en este artículo.

También se analizarán los mismos cuadros que se vieron para los 15 mayores países del mundo (por volumen del PIB). Allí había dos estados latinoamericanos, Brasil y México, que se han vuelto a incluir aquí.

En el artículo anterior esos cuadros no se analizaron. Pero aquí sí que los voy a comentar y relacionar con esos elementos que hacen tan débil a América Latina, ante el virus.

Elementos claves del covid 19 en América Latina. Limitaciones y problemas

Estos grandes problemas o limitaciones los podemos agrupar en 5 grupos:

  • Los poderes del Estado y sus instituciones
  • La clase política
  • La desigualdad
  • La capacidad de financiación
  • Y otros. Una especie de cajón de sastre donde poner otros elementos

Todos ellos se interrelacionan mutuamente. En una economía desarrollada, estas interrelaciones las hacen más fuertes. Pero en América Latina, salvo algunas excepciones parciales, la situación es a la inversa: su mal funcionamiento les hace más débiles e incapaces de luchar adecuadamente contra esta pandemia.

Los dos primeros están íntimamente relacionados entre sí.

Los poderes del Estado y sus instituciones

Como todos sabemos, los poderes del Estado son el poder ejecutivo, el poder legislativo y el poder judicial. Y la independencia entre sí de esos poderes es la clave de un buen funcionamiento.

Además, esos poderes del Estado para poder realizar sus funciones requiere de unas instituciones.

Si se compara la historia de hace unas décadas, la situación de esos poderes era bastante peor. Su falta de independencia era muy grave. Sin embargo, aún deja bastante que desear. Sólo algunos ejemplos: la salida de Evo Morales en Bolivia, el pseudo gobierno democrático en Venezuela, el juicio a Lula da Silva en Brasil. Estos ejemplos sólo se indican para reflexionar hasta qué punto la justicia y el resto de los poderes del Estado actúan en forma dependiente. Que hay injerencia del poder ejecutivo y/o del legislativo sobre el poder judicial. Y que actúan en función de los intereses de unos grupos dominantes.

Por otro lado, las distintas instituciones deben trabajar en forma coordinada y debe existir un control entre estas instituciones. El problema se genera cuando las interferencias son continuas o graves y el control es más aparente que real. O se ejerce para favorecer a unos determinados grupos de poder.

La inestabilidad política y la falta de confianza en las instituciones.

Podemos afirmar que todo esto genera una cierta inestabilidad política. En algunos países latinoamericanos, no en todos. Y eso les debilita.

Además, la percepción que tienen los habitantes de América Latina es bastante mala respecto a estas instituciones. No hay confianza en las instituciones públicas. Esto se puede apreciar en el siguiente gráfico sobre confianza en las Instituciones,  del informe 2018, de la Corporación Latinobarómetro.

Covid 19 y el fantasma de la recesión-1- Imagen Latinobarometro

Fuente: Corporación Latinobarómetro

Ver el artículo publicado en este blog : La doble cara de la justicia.

Por otro lado, se puede afirmar que la justicia, en América Latina, contribuye enormemente a la debilidad de los poderes del Estado. La justicia y la mala gestión. Insisto, no en todos los países de América Latina.

Sin embargo, últimamente pareciera que la justicia quiere hacer acto de presencia. Por ejemplo con el caso del expresidente Uribe en Colombia. Pero quizá sólo sea un ajuste de cuentas entre los grandes dominantes de la política colombiana. Como dice el dicho, cambiar para que nada cambie. Pero también puede ser que algo esté cambiando en el poder judicial en Colombia.

Ver el artículo publicado el 06/08/2020, en dw.com : “Con la detención de Álvaro Uribe, la Justicia de Colombia muestra independencia

Las limitaciones de las instituciones.

Las instituciones tienen en muchos países latinoamericanos una serie de problemas. No tienen la fortaleza para permitir que los Estados cumplan su verdadera función. Las instituciones de un estado, que son el pilar donde descansan los poderes del Estado, deben servir para que estos estados cumplan con sus obligaciones. Por ejemplo, proporcionar a sus ciudadanos seguridad, sanidad, educación, trabajo, etc. Cuando un estado no es capaz de cumplir esas funciones, empieza a transitar en el camino que conduce a los estados fallidos. En América Latina sólo a Venezuela se la considera por muchos analistas un estado fallido. Pero hay otros que coquetean peligrosamente. Y que esta pandemia les puede acercar aún más a esta situación.

Algunas de las grandes debilidades de estas instituciones:

  • La capacidad de gestión. Las instituciones que forman la Administración Pública, deben tener una buena capacidad de gestión, para actuar a tiempo y en forma correcta ante esta crisis. En especial porque es una situación nueva. Tuvieron la ventaja de poder aprender de los países que primero sufrieron la pandemia. Pero salvo excepciones, las instituciones no han sabido actuar adecuadamente, ni con la celeridad que la situación necesitaba. Aparte de los casos de corrupción.
  • La debilidad de las instituciones. Que como se ha dicho, acerca a los estados a ser considerados un estado fallido. La mezcla de corrupción y la presencia del narcotráfico y la delincuencia organizada infiltrada en las instituciones, hacen una enorme mella en la capacidad de actuar contra la pandemia. Esta debilidad está íntimamente relacionada con la incapacidad de actuar de los poderes públicos y la inestabilidad política. Se alimentan mutuamente y se autodestruyen para que el poder pueda continuar siempre en las mismas manos. Manos que pueden estar sustentadas en la corrupción y la delincuencia organizada.

La clase política.

Este es el otro gran elemento que afecta negativamente a muchos de los países latinoamericanos. El populismo por un lado y la existencia de políticos ineficaces y a veces corruptos, son una gran traba para poder actuar eficazmente. El populismo lleva a tomar decisiones en función del efecto sobre sus votantes, no en función de su efectividad. Es el caso de los negacionistas, como Bolsonaro en Brasil.

Por otro lado, los políticos que se mueven por intereses partidistasno contribuyen a resolver los problemas. El tema de la pandemia, no es un problema de ideologías, es un tema de actuar rápido, aprender de los errores y actuar todos juntos contra este enemigo invisible. Aquí el contrario no es porque sea de izquierda o de derecha. Aquí no hay contrarios, salvo los corruptos y los que se quieren aprovechar de esta situación en su propio beneficio.

Ver los artículos publicados en este blog: “Los males de los políticos y “Los defectos de los políticos, verdades y mitos.

La desigualdad.

La desigualdad es uno de los problemas más graves de América Latina. Es un problema que lleva a la pobreza de una parte de la población. Esta desigualdad en los últimos años, en la mayoría de los países latinoamericanos, había disminuido.

Pero la pandemia va a tener un efecto feroz sobre esta desigualdad.

Ver el artículo publicado en este blog : “La desigualdad en el mundo

Veamos, muy rápidamente, las principales causas de la desigualdad.

La concentración de la riqueza

La desigualdad suele tener su origen en una excesiva concentración de la riqueza en unas pocas manos. Este es el origen, y desde allí surgen otros elementos que afianzan esa concentración de riqueza y agravan la desigualdad. Uno de esos elementos es la concentración de poder, en especial de los poderes públicos. Y esa concentración hace que mientras unos pocos se hacen cada vez más ricos la gran mayoría se hace cada vez más pobre.

O sea, la concentración de la riqueza conlleva la concentración de poder. Y esto lleva a decisiones que favorecen a los más ricos. Por ejemplo en leyes que contribuyen a aumentar la riqueza y el  poder de unos pocos. Y esto lleva inexorablemente a un aumento de la desigualdad. Por lo tanto, a un aumento de la pobreza. Y de los conflictos sociales

La espiral del empobrecimiento y la desigualdad

Se genera así una espiral de concentración de riqueza y poder que lleva a un aumento de la desigualdad y la pobreza, lo cual  crea conflictos sociales. Y más pobreza y más desigualdad.

Y esta pandemia, en el caso de América Latina, puede que agrave esos hechos. Los ricos verán que sus grandes fortunas pueden sufrir un menoscabo. Se pueden reducir. Y aquí habrá enormes diferencias entre los distintos países de este continente. Unos, ya sea por conciencia social o sólo la inteligencia de prever posibles estallidos sociales, se moverán para que los más pobres no se hundan en la miseria.

Es el caso de Chile, que ha tomado medidas. Que pueden ser criticables. Pero que si las analizamos dentro de su contexto global, se puede ver que han tratado, con mayor o menor éxito, de reducir el grave efecto de la pandemia en las clases más pobres. Y han tomado medidas construyendo aceleradamente hospitales públicos, por ejemplo. Lo que no se había hecho en años se hizo en meses.

Mientras que otros países, han tenido menos suerte para tomar medidas, porque las fuerzas económicas han puesto  trabas.

El trabajo informal.

La desigualdad provoca pobreza y también resentimiento. Y la pobreza reduce la capacidad de generar recursos para luchar contra ella. Es el pez que se muerde la cola.  Y la pobreza provoca hambre, aumenta las enfermedades y lleva a la muerte. En América Latina hay grandes bolsas de pobreza. Hay demasiado trabajo informal. Hay demasiada gente que vive al día. Que necesita trabajar cada día para poder comer.

Este es un gran elemento negativo para poder enfrentar esta pandemia. Si no trabajas, te mueres de hambreY si trabajas puedes contagiarte y contagiar a otros. Para los más pobres esta disyuntiva tiene una respuesta clara: tengo que trabajar aunque me contagie, e incluso me muera por culpa del virus. Pero es una posibilidad. Lo otro, la ausencia de qué comer, es una certeza.

Pero, si no se ha luchado adecuadamente antes contra esta desigualdad, con la pandemia y con los recursos escaseando, la posibilidad de luchar contra esa desigualdad es una quimera. Y así surgen dos modelos: el de Bolsonaro, que niega la existencia del virus, para que la economía de los informales se mantenga, y no se conviertan en un polvorín. Total, ya las muertes son sólo una cuestión estadística. Y ya nos hemos acostumbrado.

El otro modelo es el López Obrador, en México. Aguanta lo que puede antes de paralizar la economía. Sabe que eso puede llevar al hambre. Y adopta una postura de hacer lo que dice la mayoría, o sea, las cuarentenas o confinamientos, pero con un espíritu lightNo puede ser estricto, porque eso llevaría a la muerte segura  a miles de mexicanos. Y se entrega al acto de esperanza y de fe que todo pase con el menor costo humano posible.

La capacidad de financiación

La pandemia requiere de mucho dinero para luchar contra ella. Tiene 3 frentes claramente diferenciados: a) el sanitario; b) la supervivencia del tejido empresarial y salvar el empleo y c)  la capacidad de subsistencia de la población.

Y para los tres se necesita dinero. Y las fuentes normales no sirven, o sea, los impuestos. Las arcas públicas se nutren principalmente de impuestos. Pueden tener otros recursos, pero son ellos los más importantes. La otra gran fuente de recursos, suele ser la explotación de los recursos naturales.

Empecemos por los impuestos. Hay dos grandes tipos de impuestos.  Los directos, o sea, lo que pagamos por lo que ganamos. Son el impuesto a la renta y el impuesto a los beneficios de las empresas. Con las cuarentenas o confinamiento, las ventas globales de los países se hunden. Por lo tanto, también los beneficios. Y el paro aumenta. Resultado: los impuestos directos se reducen drásticamente

El otro tipo de impuestos son los indirectos. El que es por todos conocido es el IVA. El impuesto que nos cobran cuando compramos cualquier cosa. Este es una gran fuente de ingresos para los países. A mayor consumo más recaudación. Pero con la pandemia, esto también se hunde. La recaudación por el IVA se va “al hoyo”.

Y si a todo esto agregamos el problema de base de falta de confianza en las instituciones, nos encontramos con unos pueblos que ven los impuestos como algo que si pueden evitarlos mejor. O sea, el que puede evitar pagar impuestos, lo hará. Con mayor razón si ven que sus negocios ya no producen los beneficios de antes.

Ver el artículo publicado en El País, el 10/04/2018:La OCDE advierte del desapego hacia las instituciones en América Latina”.

El endeudamiento.

¿Qué nos queda? Pedir prestado. Y para pedir prestado hay que ser un buen pagador y además no estar demasiado cargado de deudas. Y en los países latinoamericanos hay de todo. Algunos muy endeudados, casi insolventes, como es el caso de Argentina. Mientras que hay otros que son buenos pagadores, y casi no deben nada, como Chile.

Así que el panorama puede ser muy malo para algunos países y bastante bueno para otros.

La explotación extranjera de los  recursos naturales

Los recursos naturales debiera ser una fuente de recursos para muchos países, especialmente los menos desarrollados. Sin embargo, estos recursos naturales suelen ser explotados por multinacionales, que se llevan la mayor parte de los beneficios. Y que además pagan unos impuestos bastante bajos. Y esto no es todo: suelen también dañar el medio ambiente y así hipotecar el futuro de esos países. Además, en algunos casos llegan a destruir a las poblaciones indígenas. Y como estos hechos suelen estar unidos a unas clases políticas corruptas, se dictan normas que favorecen la explotación de esas riquezas naturales por multinacionales que pagan muy bien, de diferentes formas, a los políticos que les favorecen.

Podemos citar un par de ejemplos negativos. El primero es el caso de Brasil, donde grandes zonas del Amazonas son deforestadas para la explotación por grandes multinacionales. Y el otro caso, el de Bolivia, donde su ex presidente, Evo Morales, intentó explotar de una manera más justa su gran potencial minero. Bolivia tiene muchos minerales, pero tiene, además posiblemente la mayor reserva del mundo de litio. Y el litio es fundamental para el desarrollo de las baterías eléctricas.

El caso de Bolivia, el litio y Evo Morales

Nunca los ciudadanos de a pie sabremos la verdad de lo que pasó con Evo Morales. Pero parece ser que su pecado mayor fue querer que las riquezas naturales de Bolivia dejaran un justo beneficio para el pueblo boliviano.

Ver el artículo publicado en La Vanguardia, el 18/11/2019: La maldición del litio boliviano

Estos dos casos, que son sólo una pequeña parte de la realidad latinoamericana, esconden un territorio enormemente rico en recursos naturales. Y que el beneficio de esos enormes recursos se queda, mayoritariamente, en manos de multinacionales y de las oligarquías nacionales. No es un problema de izquierdas o derechas. Es sólo un problema de justicia, y de unas leyes que sean iguales para todos.

Así que, mayoritariamente, los países latinoamericanos podrían tener recursos quizá suficientes para luchar contra la pandemia, sino fuera porque el reparto de esa riqueza es demasiado injusto. Y tampoco es cuestión de cargar todas las culpas a las multinacionales norteamericanas. También hay de otros países, como China y Australia. Más de 80 empresas mineras australianas operan en Perú. Y también en otros países, como Chile.

Ver el artículo publicado en Gestión, el 09/12/2015: “Número de mineras australianas que operan en Perú se acerca a las de Chile.

Chile y la nacionalización del cobre en 1971.

Chile, es uno de los pocos países latinoamericanos que tienen una parte de sus recursos naturales en poder del estado chileno. En el año 1971, el gobierno de Salvador Allende nacionalizó, con el apoyo de la derecha, la minería del cobre. Ese hecho le permite tener importantes ingresos, ya que es el primer productor de cobre del mundo. El gobierno de Pinochet no tocó las empresas nacionalizadas, pero sí impulsó la entrega de otros  recursos naturales a multinacionales y empresas privadas. Últimamente, el gobierno actual ha reducido una parte del Parque Nacional Patagonia, para entregárselos a una empresa minera australiana.

Si desea obtener más información acerca de la nacionalización de la gran minería del cobre en Chile, puede hacerlo aquí . Pertenece a la Biblioteca Nacional de Chile.

Cabe preguntarse, si ideológicamente, ciertos sectores son enemigos de las empresas públicas, ¿Por qué no fomentan el desarrollo de empresas mineras privadas de nacionalidad chilena? Porque lo que no se puede argumentar es que en Chile no haya una gran experiencia en gestión de minas. Es difícil no preguntarse, ¿porqué se le entregan los recursos naturales a otros países?.

Ver el artículo publicado en ocmal.org el 29/01/2019Están vendiendo Chile al mejor postor: Jugada de minera australiana logra reducir terrenos de Parque Nacional Patagonia. Lugar rico en oro y plata

Los paraísos fiscales

Los paraísos fiscales son otro gran enemigo de los recursos públicos para enfrentarse a la pandemia. Ellos  son un gran instrumento que tienen las grandes empresas para, casi legalmente, poder evadir impuestos. Grandes empresas y multinacionales que operan en Latinoamérica, y que deberían tributar allí, tienen su domicilio fiscal en paraísos fiscales. Y así tributan nada o muy poco. Siendo los grandes perjudicados  las naciones latinoamericanas. Y sus empresas y su pueblo.

Según la Universidad de Navarra, “El 27% de la riqueza privada total latinoamericana está depositada en territorios que ofrecen un tratamiento impositivo favorable”.  Según esta misma fuente, en Latinoamérica se dejaron de ingresar en el año 2017  la cantidad de 335.000 millones de dólares. Una cantidad equivalente al6,3 % de su PIB.

¿Se imagina el lector lo qué se habría podido hacer contra la pandemia, si ese dinero hubiese llegado a las arcas fiscales? Es cierto que una parte se la habría llevado la corrupción y la mala gestión. Pero, de todas maneras, es seguro que otro gallo cantaría.

Ver el artículo publicado por la Universidad de Navarra el 06/03/2020:”Los otros “piratas del Caribe”: los paraísos fiscales caribeños y su impacto en Latinoamérica

Artículos publicados en este blog sobre los paraísos fiscales:” Cómo afectan los paraísos fiscales a la economía”, “Los efectos nocivos de los paraísos fiscales” y “Cómo funciona el entramado de los paraísos fiscales”.

Otros elementos

Otros elementos que han contribuido a dificultar la lucha contra la pandemia son los siguientes:

La dependencia secular de Latinoamérica de Estados Unidos

Latinoamérica siempre ha sido considerada por los Estados Unidos como una especie de territorio de su propiedad. No formalmente, pero sí informalmente. Sus regímenes políticos debían y deben ser lo que Estados Unidos decida. Por eso, cuando algún país ha querido desobedecer esa ley no escrita, el poder de las mil caras de Estados Unidos se hace presente. Ha pasado numerosas veces durante los siglos XIX al XXI. Algunas veces esas desobediencias han tenido éxito, como es el caso de Cuba y de Venezuela. En ambos casos gracias al apoyo de otro gran poder mundial. En el caso de Cuba por la ayuda de la Unión Soviética y en el de Venezuela por la ayuda de China y Rusia.

También lo intentó Chile, pero esa vez la maquinaria norteamericana lo impidió. Y  se convirtió en el campo de experimentos del neoliberalismo y de las doctrinas de la escuela de Chicago y de Ronald Reagan.

En cuanto a esta pandemia, la postura de Trump en Estados Unidos, ha motivado una corriente mundial de negacionistas o seguidores de las ideas de Trump. Pero en el resto del mundo, esa influencia ha tenido un mejor elemento de contención. En América Latina los elementos de contención han nacido deteriorados. Por una parte por la existencia del gran país que es Brasil, como principal aliado de Trump. Y Bolsonaro ha llevado las ideas de Trump al paroxismo, por darle una calificación.

El poder de Estados Unidos, no sólo en Latinoamérica.

La libertad de movimiento y de decisiones de los países latinoamericanos es limitada. Tienen sus constituciones y sus gobiernos. Pero no pueden hacer nada que moleste al señor Trump.

Pensemos en el caso de países como Francia y España, que han emitido leyes que molestan a Estados Unidos. Y cómo la maquinaria de los aranceles  les está  dificultando  poder ponerlas en marcha. Es el caso de  las leyes contra las grandes multinacionales digitales.

El mundo actual, está dominado por los intereses económicos, y que la pandemia, para muchos, no es más que una variante en el tablero de los negocios. No es que haya sido creada por ningún país, como pretenden teorías absurdas de la conspiración. Es, simplemente, que los insumos críticos, como los ventiladores mecánicos han sido manejados no en función de las necesidades de los pueblos, sino por la ley de la oferta y la demanda, en su versión siglo XVIII..Y lo mismo puede pasar con la vacuna.

América Latina no podrá ir por libre respecto a la vacuna. Será Estados Unidos, quien tenga la última palabra. Algunos países coquetean con China. Coqueteos que continuarán hasta que no traspasen alguna línea roja dictada por Trump. O que el destino del mundo mejore, y no salga elegido presidente.

El sistema educativo.-

El sistema educativo juega un papel fundamental. Es la clave de los comportamientos de los seres humanos. De su capacidad de comprensión de lo que pasa en el  mundo y en su entorno. Desde el principio de los tiempos los poderes no veían con buenos ojos que el pueblo tuviese educación. Que supiese leer y escribir. Hubo un tiempo que ese hecho podía llevarte a la muerte.

Hoy algo ha cambiado. Pero en la esencia la percepción de las clases dominantes sigue siendo la misma. Así que en América Latina son muchos los países que han despreciado educar a su pueblo. Lo veremos en el apartado “Análisis de los datos”.

¿Y cómo afecta esto a la pandemia?. Muy simple, a mayor ignorancia más fácil será hacer creer cualquier cosa a un pueblo ignorante. Es lo que pasa con una parte de los negacionistas en Brasil. Son  los que se niegan a tomar medidas de precaución contra el virus. Estos pueden ser pocos, pero una importante fuente de expansión del contagio

Nota: esto no tiene nada que ver con los que han tenido y tienen que estar en cuarentena en departamentos de 30 mts. cuadrados donde viven 8 personas. Estos viven en condiciones de hacinamiento y es la pobreza la que hace que el virus se expanda, no la falta de educación.

Las limitaciones propias del sistema sanitario

En los apartados anteriores he analizado superficialmente los elementos que afectan a los países de América Latina en su lucha contra la pandemia. Ahora me meteré de lleno en la punta de ese iceberg: el sistema sanitario. El cual, en buena parte por las razones expuestas antes, se encontraba y se encuentra en un estado muy deficiente para enfrentarse a este mal. Con algunas excepciones.

Los problemas son muchos, pero para hacer una sintetización, los he separado en cuatro grandes grupos:

Falta de infraestructura sanitaria

Si entendemos por estructura sanitaria, los hospitales, su equipamiento y los medios de transporte sanitario, América Latina, en su gran mayoría se encuentra en una posición muy débil para enfrentarse al virus. La construcción de hospitales y su equipamiento no ha sido precisamente una prioridad para la mayoría de estos países. Hay que reconocer, eso sí, que en algunos casos, lo que no se había hecho en muchos años, se ha intentado hacer en unos pocos meses. Con mayor o menor éxito.

Mala sanidad pública

Hablar de mala sanidad pública se refiere a eso: a la sanidad pública, a la que tienen que acudir los que no son ricos o medianamente pudientes. Porque hay países que tienen una sanidad privada bastante buena, pero que la sanidad pública deja mucho que desear.

Esa sanidad pública es mala por muchas razones, pero aquí voy a resaltar  dos:

a) El personal sanitario no es el mejor. Los mejores están en la sanidad privada. Esto sucede porque allí hay mejores sueldos, mejores recursos, posibilidad de desarrollo profesional.

b) Los recursos invertidos. Como a la sanidad pública no se le da mucha importancia, en el reparto de los recursos escasos, tampoco tienen una posición prioritaria.Hay pocos recursos y de esos una parte pequeña se destina a la sanidad. Y, como he explicado antes, hay pocos recursos, no porque sean países pobres, sino porque su riqueza está mal distribuida y no se recauda lo que se debiera. Además,  el poder de  decisión está en manos de una parte de la población a la cual no les preocupa lo que le pueda pasar a la otra parte de la población.

Escasez de personal sanitario

Y esa sanidad pública es mala, en gran medida por la escasez de personal sanitario. Y esta pandemia ha encontrado que en la mayoría de los países de América Latina, faltan médicos, enfermeras, kinesiólogos y técnicos sanitarios. En el apartado de Análisis de los datos, se incluye un cuadro con información sobre la cantidad de médicos y camas por cada 1000 habitantes. Allí se podrá apreciar lo mal que están algunos países en América Latina.

La capacidad de la gestión de compras

Agrego este elemento porque el covid nos ha enseñado que la globalización no ha funcionado. Más bien ha mostrado su cara más perversa. Se necesitaron urgentemente material sanitario y equipos. Y ha habido países que se han aprovechado de esta necesidad. De acuerdo con la ley de la oferta y la demanda, a mayor demanda, cabe subir los precios. Y ha habido empresas que han lucrado e incluso han estafado  a esos compradores desesperados.

Por eso es que la gestión de compras se ha vuelto crítica. No sólo hay que comprar rápido y a buen precio. También hay que evitar que te engañen. Que te vendan gato por liebre. Que no te dejen esperando indefinidamente. Y que no se pierdan los envíos. Y que no haya países que impidan su paso, o que incluso se queden con los equipos que pasan por su país.

Análisis de los datos.

En esta parte del post voy a intentar demostrar con datos las graves carencias que existen en América Latina para luchar contra la pandemia. Y para este análisis me basaré en los 15 países latinoamericanos con mayor PIB total. Es decir, en función de su producción de bienes y servicios.

Los cuadros que aquí incluyo son de elaboración propia, basados fundamentalmente en la información que proporcionan los organismos internacionales. Y cómo estas instituciones son muy cuidadosas con los datos que publican, estos datos suelen ser bastante confiables. Pero la contrapartida es que los datos que publican en ocasiones no están muy actualizados. Pero, en todo caso, he preferido basarme en ellos, aunque no estén actualizados, por su fiabilidad.

Las fuentes utilizadas están indicadas al final de este post.

La información en todos los cuadros incluye los 15 países latinoamericanos con mayor PIB global, ordenados de mayor a menor

Lo primero que salta a la vista es que los países más grandes y con mayor población son los que suelen tener un PIB más alto. Sin embargo, estos grandes países normalmente no son los mejores en cuanto al resto  de indicadores que aquí se analizan.

Un mejor indicador es el PIB per cápita.  Si el PIB lo dividimos por la cantidad de población, tendremos ese PIB per cápita. Y aquí ya tenemos un gran salto.

El PIB Global, la población, su crecimiento en el año 2019 y el PIb per cápita.

La información que aparece en este cuadro es la siguiente:

  1. a) En lacolumna Posición, se indica el lugar que ocupan en el mundo, en función de suPIB.
  2. b) En elapartado PIB, enImporte se indica la producción de bienes y servicios en millones de dólares.
  3. c) Los datos depoblaciónestán en millones de personas.
  4. d) La columnaPIB, indica elporcentaje que el PIB ha crecido (o disminuido) en el año 2019, con relación al año anterior.
  5. e) La columnaPIB per cápita, nos muestra elPIB global, dividido por la población.

Esta última columna es la que mejor nos muestra la situación de un país, desde el punto de vista económico. Por eso, para hacer más visible las diferencias, he marcado en verdelos tres mejores países en América Latina por ese concepto.

Covid 19 y el fantasma de la recesión-1 Cuadro 1

Cuadro 1.-PIB global, Población. Crecimiento del PIB y PIB per cápita

Aquí podemos ver que los tres países con mejor PIB per cápita, no son precisamente los más grandes. Los mejores son Panamá, Chile y Uruguay. Y el 4º es Argentina, el mejor de los países grandes de América Latina.

Y los países que más crecieron fueron Rep. Dominicana, Bolivia y Perú. Y que Venezuela fue el farolillo rojo, con una disminución de su PIB global, de un 16,60 % . Muy lejos del resto de estos 15 países. Y que también tuvieron un crecimiento negativo Argentina, y México, por muy poco.

Argentina es un caso especial. Según Infobae, Argentina ha tenido 14 períodos de recesión en los últimos 60 años. Merece un análisis más a fondo que nos pueda permitir comprender cómo un país puede sobrevivir, a pesar del azote de la recesión.

Ver el artículo publicado en Infobae  el  14/03/2020, referido a ArgentinaEn los últimos 60 años, la economía  atravesó 14 períodos de recesión. Incluyendo el actual

La sanidad y el índice de Desarrollo Humano

En este segundo cuadro, la información que  muestro es la relacionada con la Sanidad y Índice de Desarrollo Humano. Respecto a la Sanidad, lo que mide es la calidad general de los sistemas de atención médica, incluyendo a los profesionales de la salud, equipos y otras variables.

En el caso del IDH (desarrollo humano), Este indicador analiza datos sobre salud, educación e ingresos. Respecto a la salud, se basa en la esperanza de vida al nacer.  En cuanto a la educación, tiene en cuenta el grado  de escolarización tanto de adultos como de los niños y niñas. En cuanto a los ingresos, se basa en el INB per cápita, en vez de utilizar el PIB per cápita. El INB es el valor de los bienes y servicios producidos por la gente que reside en un país, sin importar si se han generado dentro o fuera del país, dividido por la cantidad de habitantes. Está generalmente referido a un año.

Tanto para la Sanidad como para el IDH, mientras más alto es el valor del Índice, mejor. Y la columna Posición, indica la situación en el mundo.

Covid 19 y el fantasma de la recesión-1 - Cuadro 2

Cuadro 2.- Sanidad e Índice de Desarrollo Humano (IDH)

Si pasamos a ver la Sanidad, vemos que los países con los mejores indicadores son México, Ecuador y Argentina. Sin embargo, si analizamos el IDH, índice de desarrollo humano, que mide en términos globales la percepción de la calidad de vida global, nos volvemos a encontrar con Chile, en primer lugar, y luego con  Argentina y con Uruguay.

Pobreza, desigualdad y educación

En este cuadro se incluye información sobre la pobreza, la desigualdad y la educación

a) La columna Pobreza, indica el porcentaje de la población que vive en una pobreza extrema, es decir que viven con menos de 1,90 US al día.

b)En cuanto a la desigualdad, el índice está referido al Índice de Desarrollo Humano ajustado por la desigualdad

c)El índice de Educación se refiere al estado del desarrollo de la educación como un bien universal, es decir, para todos.  Tiene en cuenta  cuatro variables: la enseñanza primaria universal, la alfabetización de los adultos, la paridad e igualdad entre los sexos y la “calidad de la educación medida por el grado de supervivencia en el quinto año de primaria”.

La columna Posición indica el lugar que ocupa en el mundo. En el caso de la primera columna se refiere a la posición del  país respecto  al PIB global. El que se analiza en el primer cuadro.

Covid 19 y el fantasma de la recesión-1 Cuadro 3

Cuadro 3.- Pobreza, Desigualdad y Educación

Aquí vemos que en cuanto a la pobreza, la desigualdad y la educación, entonces las diferencias entre Brasil y México con los mejores se hace aún mayor. El país mejor situado en cuanto a su nivel de pobreza es Uruguay, seguido por Chile y Argentina. Siendo Venezuela y Guatemala los farolillos rojos.

Los tres países que se repiten: Argentina, Chile Y Uruguay.

Lo que es digno de destacar es que, en estos indicadores, los tres países que mejor están en América Latina son siempre los mismos: Argentina, Chile y Uruguay. Siendo Chile el mejor en desigualdad Uruguay el mejor en educación.

Aunque no es el tema de este artículo, cabe destacar que Chile ha tenido una ola importante de manifestaciones contra el sistema político, a partir del mes de Octubre del año pasado. Y es que Chile, siendo el mejor en América Latina,  es el 44º del mundo. Y que esa posición se debe a que desde la salida de la dictadura, Chile ha iniciado un camino lento, pero aparentemente eficaz en su lucha contra la desigualdad y la pobreza. Pero, aún queda mucho por hacer, y la percepción de parte de la población, es que ese camino hacia una mayor igualdad, se estaba revirtiendo.

Camas y médicos por cada 1000 habitantes

Los dos cuadros siguientes se han basado en la información del Banco Mundial. Se ha elegido esta fuente, porque es, posiblemente,  una de las más confiables. Lo importante de este tipo de fuentes es, que los datos que publican son los que han validado. La contrapartida de esto es que suelen no estar muy actualizados. En todo caso nos permite tener una visión general de estos dos importantes elementos en la lucha contra la pandemia: el número de camas y de médicos por cada 1000 habitantes.

El número de camas por cada 1000 habitantes

Covid 19 y el fantasma de la recesión-1 Cuadro 4

Cuadro 4.- Camas por cada 1000 habitantes

En todo caso, los países mejor situados, en este aspecto, son Brasil, Argentina, Panamá y Uruguay. Lo que es destacable es que Argentina, un país con múltiples recesiones, tiene una cantidad de camas comparable a los mejores del mundo. Y que además, ha ido mejorando año a año.

Para hacer una comparación, en 2014Finlandia tenía 4,4 camas por cada 1000 habitantes, y España, en el 2013, tenía solo 3 camas por cada 1000 habitantes. En cambio, Alemania, tenía 8,3 camas por cada 1000 habitantes en el 2013.

En el otro extremo están Guatemala y Venezuela, con una cantidad de camas de 0,6 y 0,8, respectivamente.

El número de médicos por cada 1000 habitantes

Covid 19 y el fantasma de la recesión-1 Cuadro 5

Cuadro 5.- Médicos por cada 1000 habitantes

En el caso de los médicos por cada 1000 habitantes, los tres mejores países son Uruguay, Argentina y Costa Rica. Y después vendría Chile. Estos países, a excepción de Costa Rica, muestran un avance año tras año. Siendo el más destacado Uruguay, que en 2010 tenía 3,736 médicos por cada 1000 habitantes, pasando a 5,0794 en el 2017.

Intentemos ahora relacionar todos estos datos.

Análisis de los datos en su conjunto.

Se han reunido en dos cuadros la información antes analizada. Y se han agregado los datos al 21/08/2020, de contagios, muertes y la tasa de mortalidad. Es decir, la  relación entre la cantidad de muertos y la población.

En ambos cuadros se han marcado en verde, los mejores países por cada concepto. Y en naranja, los peores. Con excepción de los datos del covid de Venezuela, que no se han tenido en cuenta, por no considerarse dignos de confianza, según la OMS.

La columna de Tasa de mortalidad se ha repetido en ambos cuadros, para facilitar la visualización de las relaciones que se plantean.

Los datos del covid se han obtenido de la Universidad de John Hopkins y de rtve.es.

Covid 19 y el fantasma de la recesión-1 Cuadro 6

Cuadro 6.- Contagios, Muertes y Tasa de mortalidad relacionada con la Pobreza y el IDH

Covid 19 y el fantasma de la recesión-1 Cuadro 7

Cuadro 7.- Tasa de mortalidad relacionada con la desigualdad, la sanidad, las camas y los médicos

Al analizar los datos y compararlos con las cifras de la pandemia, vemos que, en términos generales, los países con mejor comportamiento ante la pandemia, son los que tienen unos mejores índices en la mayoría de los cuadros. Y, al revés, unos índices malos van aparejados a una peor actuación en la lucha contra la pandemia.

Las excepciones: Chile y Paraguay.

Pero hay dos excepciones. Una es Chile. Este país tiene buenos índices en casi todos los aspectos analizados. Sin embargo, la cantidad de contagios y su tasa de mortalidad está entre las más altas del continente.

Ante este situación cabe preguntarse hasta qué punto la causa puede estar en el estallido social que ha habido en Chile desde el mes de Octubre del año pasado.

Lo curioso es que en el informe del 2018 de la ONG Latinobarómetro, Chile era el país que más confiaba en la situación económica.  Sin embargo, ya había una caída en la percepción de la calidad de la democracia. Según ese informe, la percepción de la calidad de la democracia había caído alrededor de 20 puntos.

Covid 19 y el fantasma de la recesión-1 - Situación Económica

Fuente: Corporación Latinobarómetro

No es éste un artículo para entrar a analizar las causas de estos hechos. Pero es posible pensar que las estructuras de gobierno estaban tocadas por ese estallido social. Y que posiblemente haya influido en la adopción de medidas y en el necesario apoyo y consenso.

Pero también puede haber otras causas. La posibilidad de que Chile sea un país envejecido, donde además una parte importante de las muertes se han producido en los hogares para las personas mayores (tercera edad o adultos mayores). En estos aspectos, Chile puede estar teniendo un comportamiento parecido al de España (las tasas de mortalidad lo son ).

La otra excepción es Paraguay, que merece un análisis aparte.

En todo caso, lo importante en todo esto, es que los países con malos indicadores han tenido también malos resultados en la lucha contra la pandemia. Una excepción es Venezuela, pero según la OMS, los datos de fallecidos pueden ser mucho mayores.

Conclusiones

América Latina tiene que hacer un esfuerzo por resolver los grandes problemas que tiene de desigualdad y pobreza. Pero, el gran problema es que la pandemia, con su efecto sobre la economía, y la incapacidad de disponer y utilizar los recursos necesarios para hacer frente a la pandemia, van a llevar a un aumento de la desigualdad y la pobreza.

Los últimos años, la situación en general era mejor, pero esto va a cambiar, y empeorará enormemente, casi seguro,  la desigualdad y la pobreza. Y con ello, el hambre y  las enfermedades. Y también puede alterarse la paz social.

Esta pandemia será una grave crisis sanitaria, junto a una crisis económica y a una crisis social. Las tres crisis van a afectar a casi toda su población. La sanitaria y la social se va a cebar en las clases más pobres, en los más desposeídos. La crisis económica, será también financiera, y se cebará a su vez, principalmente, en las pequeñas y medianas empresas.  Y también en aquellas que al inicio de esta pandemia, se encontraban endeudadas y sin un colchón financiero. Y eso generará paro y más pobreza y desigualdad.

Mientras, las grandes fortunas se reinventarán, se pasarán a los sectores tecnológicos, y encontrarán la manera de enriquecerse aún más. Y dentro de unos años veremos que los multimillonarios habrán aumentado.  Cambiarán algunos nombres. Pero al final, es posible que la concentración de riqueza en Latinoamérica sea aún mayor. Sería un gran retroceso.

Es la visión pesimista. Ante ella hay una visión optimista: que los políticos entiendan que están para servir al pueblo en su totalidad, incluyendo a los más pobres. Y que han de crear leyes más justas. Leyes que favorezcan las oportunidades, la educación, la sanidad, la protección del medio ambiente y el uso de los recursos naturales.

La triple crisis

Los estados, unos mejor que otros, tratarán de evitar que esta triple  crisis sea de magnitudes enormes, pero las limitaciones que impone el endeudamiento y el tener sus riquezas naturales hipotecadas, les hará muy difícil emprender un camino adecuado.

Y, es posible, que las tres crisis se autoalimenten mutuamente. Un camino difícil, que para algunos países no lo será tanto, si saben tomar las decisiones adecuadas. Otros, posiblemente, pasarán esta triple crisis, a costa de los más pobres y de las empresas que desaparecerán.

Las clases medias de muchos países latinoamericanos se empobrecerán. Y como no tienen la misma capacidad de adaptación de los más pobres a lo malo, habrá entre ellos otra pandemia silenciosa: las enfermedades mentales, como la depresión. Y un aumento de los suicidios.

Ojalá me equivoque.

**********************

Fuentes que se han utilizado para la elaboración de  los cuadros :

https://www.imf.org/external/spanish/index.htm. Fondo Monetario Intermacional. FMI

https://www.saberespractico.com. Saber es práctico.

https://datosmacro.expansion.com/.

https://www.numbeo.com/

http://povertydata.worldbank.org/

 http://www.unesco.org

**********************

Otros artículos publicados en este blog sobre la pandemia

Coronavirus. La mayor crisis después de la segunda guerra mundial

El impacto económico del covid 19, una visión desde la vida

Covid 19 y el fantasma de la recesión. Parte I

***********************

Si has llegado hasta este punto te agradecería que valoraras este post. Si lo haces desde un móvil pincha en la estrella dentro de un círculo. Te aparecerán varias opciones. También te agradecería cualquier comentario. Me ayudará a mejorar este blog. Gracias desde ya

Y si te ha gustado este artículo, te agradecería que lo compartieses. Las visitas a este blog son el alimento y la energía que  da las fuerzas necesarias para continuar

(Visited 148 times, 5 visits today)
 

También te podría gustar...

4 Respuestas

  1. Diana Candia dice:

    Excelente trabajo
    Largo pero muy interesante.

     
    • Eduardo Escárate Ferrada dice:

      Muchas gracias Diana. Sabía que era muy largo. El original, era aún mucho más largo. Pero no supe cómo reducirlo aún más.

       
  2. Wonderful data, Regards.
    Best Essay writing
    paper writing service https://usessaywritingservice.com

     

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *